El zapaterismo sociológico


Zapatero hace más de un año que dejó el poder. Pero en la sociedad española sigue presente el zapaterismo sociológico
José Luis Rodríguez Zapatero se parte de risa con Paulino Rivero, presidente de Canarias

José Luis Rodríguez Zapatero se parte de risa con Paulino Rivero, presidente de Canarias

 Al político Zapatero le echaron las urnas, tras ocho años de desastre. En realidad, se fue él solito, pues decidió, como Aznar, no presentarse a una segunda reelección. Por su propio pie y de forma pacífica, marchóse al Consejo de Estado (es decir, a dar consejos al Estado, que tanto necesita de los consejos de Zapatero).

Es verdad que Zapatero llegó democráticamente al poder. En 2004, podíamos haber elegido a Rajoy, y elegimos a Zapatero. En 2008, ya con fuertes síntomas de la crisis, podíamos haber escogido a Rajoy, pero escogimos a Zapatero (ser humano: único animal que tropieza dos veces con el mismo melón). En noviembre de 2011, por fin, ya más tiesos que la mojama, optamos por Rajoy en vez de por Rubalcaba, un socialista bastante mejor preparado (para el bien y para el mal) que Zapatero.

La etapa zapaterista ha terminado y ya nadie nos va a devolver lo que el PSOE se llevó. Los españoles, en general, hemos vivido por encima de nuestras posibilidades mientras Zapatero vivía por encima de sus capacidades, y el resultado es la catástrofe económica de España. Ahora intentamos remontar el vuelo al tiempo que lamernos las heridas de las alas. Por eso el despegue se hace tan complicado.

Uno de los más pesados obstáculos para que España vuelva a volar es lo que yo llamo el zapaterismo sociológico. Zapatero se fue, pero la masa que le aupó y se adhirió a su modo de entender (?) la vida sigue arraigado en la sociedad española. Aún hay demasiada gente que piensa que todo da igual, empantanada en el relativismo, que cree que la economía va sola y que la vida de un concebido no es lo suficientemente importante como para defenderla con valentía. Es la gran masa de españoles que sigue pensando que todo vale, que hombre con hombre es lo mismo que hombre con mujer, que todo es opinable, que no hay verdades y que todo es según el color del cristal con que se mira. Y, por supuesto, como su referente Zapatero, creen que la Iglesia es un problema en vez de una solución.

El zapaterismo sociológico es inculto, frívolo y superficial. Desconoce la Historia, ataca las religiones, desprecia las tradiciones y lo analiza todo, toscamente, de tejas para abajo. El zapaterismo sociológico, aunque no lo reconozca, piensa que la Tierra solo es del viento y que la única patria es la libertad. Que Dios nos salve del zapaterismo sociológico.

Tags: , , ,

Texto por: Francisco Delgado-Iribarren Cruz

Ver los artículos de Francisco Delgado-Iribarren Cruz
Liberal-conservador, monárquico y católico. Interesado por la política y el pensamiento como formas de mejorar la sociedad, me gusta conocer y debatir ideas desde el respeto.

Sin comentarios.

Deja un comentario

Hasta que se acabe la gasolina

Colectivos organizan raves sin ningún tipo de permiso ni seguridad que duran hasta el día siguiente

Farmacias de guardia: noches eternas para vender preservativos

Los empresarios farmacéuticos solicitan que se revise la regulación de estos servicios que desde hace unos años están dejando de ser rentables

Las horas muertas de La Princesa: una noche en Urgencias

El Hospital La Princesa es uno de los centros de salud más grandes de la Comunidad de Madrid. El tiempo medio de atención en Urgencias es de tres horas y media. Al año atienden más de 100.000 personas

McDonalds 24h: cuando la comida rápida se vuelve peligrosa

Los restaurantes de la cadena que abren 24h en Madrid encuentran durante toda la madrugada peleas y situaciones conflictivas

Los antisistema, germen del infierno de Lavapiés tras la muerte Mame Mbaye

Asociaciones, compañeros del mantero y Policía Municipal culpan a los ultras de izquierda de los disturbios en el céntrico barrio madrileño

Lavapiés llora la muerte de Mame Mbaye

Miles de manifestantes toman las calles de este barrio madrileño en recuerdo del difunto mantero