Una mancha naranja para Cáritas


La Asociación Cultural Talloc será desalojada de la que ha sido su sede durante 26 años debido a un proyecto de Cáritas

Por Asoc. Cultural Talloc

La Asociación que se ha encargado durante 26 años de promover la animación sociocultural y prevenir la marginación en Canillejas se queda sin sede. Pronto sus paredes de ladrillos pintarrajeados con dibujos infantiles o impresiones de manos de niños quedarán reducidas a escombros. Los nuevos propietarios no los echan en vano porque construirán en esos terrenos un complejo de viviendas para personas necesitadas de protección social. Desde la asociación saben que se realizará algo bueno por su comunidad, pero ellos no quieren dejar su hogar y darán a conocer su situación celebrando una protesta-fiesta el 10 de marzo llamada la «Mancha Naranja».

En la Calle Fanelón sin número está el local de 100 metros cuadrados en disputa. Las obras ya comenzaron. El sitio está rodeado por alambres y barracones. Hace 26 años la Asociación Cultural Talloc alquiló el recinto en los terrenos que eran propiedad del IVIMA (Instituto de la Vivienda de Madrid). Entre el año 2001 y 2002 el Arzobispado de Madrid los compró y hace un par de años los cedió a Cáritas, el nuevo propietario.

«No sabíamos que habían vendido los terrenos. El IVIMA siguió cobrando el alquiler hasta 2008 y después nos dijo que nos fuésemos», señala Petronilo «Nilo» Martín, director de la asociación, quien lleva 10 años como voluntario. Este ingeniero en telecomunicaciones apunta que no tienen «mucha idea» acerca de las nuevas obras y que no se trata de hacer una guerra. «Cáritas y Talloc son dos proyectos que pueden convivir», dice.

Gema Santiago Paredes es licenciada en psicología, lleva 15 años trabajando como voluntaria en la asociación y señala lo que han exigido. «Nosotros queremos que nos faciliten un lugar en ese nuevo centro una vez esté terminado porque nuestro proyecto está vinculado al territorio. Pero obtuvimos una negación tajante. No se dan cuenta de que al irnos debemos replantear todo. Queremos integrarnos, sabemos que va a ser beneficioso para el barrio, sólo que no queremos que fuercen a cambiar la idea de la asociación», señala.

«Hace un año nos reunimos con Talloc para ver las posibilidades de buscarles otros lugares, incluso con opciones en el IVIMA, pero no se llegó a ningún acuerdo», complementa María Blanc, encargada de comunicaciones de Cáritas Madrid.

Sin eco

Ya no están las canchas deportivas Por Asoc. Cultural Talloc

El director de Talloc señala que hay desconocimiento del nuevo proyecto en el barrio. Según Martín no ha encontrado eco en las asociaciones de vecinos o en la Junta del Distrito. Sin embargo, desde el departamento de comunicaciones de Cáritas anuncian que se realizará la tercera fase de un proyecto de construcción de Viviendas de Integración Social. «Ya hemos construido dos: el centro residencial Jubileo 2000 y Sínodo 2005. Éste será JMJ 2011», destaca Blanc.

Una Vivienda de Integración Social (VIS), según el Ayuntamiento de Madrid, es un proyecto de apoyo a familias en situación familiar vulnerable que tiene como objetivo la prevención de la marginación y la exclusión social. La Comunidad de Madrid establece que este tipo de vivienda es de «domicilio habitual y permanente (…) aunque también pueden destinarse para el alojamiento temporal de un colectivo».

La Asociación Cultural Talloc está inscrita en el Registro Municipal de Entidades Ciudadanas, integrada a la Plataformas de Colectivos del Distrito San Blas y concebida sin ánimos de lucro. El Ayuntamiento de Madrid le describe como una agrupación que presta servicios de «prevención de la marginación, las drogodependencias y el apoyo al desarrollo comunitario y del tejido social».

«Realizamos actividades artísticas, medioambientales, excursiones, deportivas (…) para incentivar la participación social y el aprovechamiento del tiempo libre. Somos una asociación que trabaja con la infancia y la familia del barrio de Canillejas», señala Gema Santiago Paredes.

Sábado Naranja

«Vístete con algo naranja y ven a la fiesta», reza el cartel de convocatoria para el 10 de marzo a las doce de la mañana. No le llaman manifestación o marcha, sino un sitio de «encuentro» para celebrar los 26 años de la Asociación Cultural Talloc. A pesar de encontrarse en una situación crítica, deben festejar. «No tenemos capacidad económica para hacer una gran celebración, pero sí para hacer un encuentro lúdico de toda la gente que está o ha estado en la asociación», dice Gema.

En Talloc no son tan inocentes y utilizarán la aglomeración para manifestar su postura. «Es una forma de decirle a Cáritas que la asociación no se quiere ir. Que visualicen que la asociación no son sólo las personas que se reúnen un día en particular, sino que somos más», añade la psicóloga.

Entre todos estos datos queda la incógnita del nombre de la convocatoria. ¿Una«Marcha Naranja»? Según las teorías del color éste es tiene un carácter acogedor, cálido, estimulante y una cualidad dinámica muy positiva y energética. Gema devela el misterio: «Hace una años hicimos unas camisetas de nuestra asociación es ese color. Casi todos la tenemos. En realidad no es representativo», finaliza entre risas la chica.


Ver mapa más grande

Tags: , , ,

Texto por: Andrea C. Fernández S.

Ver los artículos de Andrea C. Fernández S.
Venezolana en Madrid que aprende algo nuevo todos los días.

Sin comentarios.

Deja un comentario

La eutanasia a debate: ¿Homicidio o derechos humanos?

«Mi ama se murió hace un año. Es un cuerpo y una mente que sufren», relataba el hijo de Maribel Tellaetxe antes que falleciera. Su postura choca con la de Rosa Arregui, directora de Adevida, una asociación que defiende el desarrollo de la misma «hasta su extinción natural».

El lejano Hoyo de Manzanares: los vecinos hacen memoria sobre su pasado «western»

La localidad madrileña alojó durante los años sesenta y setenta el poblado del Oeste «Golden City», donde Clint Eastwood y Sergio Leone rodaron la mítica película «Por un puñado de dólares»

Abandono del Conservatorio Rodolfo Halffter: «Esperemos que no ocurra nunca una desgracia»

Padres y alumnos del centro situado en Móstoles denuncian la «falta de mantenimiento» del edificio que el pasado lunes provocó la caída de un falso techo

De Nigeria a Lavapiés: la trayectoria de Piter

Todos en Lavapiés conocen a Piter, un nigeriano de 36 años que lleva diez años viviendo sin papeles en España. En entrevista a Madrilánea, él cuenta su historia

Los niños que vienen a trabajar

Entre quejas vecinales, 32 menores marroquíes, que abandonaron a sus familias en busca de un futuro mejor, residen y se forman en un centro de acogida de Arturo Soria

Atlético de Madrid-Real Betis, vuelta a la realidad del fútbol femenino tras el récord del Metropolitano

El equipo rojiblanco, líder de la Liga Iberdrola, se enfrentaba al conjunto bético, cuarto clasificado, en un partido que remontó en seis minutos de la primera parte