Los campeones que se burlan del destino


No hay lesión que no se supere en equipo. Por eso los jugadores del EMSV Getafe han elevado su equipo a la élite del baloncesto paralímpico

Una cancha, tres velocidades. A la derecha un equipo de colegialas disputan una pachanga. A la izquierda unas señoras hacen aeróbic tratando de seguir el ritmo de un radiocasete atronador. En medio, separados por dos lonas interminables, veinte ruedas zigzaguean sobre el parqué.

Son las ocho de la tarde y los jugadores del EMSV Getafe BSR planean sobre la pista en vuelo de reconocimiento. Tienen entre 18 y 50 años y distintas nacionalidades, pero todos comparten pasión (el baloncesto) y enemigo (la lesión). La superación de barreras físicas y mentales les ha anclado en el cuarto puesto de la División de Honor A, la cumbre del baloncesto paralímpico en España.

En el caso del pívot Morteza el enemigo es doble. Un camión le amputó la pierna derecha con tan solo ocho años, cuando pedaleaba en bicicleta por una carretera. Pero su accidente no le ha impedido jugar en la selección iraní —desde 2003, según su traducción del calendario persa— y en la liga italiana. Ahora viste de largo por una tendinitis en el hombro, y bromea con la idea de jugar un partido de pin pon, su otra pasión.

La plantilla getafense destaca por su diversidad. Morteza vive con Philipp (escolta suizo) y Sergio A. Quevedo (base de la selección mexicana). A ellos se suman los americanos Ryan Martin y Joshua Turek, este último de baja en Estados Unidos debido a un defecto de su prótesis.

Virginia, pívot del Getafe BSR, se siente «uno más» del equipo (Foto: E. J.)

Más curiosa que la impronta internacional resulta la presencia de una mujer en el equipo. Se trata de Virginia Pérez, que a sus 24 años se pelea con sus compañeros por un lugar bajo el aro, la posición más disputada del parqué. A pesar de que la federación permite los equipos mixtos, la liga solo cuenta con cinco chicas. El reglamento puntúa la discapacidad de cada jugador en pista, de modo que entre todos no pueden superar los 14 puntos y medio. Pero en caso de incluir una jugadora en el quinteto, el conjunto contará con un punto extra. Virginia, que comenzó su carrera jugando «de pie» en el Estudiantes, se considera «uno más».

En cualquier caso, los peor parados en este deporte de contacto no son los deportistas, sino sus sillas. Juan Carlos es el encargado de vigilar de cerca los choques constantes de las ruedas. El mecánico del equipo asegura que «los radios se rompen constantemente, y a veces también algún chasis». En los partidos, la solución es el arreglo inmediato, ya que los jugadores no pueden intercambiarse las sillas porque cada una responde a la fisonomía de su dueño. Sólo los más altos pueden tomar una prestada, ya que son los que mejor se adaptan a sus medidas.

Iñaki de Miguel (Foto: E. J.)

Como la herramienta, las normas de este baloncesto son muy diferentes a las del original. Tanto que Iñaki de Miguel —ex jugador del Estudiantes, Olympiakos griego y Unicaja— todavía no se las sabe. «Estoy aprendiendo», reconoce desde sus 2.05 metros de altura. Con 39 años, el subcampeón de Europa con España en 1999 ha abandonado la alta competición, pero continúa apoyando su deporte como vocal de la junta directiva del EMSV Getafe BSR.

La presencia de una leyenda del baloncesto español en un club nacido hace veinte años con el único propósito de integrar a las personas discapacitadas no es casual. Responde al afán de su presidente, Alfonso García, de «aunar este deporte bajo un único paraguas». El objetivo es que tanto el baloncesto de pie como el que se practica en silla y el psíquico gocen de igual respaldo, ya que los discapacitados necesitan unos medios extra para jugar y no se les proporcionan. «Solo existen dos pabellones adaptados a sus necesidades en Madrid. ¿Por qué? Con el 0,1% de las licencias de fútbol nuestro deporte juega cinco años», se lamenta.

Tags: , , ,

Texto por: Elena Jorreto

Ver los artículos de Elena Jorreto
A punto de lanzarme a la incertidumbre laboral, disfruto escribiendo sobre la cultura y averiguando las causas de los problemas que nos rodean.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Los campeones que se burlan del destino | EMSV Getafe BSR - 10 diciembre, 2012

    […] extraida de Madrilanea.com Me gusta:Me gustaSe el primero en decir que te gusta. Esta entrada fue publicada en 2. Noticias […]

Deja un comentario

Bob Pop: «Si escribo algún otro libro lo haré con alguien más, ya solo me aburro»

El bloguero, columnista y presentador de televisión Bob Pop —Roberto Enríquez— recibe el Premio Blasillo. Habla con Madrilánea sobre su carrera, lo políticamente incorrecto y el galardón

Las historias que deberíamos estar contando sobre los inmigrantes, según Eileen Truax

La periodista recuerda que la migración es un fenómeno inherente al ser humano y dice que lo que le falta a la prensa es ir más allá de los números, hablando de personas y generando empatía

Entre el inglés y el español: la simbiosis del Periodismo latinoamericano «made in USA»

Nancy San Martín, del periódico Nuevo Herald, y Selymar Colón, del canal de televisión Univisión, reivindican los beneficios de la diversidad hispana en las redacciones estadounidenses

Periodismo contra el reloj

Antonio Rull, Dori Muñoz y Juan Rodríguez Talavera han dado las claves para aprender a interpretar los datos de audiencia en la segunda jornada del Congreso de Huesca

Los cibercafés como lugar de trabajo: viajar y emprender para difundir

Juan Pablo Meneses aporta desde su experiencia como emprendedor qué le ha llevado a desarrollar plataformas orientadas al beneficio de los periodistas

Selymar Colón: «Si un poderoso habla bien de un periodista, el periodista debe preocuparse»

Periodista experta en medios sociales, Colón participa en el Congreso de Periodismo de Huesca para hablar del periodismo latino en los Estados Unidos