Un barrio con tres caras


Las Ventas es una zona de Madrid que aúna perspectivas muy diversas en un solo espacio al este de la ciudad
El arco de Ventas de la M-30 con la plaza de toros al fondo

El arco de Ventas de la M-30 con la plaza de toros al fondo

El barrio de Ventas merece un estudio profundo. Cualquier persona residente en España, en lo primero que piensa al hablar de Las Ventas es en la tauromaquia. Un pensamiento completamente acertado porque el barrio lleva por nombre el de la mítica plaza de toros. Pero quizás eso quede para la galería.

La bienvenida al barrio se produce al pasar bajo un arco con diseño parecido al Oceanogràfic de Valencia. ¿Qué quiere decir eso? Sorpresa. Que la plaza de toros de Las Ventas no está dentro de los límites geográficos del barrio. Este coso taurino pertenece al barrio de Salamanca, aunque sea el elemento que dé vida turística y renombre a Ventas. Aún así, todos los vecinos de este barrio situado al este de Madrid están encantados de que tal recinto dé nombre al barrio. Consideran a la plaza de toros de Las Ventas como un reclamo más.

Esa cara taurina se palpa conforme un ciudadano traspasa la delimitación que traza el arco que da acceso a la concurrida carretera M-30. Bares con nombre taurino; cuadros y pinturas taurinas dentro de bares; hoteles decorados con imágenes de la lidia y donde, a su vez, se alojan los toreros… Siempre con el silencio de rigor y el respeto hacia personas que no concuerden con el gusto taurino y que también viven en este barrio.

El  arco de Ventas es uno de los lugares más transitado por los madrileños o turistas que viajan en un vehículo particular. Es el punto donde se bifurcan los caminos. Da la opción de encaminarse hacia el norte de la capital (Hortaleza, Barajas) o hacia el sur (O’Donnell, Vallecas, Rivas). Además, permite el acceso o la salida del barrio de Ventas, siempre por una misma calle: la de Alcalá.

Una arteria que da vida

La calle de Alcalá, que nace en la puerta del Sol, es la arteria principal de Ventas. Su extensión es enorme: diez kilómetros y medio. Su muerte se produce artificialmente en Canillejas, al nordeste de la ciudad. Pronto se alargará todavía más la vida de esta calle y su nueva extrema unción se oficiará en el barrio de Barajas. Está previsto que, en un futuro, la avenida de Logroño sea rebautizada también como calle de Alcalá. Algo parecido sucedió con el tramo Ciudad Lineal–Ciudad Pegaso, denominado anteriormente avenida de Aragón.

La calle de Alcalá es la que agita Ventas. Su ruido, su velocidad, su tránsito y su actividad comercial evitan tener que abandonar el barrio en busca de casi cualquier bien o servicio. Es otra de las caras de Ventas: su activo comercio. Cuenta con un mercado de abastos distribuido en tres plantas, donde encontrar pescaderías y marisquerías, carnicerías y pollerías y fruterías es tarea harto sencilla. Lo complicado es decantarse por comprar en un puesto de cada sección, debido al gran número de vendedores. Las grandes cadenas de ropa y los minoristas chinos no han perdido su oportunidad y se han instalado a lo largo de la calle. Estos últimos con gran variedad de actividad empresarial. Desde tiendas de alimentación y bazares hasta peluquerías y panaderías. Esto incomoda a los pequeños empresarios españoles, como Adolfo, que tiene una tienda de electrodomésticos y ve «injusto el buen trato que reciben los chinos respecto a los españoles que desean tener su propio negocio». Este madrileño se refiere a la exención de impuestos, durante los cuatro primeros años, que obtienen los inmigrantes que deseen montar su propio negocio. La calle de Alcalá contiene lo que una gran ciudad necesita.

Entrada al barrio de Ventas a través de la calle de Alcalá

Entrada al barrio de Ventas a través de la calle de Alcalá

Pero Ventas no es solo la calle de Alcalá y su plaza de toros. De cara al turista sería suficiente porque no requiere adentrarse en el barrio. La calle de Alcalá marca otra delimitación. Al norte siguen los comercios, supermercados y tiendas de todo tipo.

Al sur es un barrio que todavía deja mucho que desear. Casas muy antiguas y bajas, calles muy estrechas, venta de droga en diversos puntos muy concretos y poca iluminación durante la noche son  factores que provocan pensárselo dos veces antes de caminar por esta zona. Se trata del triángulo sur que dibujan El Carmen, Quintana y La Elipa. Cierto es que en esta franja se localizan numerosos colegios e institutos (Ángel de la Guarda, Nuestra Señora de las Victorias, Leopoldo Alas, Antonio Raya Infante, etcétera) que contagian  la alegría de los niños y jóvenes durante el día.

A la izquierda, la zona más antigua del barrio. A la derecha, la zona más renovada de Ventas y más cercana a la calle de Alcalá.

A la izquierda, una zona antigua y “conflictiva” del barrio. A la derecha, la zona más renovada de Ventas y más cercana a la calle de Alcalá.

Finalmente, ¿echan algo en falta? Madrid presume de tener muchos parques. Pues Ventas no podría quedarse sin alguno de ellos. Al igual que la plaza de toros de Ventas, que pertenece al barrio de Salamanca, el parque Quinta Fuente del Berro está a la misma altura que la plaza de Toros y es utilizado por los vecinos más deseosos de dar un paseo o de esforzarse en practicar footing. Dentro del propio barrio de Ventas, el escueto parque de Calero da un respiro entre tanto coche y comercio. Uno de los asiduos a pasear por este parque, Félix, gran conocedor del barrio, ofreció unas pinceladas de información sociológica sobre el lugar: «El barrio ha cambiado mucho. Antes caminaba por aquí (el parque de Calero) y me encontraba siempre con algún conocido o algún vecino. Ahora no conozco a nadie. Con la llegada de inmigrantes, parezco yo el extraño. Nadie se detiene, cada uno va a lo suyo, a sus tareas», argumentaba con cierta nostalgia y decepción este hombre de 77 años.

Es cierto que Ventas, durante la segunda mitad del siglo XX, solamente poseía dos caras: una taurina y otra obrera. Actualmente, conserva las dos, aunque la última de ellas se ha bifurcado. Por un lado, se ha convertido en comercial y consumista y, por otro, conserva la de un barrio obrero y humilde.

Tags: , , , , , , ,

Texto por: Iván Gurrea

Ver los artículos de Iván Gurrea

4 Respuestas to “Un barrio con tres caras” Subscribe

  1. V 13 abril, 2017 en 15:47 #

    Se nota que no pasas mucho por el carmen. La zona del calero es mucho más conflictiva que el carmen

    • violeta 5 abril, 2018 en 12:27 #

      Creo que no conoces el barrio. Conflictiva poco la verdad.
      Drogas’?? Menos que en el barrio de Salamanca seguro.
      Barrio comodísimo, lleno de servicios, todo a mano, comunicado estupendamente con la línea 2 del metro y un paso de la zona comerciale de Goya, el Palacio de los Deportes, En mi opinión estos barrios tradicionales son mucho mejores que los nuevos PAUS de mucha urbanización y poco servicio donde hay que coger el coche para todo.

  2. Gloria 7 mayo, 2019 en 14:30 #

    Viva mí barrio! Aunque me fui de allí hace más de veinte años nunca he dejado de pensar en él.!y quiero volver!

  3. duarte 24 junio, 2019 en 22:41 #

    Pensava en me quedar en IBIS las ventas junto á la praça de toros, no és seguro aí ?
    Gracias or comentar

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época