Por Seq

Uno, dos, tres,
veo mis pies, manos, mi piel.
Se me olvida lo que hacía. Me confundo otra vez.
Sonrío sola y lo miro a él. Nuestras miradas son cómplices.
Si alguien nos viese no entendería, nunca nadie entiende.
Cinco, seis, siete.
Prefiero siempre los jueves, tienen algo de osadía y locura solapada pero descarada.
A diferencia de los martes, los martes son para olvidarles y olvidarse.
Él sabe que no debe llamarme nunca el martes.
Las uñas de mis pies son ahora violeta,
no por la hipotermia sino porque me cansé de llevar ese rojo de cabaret.
Aunque con el color carmín lo conquisté
y ahora está acá moviendo sus pies al ritmo de Coldplay y sonriéndome.
Ocho, nueve, diez.
Me desea, lo sé, y más nos desearemos cuando esté lejos
y pronto estará muy lejos.
Me dejará sola en un país que me llama inmigrante
y con un invierno acechándome.
No sufriré. Ya son las 3,
la hora del café frío y maullidos de gatos perdidos.
Mejor sigo viendo mis pies.


Tags:

Texto por: Andrea C. Fernández S.

Ver los artículos de Andrea C. Fernández S.
Venezolana en Madrid que aprende algo nuevo todos los días.

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época