«Mi sueño era arreglar coches, no zapatos»


La Avenida de las Ciudades amordaza su bullicio habitual, a pesar de los paseantes que ultiman sus recados. Pero muchos visitan un comercio donde el ruido les hará regresar sigilosos

El quejido agudo de la puerta de cristal alerta al hombre que, tras el mostrador, repasa los encargos del día. Enfundado en una bata azul y unos guantes blancos, José María observa por encima de sus gafas al recién llegado. Protegido por el mostrador que le concede algo más de dos metros cuadrados, el zapatero se dispone a reflexionar sobre cómo ha llegado hasta allí.

Todo empezó en 1900 en La Añora (Córdoba), donde nació el primer taller. El responsable fue su bisabuelo, y desde entonces el oficio se ha convertido en el negocio familiar. «Luego mi padre sufrió un accidente de coche y tuvo que dejar su trabajo de albañil, así que montó el taller en Vallecas». Los primeros esfuerzos de José María por ordenar su memoria se ven recompensados por el chirrido de la puerta. «¿Cómo te llamas?», pregunta mientras se coloca las gafas. Tras apuntar el pedido, José María retoma el tono pausado para describir el traslado de su padre a Getafe en los años setenta, pero la llegada de dos nuevas clientas se lo pondrá difícil.

«Aquí no se puede hacer nada», dice a una de ellas. Y tras advertirle que el arreglo «saldrá caro» le cobra una señal simbólica.

Cuando el pequeño recibidor queda despejado y el recuerdo se acerca al presente, el tendero confiesa que pisó el taller por primera vez cuando tenía tres años. Pero a pesar de la curiosidad inicial ante «tantos trastos y máquinas», su verdadero sueño no era arreglar zapatos, sino coches. «Empecé a estudiar un módulo de mecánica, pero al final me quedé en el taller».

Zapatero Getafe

José María heredó el taller de zapatería hace veinticinco años. E. J.

En los veinticinco años que lleva en el negocio, José María ha reparado unos sesenta zapatos al día (dos por persona), pero niega que la crisis le haya dado más trabajo. «Eso es una confusión de la gente. Lo que pasa es que antes se hacían muchos caprichos como cambiar el color de los zapatos, que ahora ya no se hacen».

Independientemente del éxito actual, José María reconoce que la mejor época de la zapatería fue la de su padre, cuando su taller era el único de Getafe y podía permitirse tener dos empleados. Hoy, en cambio, existen más de diez negocios similares en la ciudad, y la generalización del calzado ha fortalecido el consumo frente al arreglo. «Zapatos hay a perra gorda, y de piel. La gente no arregla por la crisis…», sentencia otra clienta sobre el zumbido de la lijadora.

En cualquier caso, José María disfruta del oficio: «No es mecánico como el de una fábrica, sino que cada día arreglo una cosa distinta». La gran incógnita por despejar es si se mantendrá la tradición familiar. «Tengo dos hijas, pero aquí se acaba la saga. Es ley de vida. Los negocios como la carpintería, que es el más parecido a esto, se acaban». Y sin embargo, a los cinco clientes que recibió en veinte minutos se suma una chica que, en una esquina de la minúscula sala, aguarda descalza sus botas nuevas.

 

Tags: , ,

Texto por: Elena Jorreto

Ver los artículos de Elena Jorreto
A punto de lanzarme a la incertidumbre laboral, disfruto escribiendo sobre la cultura y averiguando las causas de los problemas que nos rodean.

Sin comentarios.

Deja un comentario

Platos gourmet a partir de una lata de conservas

Frinsa, una de las marcas de referencia del sector, apuesta por elevar el prestigio de los productos del mar enlatados

El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros

Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido

Un asentamiento de mendigos, calvario de los vecinos del Puente de Ventas

Un grupo compuesto por unos 30 gitanos de origen rumano y presuntamente víctimas de una red de trata lleva años siendo foco de problemas en la zona

Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles

La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe

Porteros: un oficio en peligro de extinción

El clásico oficio de portero que custodia y habita en la comunidad de vecinos parece dejar paso a las empresas de conserjería con trabajadores multidisciplinar

«¡A todo el mundo le ha dado por el punto y el ganchillo!»

Cada martes por la tarde un grupo de mujeres se reúne en un restaurante de Collado Villalba para tejer con fines solidarios