Velero bergantín

Velero bergantín

 A la vuelta de la esquina, otra Navidad. No pasa el tiempo sino vuela un velero bergantín. Bergantín. No supe nunca qué significaba este término aunque siempre supe que era un velero. Tonto no era. Y memoria no me faltaba. Pero era el pasado. En el presente todo lo contrario, tanto me falta, que no sé ni lo que les iba a contar. Pero era sobre el tiempo, seguro. De cómo vuela, de cómo pasa sin darnos cuenta. Otra Navidad se acerca. En estos momentos, con tristeza. Se han muerto cuatro niñas en una macrofiesta y su memoria no se respeta en su totalidad. Se hablan de las muchas causas del incidente y a la inmensa pena de sus ausencias se une la pena de la sin razón de algunos. Pero no vamos a entrar en ese juego. Porque siempre hay que poner un punto. Un punto y final. Que con la muerte no se juega. La vida sigue y los días pasan. Con pena o sin ella hay que continuar y, de pronto, casi sin darnos cuenta, llegará la época primaveral. ¿Qué tiempo hará? Mejor que el presente, seguro, que se ha vuelto loco. Tanto que en otoño luce el sol y en primavera nieva. Pero eso, como lo otro, ya casi es pasado. No se debe insistir. Insistir, sí, al hombre del tiempo, o a la mujer, que ya casi hay paridad, para que nos lo cuenten de otra manera. ¿La propuesta? Que antepongan la previsión del mañana a lo que ya aconteció hoy. Se lo pido, se lo ruego. La paciencia tiene un límite y no quiero que ningún espectador la pierda. Y el tema les enerva a muchos. ¿A quién le importa si el sol ha salido hoy o no en Andalucía cuando ya es mañana? ¿Por qué contar lo que llovió en Galicia cuando lo que quieres saber es si lloverá? Esta vez, sí que es un absurdo. Lo que importa es el mañana, el ayer pasado está. Pero que no nos hagan perder el tiempo, el nuestro, que ya sabemos que vale oro.

Texto por: Iván Gurrea

Ver los artículos de Iván Gurrea

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época