Una pareja de manifestantes protesta en la Plaza de Tahrir. Por AFP

Aún es primavera en Egipto. La tan anhelada transición democrática que debía surgir de la revolución que acabó con Hosni Mubarak no sólo se ha enquistado, sino que tiene al pueblo egipcio volviendo a luchar por todo aquello que hace no mucho creyó conquistado. A una semana de las elecciones legislativas, la Plaza Tahrir, símbolo de la libertad, vuelve a llenarse estos días de sangre y personas. No es injusto por tanto preguntarse si el mundo árabe es capaz de completar una transición democrática.

Cuando hace nueve meses cayó Mubarak, Egipto celebró su liberación, pero en medio del éxtasis nadie tuvo tiempo para preguntarse por los sucesores. El puesto de un militar lo tomaron veinte, camuflados en una Junta Militar presidida por Husein Tantaui. Quien portara durante dos décadas la cartera de defensa del anterior Gobierno autoritario quiere ahora aplazar el traspaso de poder al pueblo y dictar una nueva Constitución en la que gozar de poder de veto sobre el Parlamento. Las protestas por el atropello se saldan ya con medio centenar de víctimas mortales y miles de heridos. Después de todo, parece que nada cambió con la primavera.

El calendario fijado por la Junta Militar para ese hipotético traspaso de poderes se extiende hasta 2013. El pueblo exige junio de 2012 como fecha tope. Entre medias, resurgen leyes nacidas para maniatar al pueblo. Es el caso de la llamada Ley de Emergencia, legislación de 1981 que permite la detención sin cargos. 30 años más tarde, ha visto su capacidad expandida hasta los sospechosos de publicación de rumores, interrupción del tráfico o atentado contra la libertad de trabajar. La manipulación reina en los medios de comunicación estatales. La represión violenta se adueña de la calle. La dictadura está viva con otro nombre y las mismas caras.

Esta crisis ha decantado la dimisión la dimisión del cuestionado Gobierno de Essam Sharaf ante la Junta Militar, pero la regencia del país continúa bajo las manos de los que en febrero fueron llamados libertadores. Hace tres días que el pueblo volvió a despertar en la Plaza Tahrir tras el desalojo violento de los acampados. Egipto vuelve a pelear por su libertad cuando el mundo se pregunta si los árabes son capaces de completar una transformación democrática. Pero hacen falta más de nueve meses para gestar una democracia.

Tags: , , ,

Texto por: Andrés Aragón

Ver los artículos de Andrés Aragón
Alumno del Máster ABC.

Sin comentarios.

Deja un comentario

Bob Pop: «Si escribo algún otro libro lo haré con alguien más, ya solo me aburro»

El bloguero, columnista y presentador de televisión Bob Pop —Roberto Enríquez— recibe el Premio Blasillo. Habla con Madrilánea sobre su carrera, lo políticamente incorrecto y el galardón

Las historias que deberíamos estar contando sobre los inmigrantes, según Eileen Truax

La periodista recuerda que la migración es un fenómeno inherente al ser humano y dice que lo que le falta a la prensa es ir más allá de los números, hablando de personas y generando empatía

Entre el inglés y el español: la simbiosis del Periodismo latinoamericano «made in USA»

Nancy San Martín, del periódico Nuevo Herald, y Selymar Colón, del canal de televisión Univisión, reivindican los beneficios de la diversidad hispana en las redacciones estadounidenses

Periodismo contra el reloj

Antonio Rull, Dori Muñoz y Juan Rodríguez Talavera han dado las claves para aprender a interpretar los datos de audiencia en la segunda jornada del Congreso de Huesca

Los cibercafés como lugar de trabajo: viajar y emprender para difundir

Juan Pablo Meneses aporta desde su experiencia como emprendedor qué le ha llevado a desarrollar plataformas orientadas al beneficio de los periodistas

Selymar Colón: «Si un poderoso habla bien de un periodista, el periodista debe preocuparse»

Periodista experta en medios sociales, Colón participa en el Congreso de Periodismo de Huesca para hablar del periodismo latino en los Estados Unidos