Pocos bares secundaron de madrugada la huelga en Malasaña


La afluencia fue similar a la de otros miércoles, aunque en Pachá sí se logró una gran asistencia y parecía noche de sábado. Un piquete hizo acto de presencia

Por J. Villuendas

La noche malasañera no se ha visto en exceso influida por el inicio de la huelga general. Pocos bares la secundaron con el cierre y el beneficio para los demás (en forma de estudiantes sin clase al día siguiente, por ejemplo) es difícil de calibrar. «Al final nos fue bien, pero el ambiente en la zona era el corriente», señala David, relaciones públicas del Ocean Rock Bar.

Un piquete recorre la calle San Vicente Ferrer gritando sus consignas («¡Empieza ya la huelga general!»). La gente que está fuera de los bares observa la procesión, sonríen y/o lo comentan. Un hombre cuestiona la marcha reivindicativa, pero ésta avanza y lo deja atrás. Los manifestantes y sus voces se desvanecen con rapidez calle abajo. «Es mentira que hubiese piquetes», comentará minutos después una joven por teléfono.

Por J. Villuendas

El debate alcohólico (y trending topic) de la noche es la huelga. «A mi me revienta que mañana cierren todo», afirma una joven ebria. «En parte sí estoy de acuerdo», responde con serenidad su acompañante. David, el relaciones públicas, está de acuerdo con la reforma laboral en algunos puntos, «como en el plan de pago a proveedores y en la posibilidad de aligerar el despido para los que dinamitan la empresa desde dentro», aunque en conjunto le parece un retroceso. De pasado sindical, ahora no puede pagar la cuota.

Alrededor de las tres de la mañana, los bares empiezan a bajar las persianas y las calles se van quedando progresivamente desiertas. Algunos grupos compran cervezas al servicio ilegal de venta ambulante y alargan la charla sentados en bancos o aceras, o tirados en el suelo. El número de sandeces esprinta firme a medida que la noche avanza.

Donde la fiesta no termina es en Pachá, una de las triunfadoras de la noche huelguista a tenor de la caja que conseguirá. «Ha venido mucha más gente de la habitual», explica el aparcacoches de la discoteca. La cola para entrar es importante y en las inmediaciones muchos jóvenes apuran los últimos tragos. A ver qué piquete cierra esto.

 

Tags: , , , , ,

Texto por: Javier Villuendas

Ver los artículos de Javier Villuendas
Periodista, aunque debería administrar y dirigir empresas. Ex-líbero de los que pone el corazón en un puño y músico precario.

Una respuesta to “Pocos bares secundaron de madrugada la huelga en Malasaña” Subscribe

  1. Lmao Tse Tung 8 abril, 2012 en 20:05 #

    Obviamente ese atajo de pijos no iban a secundar algo así, demasiado poco cerebro para entender algo más complejo que el botellón. Yo por mi parte he decidido hacer desde siempre huelga en pacha, ya que esa disco apesta.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época