Un Beethoven nazi y un Muro de Berlín de los 60


El Parque de Berlín acoge tres fragmentos del Muro de Berlín, entre otros iconos de la cultura alemana como el oso berlinés o un busto de Beethoven. Sin embargo, muchos viandantes desconocen los datos que rodean su historia

Fragmentos del Muro de Berlín. Por N. López

La película «Goodbye Lenin!», de Wolfgang Becker, cuenta la historia de una mujer de ideas comunistas que entra en coma pocos días antes de que caiga el Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989. Meses más tarde, despierta, sin saber que su amada Alemania Oriental ha sido reemplazada por una Alemania unificada y capitalista. Su hijo Álex se dedica entonces a convertir la casa familiar en una burbuja anclada en el pasado –como si de un museo soviético se tratase– para hacer creer a su madre que nada ha cambiado. Lo que ella no sabía es que parte de lo que fue bautizado como telón de acero estaba a algo más de 2.000 kilómetros: en Madrid.

El Muro de Berlín visto desde el otro lado de la fuente. Por N. López

Fue el Parque de Berlín quien adoptó a un muro huérfano de padre y madre –la Alemania Oriental y la Occidental– un año después de su caída. Desde el año 90, tres fragmentos rodeados, paradójicamente, por una barrera acuática sobreviven al paso del tiempo, aunque no siempre al de la memoria. Muchas de las  personas que pasean cada día por el parque han olvidado la mayoría de datos que rodean la historia del muro. Es el caso de  Vicente e Isabel, que acuden al berlinés lugar junto a su nieto. Isabel es la primera en aceptar someterse al cuestionario:

– ¿Sabe cuándo cayó el muro?

En el año 60, más o menos

Y Vicente acude a socorrer a su esposa:

– Si da igual cuándo cayó, mira cómo lo tienen, to ‘pintao’; los gamberros se han metido hasta en la fuente para pintarlo

Vicente no es el único que desconoce que son pintadas «históricas», las expresiones originarias de aquellos que estaban a un lado y a otro del muro. Un empleado municipal se empeñó en aquel año 90 en limpiar las pintadas calificándolas de «guarrerías» antes de que José María Álvarez del Manzano, el alcalde de Madrid, llegara para inaugurar el monumento. Por suerte, no consiguió su propósito, aunque muchos sí han «limpiado» su memoria.

Fragmentos del Muro en el Parque de Berlín. Por N. López

Antes de la llegada del Muro, el parque ya existía. Fue inaugurado en 1967 por Willy Brandt, periodista, político y alcalde de Berlín hasta hacía un año. Su nombre real era Herbert Karl Frahm, aunque adoptó Willy Brandt como nombre de guerra tras ser víctima de la persecución del régimen nazi. Aunque formó parte de las Juventudes Socialistas y del Partido de Trabajadores Socialistas de Alemania, su ideología viró y se hizo más «centrista», llegando a protagonizar la construcción del Muro de Berlín en 1961.

El parque cuenta con cinco hectáreas y está amurallado por las calles San Ernesto, Marcenado, avenida de Ramón y Cajal y Doctor Marco Corera, todas ellas pertenecientes al Barrio Ciudad Jardín, del distrito Chamartín. Sin embargo, hay otros iconos de la cultura alemana. Uno de ellos es el busto dedicado a Beethoven. Los viandantes rodean y observan la cabeza del compositor, pero muchos son incapaces de nombrar dos obras compuestas por el alemán. Agustín pertenece a este grupo. Es policía y pasea en coche por el parque vigilando, sobre todo, «los restos del Muro de Berlín». «Cite dos obras», le digo. Él duda, y finalmente responde: «La Novena Sinfonía y el Himno de la Alegría». Lo que este policía desconoce es que ambas composiciones son la misma sólo que con distinto nombre.

Patricia es de Paraguay, tiene 36 años y llegó a España hace unos meses. Es lo que alega cuando le pregunto por la ex barrera berlinesa.  Desconoce de qué se trata. Pruebo suerte con Beethoven:

– ¿Y Beethoven? ¿Qué sabe de él?

– No lo conozco

– Su nombre completo es Ludwig van Beethoven, era alemán… ¿A qué te suena?

¿Nazi?

Otro de los monumentos que muchos peatones desconocen es el de Álvaro Iglesias. Algunos piensan que fue poeta, músico o político. Pero de 15 encuestados, nadie acierta a adivinar quién es. Nadie excepto Don Emilio. Me pide que le llame así, y contesta a la pregunta con la que ganará el quesito:

– Era un chico que murió en un incendio salvando gente en el año 82

Y así fue. Con 20 años, Álvaro salvó a tres personas en el número 7 de la calle Carranza. Murió intentando salvar a la cuarta. Los años y la falta de una placa explicativa han provocado que casi nadie recuerde la hazaña. Otros, como un tal H. Alonso, han dejado su adolescente marca en el busto bajo la fórmula «H+N+H= Best friends».

Busto de Álvaro Iglesias. Por N. López

El recorrido del parque a través de los monumentos acaba en un oso que representa Berlín. Está situado frente a la fuente que contiene el relicario comunista, y muchos lo confunden con el oso madrileño. Y es que tanto en el escudo berlinés como en el madrileño aparece un oso erguido.

Busto del oso de Berlín. Por N. López

Aunque se desconocen las causas, el hermanamiento animal de las dos ciudades queda descartado teniendo en cuenta que quien inauguró el parque en aquella segunda etapa del franquismo, Willy Brandt, fue alcalde del Berlín Occidental y anticomunista y dos años más tarde, Canciller de una Alemania todavía dividida. Dividida y esparcida. Como si de los 155 kilómetros de tensión física y Guerra Fría sólo quedasen escombros que han recogido diferentes ciudades del mundo. Una de ellas, Madrid.

Tags: , , , ,

Texto por: Noemí López Trujillo

Ver los artículos de Noemí López Trujillo
Tasadora de sueños y aspiradora de nubes

2 Respuestas to “Un Beethoven nazi y un Muro de Berlín de los 60” Subscribe

  1. JOSE Mª 10 febrero, 2012 en 8:11 #

    Un articulo muy interesante, que permite ver como desconocemos todo aquello que nos rodea. La gente pasea o ve la ciudad sin conocer lo que ve, aunque no todo es culpa de las personas, pues los ayuntamientos deberian preocuparse en poner una pequeña explicacion de las cosas. Me ha gustado la cercania con la que has tratado el tema, con unas entrevistas muy interesantes. Te estas convirtiendo en una gran narradora.

  2. Pepe 10 febrero, 2012 en 11:56 #

    Interesante artículo, en realidad y tristemente, me hace pensar, no sólo en los lugares de nuestras ciudades y personajes en ellos representados, de los que sólo conocemos su aspecto físico de pasar una y otra vez junto a él, decía “tristemente” por que este fenómeno tambíen ocurre con las personas, nuestros vecinos y conciudaddanos, de los que sólo conocemos su aspecto físico, curiosamente lo mas superficial de las personas.
    Triste pero cierto.
    Me gustó que muestres lo superficiales que podemos llegar a ser. Recapacitemos…..

Deja un comentario

Platos gourmet a partir de una lata de conservas

Frinsa, una de las marcas de referencia del sector, apuesta por elevar el prestigio de los productos del mar enlatados

El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros

Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido

Un asentamiento de mendigos, calvario de los vecinos del Puente de Ventas

Un grupo compuesto por unos 30 gitanos de origen rumano y presuntamente víctimas de una red de trata lleva años siendo foco de problemas en la zona

Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles

La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe

Porteros: un oficio en peligro de extinción

El clásico oficio de portero que custodia y habita en la comunidad de vecinos parece dejar paso a las empresas de conserjería con trabajadores multidisciplinar

«¡A todo el mundo le ha dado por el punto y el ganchillo!»

Cada martes por la tarde un grupo de mujeres se reúne en un restaurante de Collado Villalba para tejer con fines solidarios