Madrilánea

Cuatro décadas de música en el extrarradio

//

Una exposición conmemora el cuarenta aniversario de la Escuela de Música de Leganés, la primera creada fuera de la capital, y recupera la figura de su fundador, Manuel Rodríguez Sales, despreciada por el Ayuntamiento en el pasado

La Escuela de Música Manuel Rodríguez Sales de Leganés, en la plaza de Pablo Casals

La Escuela de Música Manuel Rodríguez Sales de Leganés, en la plaza de Pablo Casals (Foto: U. Mezcua)

De una ventana abierta escapa el sonido de un violín. De otra, una trompeta. Y entre ambas, en una pancarta blanca, aparece escrito uno de los mayores homenajes que podrían hacerse a Manuel Rodríguez Sales, fundador de la primera Escuela de Música fuera de la capital: «E. M. M. Manuel Rodríguez Sales. La banda sonora de Leganés». El cambio de nombre del centro, realizado el pasado enero, abría un año en el que se ha recuperado la figura del músico valenciano nacionalizado pepinero. Un homenaje que culmina con la recién inaugurada exposición 40 años de la Escuela Municipal de Música de Leganés.

La figura de Sales («Don Manolo») es clave en la cultura leganense. Como explica Vicente Fernández, director general de Artes del Ayuntamiento, director de la Escuela y ex alumno de Sales, tiene mucho que ver con su trayectoria el hecho de haber nacido en Valencia. «Rodríguez Sales nació en Alberique, en la provincia de Valencia, una tierra con mucha tradición musical», explica Fernández. «Cuando entró al Ejército, lo trasladaron al Cuartel de Saboya —hoy una de las sedes de la Universidad Carlos III—, y se sorprendió de que no hubiera ni aquí ni en ningún pueblo cercano ni una Escuela de Música, ni siquiera una banda municipal».

«Empezó en la casa del cura»

Para acabar con esta carencia, Sales, a la sazón sargento músico, se puso manos a la obra. «Empezó buscando niños por los coles», señala Fernández. «Primero daba clase en casa del cura, hasta que convenció a algunos políticos para que construyeran una Escuela de Música». Después, cuando Sales entró en la Banda Sinfónica de Madrid, convenció a algunos de sus compañeros para que colaborasen con él como profesores. Hoy, el centro que fundó acoge a más de 800 alumnos, y en él trabajan 26 profesores.

Sin embargo, ha costado que el Ayuntamiento reconozca el esfuerzo realizado por parte del músico valenciano, autor también del himno de Leganés y fundador de la banda municipal de música. En un pleno celebrado el 2 de mayo del 2009, Izquierda Unida y el Partido Socialista rechazaron cambiar el nombre del centro por el de Manuel Rodríguez Sales, fallecido cinco meses antes. A cambio, se aprobó poner su nombre al salón de ensayos, a una plaza y al ciclo de conciertos que se celebra durante el mes de mayo en el quiosco de la Plaza Pablo Casals, donde está ubicada la Escuela.

¿Plaza o descampado?

Aunque la propuesta pueda parecer correcta sobre el papel, no sentó nada bien a la familia. Y es que la plaza en realidad no era (y es) más que un descampado sucio y sin adoquinar, donde el único mobiliario lo constituyen dos farolas y una papelera. La degradación del sitio es tal que que ni los habitantes de la zona saben que tiene nombre, y los pocos que se atreven a entrar lo hacen durante el tiempo justo para pasear a los perros. Como explica el dueño de una ferretería próxima, «allí no hay ná, ni un portal. Solo hay tierra». «Más parece un insulto que una plaza», sentencia Carlos Delgado, presidente del partido local Unión por Leganés (Uleg).

La «plaza» de Manuel Rodríguez Sales, en noviembre de 2012

La plaza de Manuel Rodríguez Sales, en noviembre de 2012

Por ello, los descendientes del músico y compositor escribieron una airada carta al anterior alcalde, el socialista Rafael Gómez Montoya, instándole a que retirase «de inmediato el nombre de la citada plaza al entenderlo como un insulto a la memoria» de su padre.

Delgado apunta a que detrás del desplante podrían esconderse diferencias ideológicas —«algunos le veían con perfil conservador, aunque esto no se fundamenta en nada», señala— pero también apunta a desavenencias personales, que no entra a detallar. «Lo importante es que Sales fue un referente en la zona sur a nivel cultural y musical», afirma.

La situación, no obstante, comenzó a cambiar después de que PSOE e Izquierda Unida perdieran, en las últimas elecciones municipales, la mayoría en el consistorio. El año pasado, una iniciativa popular para cambiar el nombre de la Escuela, respaldada por más de 1.500 firmas, recibía el apoyo de PP y Uleg en el pleno municipal. Con ello, se cumplía el viejo sueño de los herederos del maestro.

Para concluir el homenaje, que coincide con el cuadragésimo aniversario del centro que fundó y al que tanto dio, el Ayuntamiento ha organizado una exposición en la sala Antonio Machado que recorre los hitos más importantes de la Escuela, que podrá verse hasta el diez de enero. Además, como confirma Vicente Fernández, el año que viene se pondrá la primera piedra del nuevo edificio de la Escuela de Música, que devolverá el centro a su lugar original, junto al antiguo campo del Lega (donde hoy se ubica la Plaza Mayor).

Cartel de la exposición dedicada a la Escuela de Música

Cartel de la exposición dedicada a la Escuela de Música

0 comments Show discussion Hide discussion

Add a comment

More in Leganés

Most popular