Crónica de un día de fogatas, silicona y palillos


La huelga general dejó en Leganés cerraduras bloqueadas, como la de la sede del Partido Popular, y calles cortadas por hogueras y objetos punzantes. Un piquete de doscientas personas recorrió las calles de la localidad cerrando los comercios
Algunas calles amanecieron cortadas en Leganés

Algunas calles amanecieron cortadas en Leganés

La jornada de protestas comenzaba temprano. A las cuatro de la mañana los piquetes ya cerraban filas en torno a las cocheras de la empresa Martín, en el Polígono de Nuestra Señora de Butarque. Vigilaban que los servicios mínimos no fueran rebasados. Diez minutos más tarde, saltaban las alarmas: un agente de la Policía Nacional era agredido a pocos metros de allí, y su agresor pasaba a ser uno de los primeros detenidos del día en la Comunidad de Madrid. No obstante, pese a la cercanía con el piquete, el Ayuntamiento confirmaba horas después que el ataque nada tenía que ver con la huelga general.

La salida de los autobuses se produjo finalmente a sobre las cinco y media de la madrugada, entre gritos de «huelga, huelga» y «esquiroles», pero sin incidentes de mención. No se repitieron los problemas de ayer, cuando un conductor denunció que el vehículo que conducía había sido apedreado.

Al norte, en otros dos polígonos el día amanecía más caldeado. Las rutas de acceso al parque Leganés Tecnológico y al polígono industrial de La Recomba estaban bloqueadas por objetos punzantes y algunos contenedores ardiendo, que los bomberos se apresuraron a retirar. Salvo estos hechos aislados, la situación de los parques industriales de la ciudad fue de extrema tranquilidad. La mayoría de naves permanecieron cerradas, salvo las industrias más grandes. Así, el almacén de tabaco de Logísta, los laboratorios de la multinacional Roche y el supermercado para mayoristas Makro abrieron sus puertas, al igual que las panificadoras de la ciudad.

Mientras, la situación de los transportes comenzaba a complicarse. Entre metro y metro el tiempo se elevaba: de los cinco minutos habituales en la línea doce en hora punta, a los catorce de media. Los andenes estaban abarrotados. En Cercanías, en la línea C5, que une Humanes con Mostoles pasando por Atocha y Leganés, los trenes pasaban cada doce minutos. «Yo diría que el tren ha venido menos lleno que en anteriores huelgas», explicaba Juan, un pasajero.

En el centro, desde las nueve de la mañana un piquete formado por entre doscientos y trescientos manifestantes ha recorrido las calles, cantando consignas a favor de la huelga y en contra de los políticos y los bancos. La mayoría de comercios, que permanecían abiertos antes de la llegada del piquete, echaban el cierre para volverlo a subir después de su paso. No obstante, no se registraron incidentes de mención, a excepción de algunos momentos de tensión cuando los manifestantes trataron de obligar a cerrar un bar que permanecía abierto en la calle Bárdenas, así como varios supermercados. Posteriormente, la concentración se paró durante varios minutos a las puertas de una sucursal de Bankia, entidad a la que tacharon de ser «la mayor ladrona de España».

Miembros del piquete a las puertas de una sucursal de Bankia

Miembros del piquete a las puertas de una sucursal de Bankia

Las sucursales bancarias han sido precisamente las que peor han escapado de la huelga. En las paredes de la mayoría de ellas han podido leerse pintadas de «ladrones» y «estafadores».

Parquesur, abierto

Por su parte, el centro comercial Parquesur, uno de los más grandes de España y de los que más factura de toda Europa, abrió sus puertas sin incidentes. Sobre las diez y media de la mañana todos los locales estaban ya abiertos, y la afluencia de clientes era similar a la de un día normal.

A juicio del Ayuntamiento, la situación en la ciudad durante el día de huelga ha podido resumirse como «de extrema tranquilidad». La Casa Consistorial ha criticado, no obstante, que las cerraduras de algunos edificios, como el centro de salud Mendiguchía Carriche o la sede del PP, hayan sido taponadas con silicona y palillos.

Tags: , ,

«Es posible hablar con extrema dureza de lo que se ama, precisamente porque se ama, y con la autoridad moral que nos confiere ese mismo amor»

Sin comentarios.

Deja un comentario

La eutanasia a debate: ¿Homicidio o derechos humanos?

«Mi ama se murió hace un año. Es un cuerpo y una mente que sufren», relataba el hijo de Maribel Tellaetxe antes que falleciera. Su postura choca con la de Rosa Arregui, directora de Adevida, una asociación que defiende el desarrollo de la misma «hasta su extinción natural».

El lejano Hoyo de Manzanares: los vecinos hacen memoria sobre su pasado «western»

La localidad madrileña alojó durante los años sesenta y setenta el poblado del Oeste «Golden City», donde Clint Eastwood y Sergio Leone rodaron la mítica película «Por un puñado de dólares»

Abandono del Conservatorio Rodolfo Halffter: «Esperemos que no ocurra nunca una desgracia»

Padres y alumnos del centro situado en Móstoles denuncian la «falta de mantenimiento» del edificio que el pasado lunes provocó la caída de un falso techo

De Nigeria a Lavapiés: la trayectoria de Piter

Todos en Lavapiés conocen a Piter, un nigeriano de 36 años que lleva diez años viviendo sin papeles en España. En entrevista a Madrilánea, él cuenta su historia

Los niños que vienen a trabajar

Entre quejas vecinales, 32 menores marroquíes, que abandonaron a sus familias en busca de un futuro mejor, residen y se forman en un centro de acogida de Arturo Soria

Atlético de Madrid-Real Betis, vuelta a la realidad del fútbol femenino tras el récord del Metropolitano

El equipo rojiblanco, líder de la Liga Iberdrola, se enfrentaba al conjunto bético, cuarto clasificado, en un partido que remontó en seis minutos de la primera parte