Flores con mucha raza


No es una esquina cualquiera. El cruce de Andrés Mellado con Cea Bermúdez tiene nombre de mujer, Rocío. Morena, de mirada profunda y moño castizo, con su puesto da un toque de color a esta transitada calle desde 1962.
Rocio mima sus flores. Foto: Laura Casado

Rocio mima sus flores. Foto: L. Casado

Para esta señora de raza, las flores son su mundo. «Una flor es un símbolo, es vida y es un regalo de felicidad, aunque me toque el gordo seguiría vendiendo flores», asegura.

Nuestra protagonista aterrizó en el mundo de la venta a pie de calle para mantener a su familia. En una época en la que la ocasión era la excusa para comprar un ramo, Rocío decidió alquilar un trocito de calle y hoy se ha convertido en un verdadero símbolo de la zona. No porque sea prima de los Chichos, que también, sino porque es un emblema del barrio y porque se ha ido haciendo hueco en el corazón de todos los vecinos.

Sus arrugas son las marcas de guerra de quien ya lo ha vivido todo y no espera nada. Las manos de Rocío han cuidado con mimo y con el esmero de una madre todas las flores que han pasado por ellas. Para esta florista, las flores son una parte esencial en la vida de los españoles, y por eso cuenta con mirada nostálgica cómo la gente va perdiendo la costumbre de comprarlas. «Antes se compraban flores para todo, la ocasión era una excusa para llenar la casa de este olor, para hacer un buen regalo o tener un detalle. Ahora, este chiringuito no sirve ni para cubrir costes», porque la crisis azota a todos los sectores, hasta a los que sirven para dar alegrías.

La esencia de Rocío

Ha crecido con los Chichos. Desde que Jere, uno de sus miembros, se suicidó, un sobrino suyo pasó a formar parte del grupo y los aprecia como a unos hermanos. Rocío tiene denominación de origen, es gitana y no puede estar más orgullosa de ello. Su piel oscura la asocia a esa cultura ancestral. «Lo que tú eres no se puede olvidar», cuenta. Sin embargo, este diamante en bruto de 70 años está en el cogollo de la sociedad y se nota que tiene los ojos muy abiertos, porque apuesta por la integración de los suyos en un mundo cada vez más difícil. «Los gitanos podemos aportar mucho a la sociedad. Los valores de los míos unen, porque formamos una piña y damos el sitio que se merecen a nuestros mayores», comenta decidida, con esa mirada punzante que da la sabiduría.

Como buena gitana, frecuenta la iglesia evangélica, y tiene a Dios muy presente. «Vivimos para él», afirma sin titubear. Pero a pesar de llevar su cultura como estandarte, lo tiene claro. «Tengo familia casada con payos, y los quiero a veces casi más a ellos. Lo importante está en el corazón de la persona, no en la cuna».

Rocío lee ABC. A pesar de sus años y de lo que muchas veces los clichés nos hagan pensar, palpa la actualidad con sus manos porque su trabajo está en la calle. Esos ojos han visto pasar los años por este barrio y su conversación es rica. Está al día de los entresijos políticos y llega a afirmar que si tuviera a Rajoy delante «le diría dos o tres cositas». Y añade: «La realidad se ve desde esta esquina y no desde un despacho».

Este puesto está tan enraizado que a pesar de encontrarse a diez pasos de una famosa cadena de floristerías Rocío sigue vendiendo más. A pesar de haberse instalado mucho antes, la cadena la denunció, pero ella sigue regentando esta esquina. La suya. Un permiso del Ayuntamiento le ampara, aunque no quieran darle un kiosko y siga sufriendo las inclemencias del tiempo después de cincuenta años.

Rocío regala sonrisas a todo el que pasa por la calle. Los niños se le acercan, cuando no está preguntan por ella y en Navidad recibe regalos de muchas familias. Es lógico que tenga el corazón dividido entre Vallecas, donde vive, y Moncloa, su barrio. «Lo mejor de mi puesto es el cariño de la gente y participar de la vida de las familias».

Nuestra entrevistada prepara su puesto para la foto, quiere una buena imagen del rincón florido porque apoya a gente como ella, y al pequeño comercio de toda la vida. Tiene miedo de que desaparezcan. «Somos los que damos vida al barrio y lo hacemos peculiar, no podemos desaparecer».

Desde luego, si se compra en otra tienda probablemente habrá más variedad, pero nunca serán flores vendidas con tanto cariño y raza como las de Rocío.

La esquina de Rocio. Foto: Laura Casado

La esquina de Rocio. Foto: L. Casado

Tags: , , ,

Texto por: Laura Casado Domech

Ver los artículos de Laura Casado Domech

3 Respuestas to “Flores con mucha raza” Subscribe

  1. Javier Martín Martín 22 noviembre, 2012 en 21:24 #

    No es Moncloa ni Argüelles es Chamberí! No cedo ni un centímetro de mi barrio :)

  2. L.S.C 22 noviembre, 2012 en 21:41 #

    Simplemente auténtico. Gran trabajo Laura!

  3. cpv 22 noviembre, 2012 en 22:09 #

    muy bonito!el barrio no seria lo mismo sin ella. enhorabuena a la periodista.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época