La carne


Por Lucía Puertas

“Que no se nos enfríe la carne, que es Nochebuena” -dice mi madre. La carne está dura este año. Al masticarla se me forma una bola enorme en la boca, me cuesta bastante engullirla, pero me la trago y sigo comiendo. Oigo masticar a mi hermana, a mi padre y a mi madre. La habitación suena a bocas, a dientes y a tendones rotos.

También es navidad en el 1ºB. Oímos un golpe, luego una silla arrastrándose. Un hombre grita. Vamos hacia la ventana del salón y mi madre abre las cortinas. El vecino está desnudo, blanco y da vueltas alrededor de una silla. Agita las manos en el aire, rozándose a veces con la soga que hay sobre la silla.

Se sienta, se levanta, se pone en cuclillas. Luego entierra la cabeza entre las manos y llora. Repite este ritual una y mil veces. Parece que no termina de decidirse, pero yo creo que lo hará. Mi padre dice que no y mi madre no dice nada. Mi hermana está contándoselo a unas amigas por la blackberry.

Observamos la escena durante más de media hora y nada, la cosa no avanza. De pronto oigo un “click” y veo un flash. Mi hermana quiere demostrar a sus amigas que no miente. Mi madre cierra las cortinas de golpe. “Que no se nos enfríe la carne, que es Nochebuena” – dice. Vamos todos hacia la mesa , nos sentamos y comemos.

La carne ya está fría. Al masticarla se me forma una bola enorme en la boca, me cuesta bastante engullirla, pero me la trago y sigo comiendo. Oímos un golpe seco. La habitación suena a bocas, a dientes y a tendones rotos.

Foto: Miguel Vidal

Tags: ,

Texto por: Eva Pastrana

Ver los artículos de Eva Pastrana
Estudiante del MasterABC2012.

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época