Bodas de plata en la galería Fúcares Madrid


La sala de arte de Norberto Dotor cumple 25 años en la capital

Pieza de la obra «Agua Salobre» del artista José María Guijarro. Por Galería Fúcares

El matrimonio de Norberto Dotor con su galería es un cocktail de amor y conveniencia. Amor hacia lo que para él es una filosofía, y no una tienda. Conveniencia para los lenguajes contemporáneos en general y el circuito madrileño en particular, que atesoran un esposo empeñado en buscar la frescura sin temer al fracaso. Fúcares Madrid celebra su 25 aniversario el próximo 30 de enero.

Dotor abrió su primera galería en Almagro (Ciudad Real) cuando tenía 25 años. «Era un inconsciente», dice sacudiendo la cabeza. Sus inicios fueron difíciles. Cultivó su grano en un campo árido para las nuevas formas de expresión, una región con una política cultural «retrógrada e inoperante», pero siguió adelante. Ahora ronda los 60 y puede decir que lleva décadas viviendo de las vanguardias, que no se ha perdido una sola edición de ARCO (y ya van 30) y que «descubrió» a un desconocido Miquel Barceló en los años 80.

En 1987 se trasladó a Madrid para entrar en contacto con nuevas tendencias y llegar a un público más amplio. Se instaló en Conde de Xiquena. No fue casual, fue una declaración de intenciones, una sorpresiva entrada en el círculo de galeristas de la capital. A un par de calles de distancia ya se encontraban por aquel entonces las exposiciones de Oliva Arauna (1985) y Juana de Aizpuru (1983).

Norberto habla de «espacios conceptuales», más que de galerías. El matiz esconde una distancia notable. El primero se eleva sobre el segundo – un escenario tangible de blanco y parqué – y alcanza una dimensión cuya amplitud y dirección dependerá de cada artista, de cada visitante. El manchego asegura que su programa expositivo es «arriesgado, pero coherente en su conjunto». Fúcares trabaja con los fotógrafos Bleda y Rosa, Candida Höfer, el autor multidisciplinar Andrei Roiter, Jaime Pitarch, Jacobo Castellano o Rubén Ramos Balsa, amén de otros colaboradores. Las obras son «la consecuencia de su manera de estar en el mundo», explica Norberto. Esa «manera de estar» y observar el entorno los convierte en cronistas de su tiempo, arquitectos de memoria colectiva.

Aceptación del arte

«La galería enseña una obra de manera ordenada», apunta Dotor, «intentando que el conjunto resulte lo más pedagógico posible». No obstante, las posibilidades del arte contemporáneo no se entienden en un país en el que la cultura no está normalizada: «En España hay que explicar el arte, lamentablemente». En nuestro país abunda lo que él llama «La gran mentira del arte», «esa actitud prosaica y aburrida del que sólo ve la superficie y la relaciona con cosas cotidianas sin trascendencia».

Norberto no cree que el espectador no instruido sea el culpable de esta situación, sino la víctima. Su tesis no es nueva. La sociedad, a través de una educación deficiente y una programación televisiva endogámica, «no da acceso a la comprensión de los códigos del arte», explica. «El fútbol también tiene su propio lenguaje, y la gente lo aprende», declara molesto.

ARCO

Dotor es crítico con lo que él considera una deriva sensacionalista de ARCO. «Se ha convertido en un lugar donde verse, ver y exhibirse», señala. Un encuentro de profesionales transformado en espectáculo, un escaparate humano en el que el arte «ya no es el protagonista al cien por cien». Norberto afirma que algunos galeristas promueven conscientemente la espectacularización de la cita, «dando lugar a otro tipo de feria, la de mi pueblo, la de las casetas, la que más ruido hace». «El arte no es así. El arte es silencioso».

Galería Fúcares Madrid. Calle conde de Xiquena, 12 1º Izq. Horario: Lunes de 16:30 a 20:30, Martes a Viernes, de 11:00 a 14:00 y de 16:30 a 20:30. Sábados, de 11:00 a 14:00. Teléfono: 913197402. www.fucares.com

Tags: , , , ,

Texto por: E. Vasconcellos

Ver los artículos de E. Vasconcellos
Licenciada en Periodismo, Universidad Carlos III de Madrid.

Sin comentarios.

Deja un comentario

La eutanasia a debate: ¿Homicidio o derechos humanos?

«Mi ama se murió hace un año. Es un cuerpo y una mente que sufren», relataba el hijo de Maribel Tellaetxe antes que falleciera. Su postura choca con la de Rosa Arregui, directora de Adevida, una asociación que defiende el desarrollo de la misma «hasta su extinción natural».

El lejano Hoyo de Manzanares: los vecinos hacen memoria sobre su pasado «western»

La localidad madrileña alojó durante los años sesenta y setenta el poblado del Oeste «Golden City», donde Clint Eastwood y Sergio Leone rodaron la mítica película «Por un puñado de dólares»

Abandono del Conservatorio Rodolfo Halffter: «Esperemos que no ocurra nunca una desgracia»

Padres y alumnos del centro situado en Móstoles denuncian la «falta de mantenimiento» del edificio que el pasado lunes provocó la caída de un falso techo

De Nigeria a Lavapiés: la trayectoria de Piter

Todos en Lavapiés conocen a Piter, un nigeriano de 36 años que lleva diez años viviendo sin papeles en España. En entrevista a Madrilánea, él cuenta su historia

Los niños que vienen a trabajar

Entre quejas vecinales, 32 menores marroquíes, que abandonaron a sus familias en busca de un futuro mejor, residen y se forman en un centro de acogida de Arturo Soria

Atlético de Madrid-Real Betis, vuelta a la realidad del fútbol femenino tras el récord del Metropolitano

El equipo rojiblanco, líder de la Liga Iberdrola, se enfrentaba al conjunto bético, cuarto clasificado, en un partido que remontó en seis minutos de la primera parte