El periodismo irreverente de Mario Jursich


El fundador y editor de la revista El Malpensante torpedea los cimientos del periodismo clásico
Mario Jursich es editor y fundador de la revista literaria colombiana El Malpensante. Por Borja Robert

Entre el país de la literatura y el del periodismo hay territorios intermedios. Híbridos donde las fronteras entre realidad y ficción son difusas. Fue en ese lugar llamado periodismo literario donde Mario Jursich decidió plantar una semilla hace ya 16 años.

Era 1996 y se creía que Colombia era tierra yerma en cuestión de apetitos intelectuales. Los presuntos expertos desaconsejaban los textos largos: «decían que ningún colombiano era capaz de leer nada que durase más de dos páginas», recalca Jursich. Optaban por publicaciones bien y recurrían a los temas de siempre para llenar las páginas de tinta: la violencia armada, la cocaína…. «El problema real es la falta audacia y de capacidad de riesgo del periodismo actual», concluye Jursich.

Por eso él y el también periodista Andrés Hoyos decidieron tirar el libro de estilo por la ventana e invertir en «curiosidad como tecnología punta». Dos amantes del periodismo de raíz anglófila. Devoradores de publicaciones como el New Yorker, o el Atlantic Monthly que no eran capaces de encontrar en su país aquello que ellos querían leer. De sus egos insatisfechos surgió El Malpensante, la revista de periodismo literario más importante de Colombia.

Nadie habría dicho hace 16 años que un espécimen tan extraño como El Malpensante podría triunfar en un país donde habían desaparecido la mayoría de suplementos culturales y apenas existían los quioscos. «Era muy difícil hacer llegar la revista a la gente que le podía interesar porque en Colombia todo funciona mediante suscripciones», explica Jursich. Lo que comenzó como una publicación bimensual casi clandestina, que ni siquiera podía permitirse asegurar un salario a sus redactores, se propaga hoy por Colombia, Venezuela, Ecuador y Costa Rica

La receta del éxito de El Malpensante es sencilla: En primer lugar un texto vivo. Sólo al saltarse la fase de poda propia de la edición más académica puede un texto transcurrir de forma natural. «Prefiero la imperfección dinámica de un texto a la perfección artificial», dice Jursich. Asumir el riesgo, romper las estructuras clásicas, de-construir el periodismo: «Aquí tenemos un estilo: hacer todo lo que prohíben los manuales de estilo. ¿Quién dice que no se pueden poner palabrotas en la entradilla? O, como dice el libro de estilo de El País, ¿por qué no se van a poder publicar temas sobre boxeo? ¿Quién dice que no se pueden publicar textos de 70 páginas?»

Jursich asumió el reto en el número 53 de la revista. El azar había hecho llegar a su bandeja de entrada las cartas personales de una médico en Afganistán. Textos escritos por una desconocida que nunca fueron pensados para publicarse. Trescientos días en Afganistán contados en 70 páginas que Jursich decidió publicar íntegras. «El secreto de nuestro éxito es asumir que nuestro lector es adulto. Nuestro público es la élite de la gente que no ha renunciado a pensar complejamente las cosas», afirma Jursich con orgullo.

El caso no es aislado. Jursich revisa minuciosamente todo lo que llega a su bandeja de entrada y a su mesa: «Yo apuesto por los textos no por las firmas. Asumo que es mi responsabilidad como editor leerme cualquier texto que me envían».

Dibujos de colores ácidos que evocan al New Yorker y un subtítulo sugerente: «lecturas paradójicas», son la carta de presentación de El Malpensante. Ya en el interior pueden encontrarse crónicas sobre cuestiones de rigurosa irreverencia como la ropa interior húmeda de la chica de Manuel Jabois, las bondades del uso de un alargador de penes, conjugados con temas serios como la probable desintegración de la Unión Europea. «Hay que arriesgar siempre, hasta sobre las propias convicciones».

Adicción al riesgo que le lleva en ocasiones a rebasar la delgada línea entre ficción y realidad: «pienso que a veces es legítimo inventar un poco si con esa mentira consigues que el lector comprenda mejor la realidad que pretendes transmitirle». La confesión sirve el debate en ABC Máster y en la profesión ¿Valen las mentiras piadosas en el periodismo? Jursich lo tiene claro. El único requisito aquí es «sorprender al lector».

 

Tags: , , , ,

Texto por: Eva Pastrana

Ver los artículos de Eva Pastrana
Estudiante del MasterABC2012.

Trackbacks/Pingbacks

  1. La verdad, el engaño y el estilo | eVasconcellos's Blog - 3 marzo, 2013

    […] como… “Es algo que no afecta a la esencia de la historia, que por lo demás es real. Pienso que a veces es legítimo inventar un poco si con esa mentira consigues que el lector comprenda mejor la realidad que pretendes […]

  2. La verdad, el engaño y el estilo | Periodismo y otras plagas. - 1 febrero, 2015

    […] como… “Es algo que no afecta a la esencia de la historia, que por lo demás es real. Pienso que a veces es legítimo inventar un poco si con esa mentira consigues que el lector comprenda mejor la realidad que pretendes […]

  3. Diccionario de la crónica hispanoamericana [Lino González Veiguela] - Librerantes - 15 noviembre, 2015

    […] 2. Mario Jursich, director de la revista colombiana El Malpensante, me comentó hace unos años, con esa expresión maliciosa en la cara del niño que reconoce haber cometido una travesura, cómo habían decidido publicar en 2004 una larguísimo texto de una joven médica colombiana que había trabajado 300 días en Afganistán. El texto les había gustado tanto a los editores de El Malpensante que decidieron publicarlo sin fraccionarlo, por lo que ocupó gran parte de la revista. Jursich, con toda razón, lo contaba como un hito en la historia de El Malpensante. Algo similar sucedió cuando la revista colombiana SoHo publicó el perfil de un cantante de vallenato elaborado por Alberto Salcedo Ramos, fruto de un largo trabajo de varios años. […]

Deja un comentario

Platos gourmet a partir de una lata de conservas

Frinsa, una de las marcas de referencia del sector, apuesta por elevar el prestigio de los productos del mar enlatados

El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros

Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido

Un asentamiento de mendigos, calvario de los vecinos del Puente de Ventas

Un grupo compuesto por unos 30 gitanos de origen rumano y presuntamente víctimas de una red de trata lleva años siendo foco de problemas en la zona

Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles

La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe

Porteros: un oficio en peligro de extinción

El clásico oficio de portero que custodia y habita en la comunidad de vecinos parece dejar paso a las empresas de conserjería con trabajadores multidisciplinar

«¡A todo el mundo le ha dado por el punto y el ganchillo!»

Cada martes por la tarde un grupo de mujeres se reúne en un restaurante de Collado Villalba para tejer con fines solidarios