Celebración de la victoria del mundial de fútbol en las inmediaciones de la plaza España de Barcelona. Por Inés Baucells

El himno español no tiene letra. Dado su origen militar, en tiempos de Carlos III, la Marcha Real de España nunca fue compuesta con vocación de ser cantada. Sin embargo, muchos han sido los que han intentando poner voz al himno español sin conseguir ni el carácter oficial ni el respaldo popular que ansiaban sus letras.

Esta es una nación que, según algunos, no siente respeto por los símbolos. Probablemente porque en muchos casos éstos han sido utilizados más bien como artimaña separatista, acentuando aquello que históricamente nos ha diferenciado, en lugar de lo que nos une como pueblo español. Por ello, nuestros símbolos, cargados de prejuicios, son cruelmente desechados por aquellos que temen ser identificados como lo que no son, y exaltados por los que se los han apropiado, pretendiendo que los identifiquen, precisamente, con aquello de lo que los otros rehuyen. Solo las victorias deportivas parecen haber despertado de su profundo letargo ese patriotismo español que muchas veces nos ha avergonzado, sacándonos a la calle a lucir con orgullo nuestras banderas sin miedo a ser juzgados.

Fuera de los estadios, la bandera es exhibida o quemada, se exalta y se desprecia a partes iguales. Tanto los que gritan «¡Viva España!» portando una bandera anticonstitucional, que, para desgracia de ellos y fortuna del resto, ya no representa a ese país al que dicen exaltar, como los que reprimen sus deseos de lucir los colores nacionales bajo la idea de que son monopolio de quienes se autoproclaman los verdaderos patriotas; todos somos culpables. Culpables de que el patriotismo siga anclado en las leyendas negras del pasado.

Quizás porque nuestro himno no tiene letra los españoles no podemos simular el orgullo con que americanos, italianos, franceses, portugueses, rusos o chinos, entonan su himno nacional, dirán algunos. Sin embargo, quizás el himno del pueblo español no tiene letra porque es la mejor manera de que cada cual pueda cantar la suya propia para sus adentros, mientras oye con respeto la melodía nacional. Una armonía, muchas voces. Una nación plural. ¿No es acaso eso la propia esencia del pueblo español?

Tags: , , , ,

Texto por: Miriam Ruiz Castro

Ver los artículos de Miriam Ruiz Castro
«Ser marinero del mundo, con ruta hacia todos los puertos» (El club de los poetas muertos)

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época