Periodismo de datos: la nueva forma de contar historias


La primera ponencia del segundo día del Congreso reunió a periodistas y activistas del periodismo de datos. Una disciplina que maneja grandes conjuntos de información para contar historias
Ponentes de periodismo de datos

Ponentes de periodismo de datos. Mar Cabra, José Luis de Vicente, Iván Sánchez y José Cervera. Por B.Robert

«No sabes lo que significa un millón. No sabes lo que significan mil millones». Iván Sánchez recordó al público del Congreso de Periodismo Digital que hay datos que no se entienden sin el contexto adecuado. La importancia de obtener y contextualizar grandes bloques de información centró la ponencia de Periodismo de datos. «Si se lo pides, los datos te van a contar una historia. Si los torturas, te van a contar lo que tú quieras», aseveró.

El periodismo de datos no es nuevo. Rescatar las noticias ocultas en grandes marañas de información y contarlas de manera comprensible siempre ha formado parte de la «labor social del periodismo». El diario británico «The Guardian», puso José Luis de Vicente como ejemplo, comenzó su andadura publicando una tabla con datos. Las actuales tecnologías de la información le han dado nuevos bríos y posibilidades. «El momento fundacional de la nueva época del Periodismo de datos», explicó de Vicente, «es en 2005, cuando un periodista de Chicago (Holovaty) cruzó la base de datos de delitos de su ciudad con un mapa online». La Freedom Of Information Act estadounidense —su ley de acceso a información pública— es muy avanzada y permite a cualquier ciudadano acceder a ese nivel de detalle.

La posibilidad de acceder a bases de datos públicos es una de las principales carencias de España, y se nota. «Es el único país de Europa con más de un millón de habitantes que no tiene una ley de acceso a la información pública», explicó Mar Cabra. En Reino Unido y EE.UU., que tienen una larga tradición de transparencia, el periodismo de datos está muy desarrollado. «El New York Times lo hace y le funciona muy bien. Y The Guardian también. ¿Por qué aquí no?», se preguntó. La periodista usó un reportaje suyo como ejemplo. Enterrada en una base de datos había una historia periodística: algunos condados del estado de Texas daban medicación psiquiátrica a niños de dos años a su cargo.

«El periodismo de datos no es una ciencia. Tiene el mismo grado de subjetividad y depende tanto del punto de vista como cualquier otro medio», avisó José Luis de Vicente, «pero hay cosas que sólo pueden contarse así». Por su influencia en otros países y su falta de arraigo en España es una de las disciplinas periodísticas con más futuro. Para paliar sus múltiples carencias se formó el Grupo de Periodismo de Datos, donde activistas y reporteros comparten ideas y experiencia. Han plantado la semilla, ahora hay que regarla.

Tags: , , ,

Texto por: Borja Robert

Ver los artículos de Borja Robert
Periodista, fotógrafo, curioso y escéptico. En twitter soy @borjarobert

Trackbacks/Pingbacks

  1. Periodismo de datos | Comunicación Activa - 12 febrero, 2013

    [...] cálculos que ahora, con la liberación de datos, conocer los resultados casi en tiempo real.  Esta faceta informativa no tiene el grado de avance en España que lo puede haber en Gran Bretaña o Estados Unidos, donde [...]

Deja un comentario

Enrique de Aguinaga: «Nunca he dejado de luchar por la profesionalización del periodismo»

Entrevista con Enrique de Aguinaga, creador del Máster de Periodismo ABC-UCM en 1989

La sobriedad de Madrid

Desde la antigua puerta de Segovia, la ciudad muestra su rostro más austero y señorial

Donde policías y erasmus conviven con bohemios

Una pareja italiana discute por un amor interrumpido mientras una patrulla rodea un coche estacionado en la calle de Atocha

La doble vía de la puerta de San Vicente

Entrar a Madrid desde su punto más bajo permite alcanzar la cota de Sol con orgullo de «gato»

Entre los oscuros muros de Lavapiés

Cuando baja el telón del día emerge la intrahistoria de Lavapiés: manteros de camino a casa y muchachos recreándose con el deporte rey

Una noche mágica y una resaca merengue

Conmemorar la victoria española y rendir honor a Fernando VII. Esa era la ocupación original de la que hoy conocemos como Puerta de Toledo

Cuando Madrid concede nuevos recuerdos

Caminar por Madrid es como perderse entre sueños y vidas que no son las tuyas. Entre recuerdos del pasado y la incertidumbre de un futuro más próximo de lo que quiero pensar

La improvisación y la tenacidad de Madrid

Desde San Bernardo a la Puerta del Sol, las historias que se enroscan en las esquinas mantienen vivas las palabras de Ramón Gómez de la Serna

Princesa tiene un olor especial

A las once de la noche, la calle Princesa es una sucesión de espectros que no cobran vida hasta llegar a la Gran Vía, señora de la vida madrileña

La desangelada escalinata de Alfonso, el fotógrafo

Donde solo había sombras, el sórdido rincón dedicado a Alfonso, el fotógrafo, devolvió sentido a la ciudad que yo recordaba. Puesto que hay más calles que longanizas, no debería ser legal dedicar a nadie una mísera escalinata

El gigante con vistas al oso y el madroño

Desde las alturas, cuatro caras porcelanosas observan la fortaleza, justicia, templanza y prudencia de los ciudadanos

Fuencarral apático

Uno puede pasar dos veces por allí y tener la sensación de caminar por dos calles distintas. Las tiendas cierran a tan solo un mes de abrir y los bares cubanos conviven con comercios nórdicos