Más arte, Max Estrella


350 metros cuadrados albergan el sueño de un galerista que quiere «reconocer a los artistas en vida»

Alberto de Juan mostrando una de las obras de Max Estrella. Por Julián de Domingo

«Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas». Max Estrella, un poeta ciego, fracasardar a los artistas en vida». Así explica Alberto de Juan, director de la galería de arte Max Estrella, el propósito con el que nació el establecimiento que dirige en la calle Santo Tomé, donde viven las obras de artistas con «una manera distinta de ver las cosas». Un portal de los antiguos, seguido de un amplio patio interior, da lugar a los 350 metros cuadrados donde los artistas que trabajan con Max Estrella pueden contemplar por primera vez su obra en un espacio pensado especialmente para ello.

Max Estrella surgió fruto de la herencia anclada en los huesos del Alberto de Juan. Su madre fue la primera directora de una importante casa de subastas en España, dos de sus hermanos son artistas y su hermana, marchante. Como suele decirse, «de casta le viene al galgo».

Aunque la mayoría de las galerías, proyecto personal de su creador, reciben su nombre del de éste, a Max Estrella le viene dado precisamente por el deseo de Alberto de Juan de no darle el suyo propio, algo que consideró «pretencioso» en su momento. De Juan escoge a conciencia a los artistas con los que trabaja, puesto que, «aunque es importante asesorarse y buscar todas las opiniones posibles, si no estas convencido de tu decisión difícilmente podrás transmitirla».

Precisamente, transmitir el significado de una obra de arte, promocionarla y describirla es la labor principal de una galería. «El galerista es el médium, el que traduce al publico la creación artística», asegura De Juan. Todas las galerías son únicas. Y Max Estrella tiene un proyecto personal que su creador define como la búsqueda de «un equilibrio entre promocionar a artistas del entorno cercano y otros de todo el mundo».

Artistas habituales de Max Estrella son Nico Munuera, Marlon de Azambuja, Jessica Stockholder o Javier Arce, aunque Alberto de Juan asegura no tener «artistas fetiche»: «No me siento cómodo eligiendo solo a uno».

¿Sólo para unos pocos?

Para el creador de Max estrella, «el arte es un edificio lleno de puertas. Lo que hay tras unas puede parecerte una tomadura de pelo, pero lo que hay tras otras puede cambiarte la vida». De Juan sostiene que, «a un nivel específico, el trabajo de las galerías es elitista, pensado para una serie de gente que te puede entender». Pero asegura que, «en general, tiene que ser para todos lo públicos». La clave está en encontrar aquella puerta que te interese abrir. «Incluso a mi como profesional me interesa un 10 por ciento o un 5 por ciento de lo que veo, el resto ya lo e superado o no me interesa».

Esas élites pueden permitirse adquirir piezas de incluso 15.000 euros, como llegó a pagar el particular que se llevo a casa la jaula con periquitos vivos del brasileño Marlon de Azambuja en la pasada edición de la Feria Internacional de Arte Contemporánea de Madrid «ARCO».

Sobre «ARCO», De Juan asegura que «es importantísimo en la difusión del arte contemporáneo. Ha educado a una generación que empezó a acudir a ARCO a reírse de cosas que no entendía y ha acabado entendiendo, y después incluso comprando».

No obstante, no olvida que «el precio a pagar» por disfrutar de la gran cantidad de personas que visita estas ferias —Arco tiene el triple de visitantes que cualquier otra española— es «duro», puesto que «es difícil trabajar profesionalmente» en ellas, pero «a largo plazo es fundamental y lo seguirá siendo».

Hall de la galería, con una vista parcial de la obra de Marlon de Azambuja. Por ABCObra de Marlon de Azambuja, de la serie «Gran fachada». Por ABC

Galería Max Estrella. Calle Santo Tomé, 6. Horario: de lunes a viernes, de 10 a 14 y de 16.30 a 20.30. Sábados de 11 a 14. maxestrella.com

Tags: , , , , , ,

Texto por: Miriam Ruiz Castro

Ver los artículos de Miriam Ruiz Castro
«Ser marinero del mundo, con ruta hacia todos los puertos» (El club de los poetas muertos)

Sin comentarios.

Deja un comentario

El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros

Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido

Un asentamiento de mendigos, calvario de los vecinos del Puente de Ventas

Un grupo compuesto por unos 30 gitanos de origen rumano y presuntamente víctimas de una red de trata lleva años siendo foco de problemas en la zona

Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles

La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe

Platos gourmet a partir de una lata de conservas

Frinsa, una de las marcas de referencia del sector, apuesta por elevar el prestigio de los productos del mar enlatados

Porteros: un oficio en peligro de extinción

El clásico oficio de portero que custodia y habita en la comunidad de vecinos parece dejar paso a las empresas de conserjería con trabajadores multidisciplinar

«¡A todo el mundo le ha dado por el punto y el ganchillo!»

Cada martes por la tarde un grupo de mujeres se reúne en un restaurante de Collado Villalba para tejer con fines solidarios