Por Jumanji Solar

En la plaza de la Marina Española reside el Senado, la Cámara alta de los españoles. Se remonta a la época de la regencia de María Cristina, cuando la madre de Isabel II dividió las Cortes en dos Estamentos, el de los Procéderes del reino y el de los Procuradores. Durante la Segunda República el Senado se suprimió. Ahora, en plena campaña electoral, el debate regresa a las calles cuando los votantes en potencia se encuentran con qué hacer con la papeleta salmón.

El Senado cuesta al año sesenta millones de euros. Sueldos, dietas, viajes, subvenciones a los grupos parlamentarios, traducciones simultáneas en los cuatro idiomas cooficiales del Estado… y pensiones vitalicias. Todo esto lo disfrutarán en la próxima legislatura otros 266 senadores, mientras que en Alemania tienen cien, en EE.UU. uno por cada estado y en países como Dinamarca y Noruega no existen.

Su función es simbólica. El Senado puede proponer leyes, pero debe enviarlas al Congreso para que se aprueben; controla al Gobierno, pero éste al final solo responde ante la Cámara Baja; puede vetar leyes, pero el Congreso con mayoría simple anula esa decisión. Hoy en día el Senado tiene las mismas competencias legislativas que una comisión del Congreso.

La composición de esta Cámara se organizó en el periodo embrionario de nuestra joven democracia, cuando era vital que ningúno de los organismos tuviese la oportunidad de frenar los importantes cambios que en esos momentos se necesitaban en España.

Los grandes partidos hablan, en tiempos que conviene hacerlo de recortes, de las diputaciones y de cómo la eliminación de las instituciones locales sería óptima para la salud económica del Estado. Pero, ¿y el Senado?, ni se toca de momento. Una posible reforma del mismo supondría la aceptación de una reducción de poderes del Congreso, el que está cada vez más a la sombra de Europa y las comunidades autónomas, y que los nacionalistas asumieran la igualdad de representación de todos los territorios españoles. Seguirán pasando los años de viajes y dietas pagadas, aparte de los sueldos, claro. Interesa. PSOE y PP, PP y PSOE, la mayoría de la Cámara Alta, coloca a más de cien miembros de su partido en los asientos de senador.

Es tiempo de cambio, se lee en la calle. Es tiempo de austeridad, obligan las arcas. Seamos consecuentes, seamos Europa también para esto. Tengamos un Estado útil y eficaz.


Tags:

Texto por: Brenda Valverde Rubio

Ver los artículos de Brenda Valverde Rubio
«Que existe la vida y la identidad,que prosigue el poderoso drama y que tú puedes contribuir con un verso»

Sin comentarios.

Deja un comentario

Hasta que se acabe la gasolina

Colectivos organizan raves sin ningún tipo de permiso ni seguridad que duran hasta el día siguiente

Farmacias de guardia: noches eternas para vender preservativos

Los empresarios farmacéuticos solicitan que se revise la regulación de estos servicios que desde hace unos años están dejando de ser rentables

Las horas muertas de La Princesa: una noche en Urgencias

El Hospital La Princesa es uno de los centros de salud más grandes de la Comunidad de Madrid. El tiempo medio de atención en Urgencias es de tres horas y media. Al año atienden más de 100.000 personas

McDonalds 24h: cuando la comida rápida se vuelve peligrosa

Los restaurantes de la cadena que abren 24h en Madrid encuentran durante toda la madrugada peleas y situaciones conflictivas

Los antisistema, germen del infierno de Lavapiés tras la muerte Mame Mbaye

Asociaciones, compañeros del mantero y Policía Municipal culpan a los ultras de izquierda de los disturbios en el céntrico barrio madrileño

Lavapiés llora la muerte de Mame Mbaye

Miles de manifestantes toman las calles de este barrio madrileño en recuerdo del difunto mantero