Multiversos de comida


El Mercado de Chamartín alberga algunos de los establecimientos de comida más selectos de Madrid. Carnes y pescados no aptos para todos los bolsillos

Vistas del Mercado de Chamartín desde la calle Bolivia. Por N. López

Setenta y cinco kilos es lo que pesa un boxeador de la categoría peso mediano o medio. Imagínese 24 deportistas de este calibre uno encima de otro y obtendrá el peso –1.800 kilos– de un buey de Raza Rubia Gallega, la carne más cara de España. Se puede encontrar en el exclusivo Mercado de Chamartín. Concretamente, en la carnicería Raza Nostra del asturiano Juan José Rodríguez. El precio de esta carne –entre 60 u 80 euros el kilo– no varía desde hace tres años, como el resto de productos de la carnicería. «La crisis», dice Rodríguez, a la que achaca también la disminución de clientes. Aunque conserva algunos desde hace 30 años.

Un pedazo del buey de 1.800 kilos. Por N. López

El mercado fue fundado en 1962 y once años después llegó Juan José, cuando lo que rodeaba el zoco «era todo campo». «Aparcaba donde ahora están los edificios», recuerda el carnicero. Cuenta que come carne cuatro veces a la semana. «Y no lo hago seis porque mi mujer no me deja», afirma. Y este entusiasmo por la carne –en la que no está incluido el pollo– ha conseguido transmitírselo a su familia: «Cuando mi nieta tenía seis años, comía en el colegio y cuando le ponían carne exclamaba: ‘No me la como, no está tan buena como la de mi abuelo’». Declara que «sería incapaz de ser vegetariano», y bromea con que si tuviese un familiar que no comiese carne, «no le hablaría».

Carnicería Raza Nostra en el Mercado de Chamartín. Por N. López

El color rojo sangre de las carnes contrasta con los amarillos de los quesos y los verdes y naranjas de las frutas. Multiversos de comida en un único universo: el mercado. Gris por fuera, con un aspecto triste y formando un cuadrilátero, su interior llama la atención por ser una feria gastronómica y de tentaciones. Incluso la forma cambia y pasa a ser una pirámide: la alimenticia.

En el Mercado de Chamartín, situado entre las calles Bolivia y Potosí, también destaca la pescadería Ernesto Prieto. Fue fundada en 1966 por un palentino que le dio al puesto el nombre y la fama. Muchos restaurantes de lujo compraban aquí el pescado y hacían gala de ello en sus cartas. Entre la burguesía del tardofranquismo, pronunciar Ernesto Prieto causaba admiración.

Salmones en el puesto de Ernesto Prieto. Por N. López

Su hijo, también llamado Ernesto Prieto, es quien regenta la pescadería desde que su padre murió, hace ocho años. Se levanta a las 2:30 de la madrugada para ir a Mercamadrid donde ha llegado a ver «atunes de 350 kilos y corvinas de 120». Prieto cuenta que la crisis también bucea en estos mares: «Los géneros más caros como el percebe o la cigala apenas se venden».

Pescadería Ernesto Prieto en el Mercado de Chamartín. Por N. López

De lo «gourmet» a lo cotidiano

Pero entre tanto producto «gourmet» también hay hueco para puestos más modestos. Un ejemplo es la frutería «Los Chicos» que regenta desde hace seis años Patricio Castellano. Procedente de Ecuador, cuenta que cuando llegó al mercado «había mucha desconfianza por parte de los clientes por ser latino». «Al principio, casi no vendía», explica. Pero poco a poco, fue conquistando al público: «Si les cuidas, acaban confiando en ti». No es la mejor época, dice, aunque en la fruta se nota menos porque es un producto «del día a día». Eso sí, para algunos, porque aquí el kilo del tomate cuesta 4’50 euros, cuando el precio medio en Madrid ronda los 2 euros.

Patricio también expulsa de su boca la palabra «crisis», mientras añade que «toca arrimar el hombro». «A mi familia no le faltará de comer nunca. Ni tampoco fruta», bromea. El frutero recoge, son las 8 de la tarde y el mercado cierra. Multiversos que se pliegan hasta las 9 de la mañana del día siguiente.

Tags: , , , , , ,

Texto por: Noemí López Trujillo

Ver los artículos de Noemí López Trujillo
Tasadora de sueños y aspiradora de nubes

2 Respuestas to “Multiversos de comida” Subscribe

  1. JOSE Mª 24 febrero, 2012 en 8:32 #

    Que forma tan sencilla y tan clara de narrar hechos, anecdotas y vidas de estas personas. Cada día escribes mejor. Da gusto leer estos articulos tan cercanos y que tanto nos acercan, si cabe, al lector a estas zonas de nuetros barrios. Y las fotos estan muy bien, sobre todo la de la vista del mercado. Excelente este articulo.

  2. Nuria 24 febrero, 2012 en 15:03 #

    Gran titular, mi madre compra en este mercado que como dices no es para todos los bolsillos pero alguna esta bien porque tienen muy buenos productos. Me gusta como has narrado un recorrido pequeño por el mercado con los colores, la piramide, las formas… me has contado de otra manera algo que veo muy amenudo

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época