«Si en el periodismo se trabaja mucho, en el local más»


La lucha por la publicidad y la información a pie de calle son las señas de identidad de los periodistas locales, un gremio adaptado al siglo XXI
Al cabo de la calle

Al cabo de la calle es el diario líder en Getafe. Foto: E. Jorreto

Algo está cambiando. En Getafe se publican nueve periódicos locales, y solo tres se pueden leer en papel. Si esta ciudad fuese la muestra de su investigación, los gurús del periodismo acertarían de pleno en su apuesta de que el futuro de la profesión pasa por acercarse a la gente.

Felipe González lo tiene claro. Por eso hace tres años incorporó Al cabo de la calle a su promotora inmobiliaria. Allí el negocio surge en la redacción, cuatro mesas entre una decena de arquitectos. El pastiche interprofesional es obra del empresario, que compagina la dirección del Grupo González Gervaso con su labor de editor.

«Si se trabaja mucho en el periodismo, en el local más», explica Rebeca González, sentada frente a una enorme pantalla de ordenador. A sus 25 años, esta joven ha estudiado Periodismo, Economía y Empresariales pero, inspirada en el negocio familiar Magnífico y Moda, sueña con escribir en una revista de moda.

Edición digital de Al cabo de la calle

Mientras tanto, Rebeca se afana en estar a la última sobre Pinto y Getafe, los dos municipios de su jurisdicción en el periódico. Sus cinco compañeros se ocupan del resto: siete ciudades de la periferia madrileña. La ausencia de director no les ha impedido convertirse en el diario con más tirada de Getafe —casi 200.000 ejemplares repartidos entre estaciones de Renfe, comercios y casas—.

Publicación esporádica

La proliferación de medios en tiempos de crisis ha revolucionado los biorritmos de la prensa. Si los más aplicados salen a la calle cada quince días —como El Capital, que en su décimo aniversario es el gran rival de González— los hay que se reservan para ocasiones especiales, como El Iceberg. Pero en cualquier caso, en sus redacciones se duerme tan poco como en cualquier medio nacional.

El espíritu empresarial de Al cabo de la calle evidencia que el auge digital y la pluralidad de medios no implican el divorcio publicitario. Mientras en el ayuntamiento de Getafe aseguran poner publicidad en casi todos los periódicos», Rebeca defiende que su diario «apenas incluye páginas institucionales».

Tags: , , , , ,

Texto por: Elena Jorreto

Ver los artículos de Elena Jorreto
A punto de lanzarme a la incertidumbre laboral, disfruto escribiendo sobre la cultura y averiguando las causas de los problemas que nos rodean.

Deja un comentario

Platos gourmet a partir de una lata de conservas

Frinsa, una de las marcas de referencia del sector, apuesta por elevar el prestigio de los productos del mar enlatados

El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros

Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido

Un asentamiento de mendigos, calvario de los vecinos del Puente de Ventas

Un grupo compuesto por unos 30 gitanos de origen rumano y presuntamente víctimas de una red de trata lleva años siendo foco de problemas en la zona

Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles

La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe

Porteros: un oficio en peligro de extinción

El clásico oficio de portero que custodia y habita en la comunidad de vecinos parece dejar paso a las empresas de conserjería con trabajadores multidisciplinar

«¡A todo el mundo le ha dado por el punto y el ganchillo!»

Cada martes por la tarde un grupo de mujeres se reúne en un restaurante de Collado Villalba para tejer con fines solidarios