El zapaterismo sociológico


Zapatero hace más de un año que dejó el poder. Pero en la sociedad española sigue presente el zapaterismo sociológico
José Luis Rodríguez Zapatero se parte de risa con Paulino Rivero, presidente de Canarias

José Luis Rodríguez Zapatero se parte de risa con Paulino Rivero, presidente de Canarias

 Al político Zapatero le echaron las urnas, tras ocho años de desastre. En realidad, se fue él solito, pues decidió, como Aznar, no presentarse a una segunda reelección. Por su propio pie y de forma pacífica, marchóse al Consejo de Estado (es decir, a dar consejos al Estado, que tanto necesita de los consejos de Zapatero).

Es verdad que Zapatero llegó democráticamente al poder. En 2004, podíamos haber elegido a Rajoy, y elegimos a Zapatero. En 2008, ya con fuertes síntomas de la crisis, podíamos haber escogido a Rajoy, pero escogimos a Zapatero (ser humano: único animal que tropieza dos veces con el mismo melón). En noviembre de 2011, por fin, ya más tiesos que la mojama, optamos por Rajoy en vez de por Rubalcaba, un socialista bastante mejor preparado (para el bien y para el mal) que Zapatero.

La etapa zapaterista ha terminado y ya nadie nos va a devolver lo que el PSOE se llevó. Los españoles, en general, hemos vivido por encima de nuestras posibilidades mientras Zapatero vivía por encima de sus capacidades, y el resultado es la catástrofe económica de España. Ahora intentamos remontar el vuelo al tiempo que lamernos las heridas de las alas. Por eso el despegue se hace tan complicado.

Uno de los más pesados obstáculos para que España vuelva a volar es lo que yo llamo el zapaterismo sociológico. Zapatero se fue, pero la masa que le aupó y se adhirió a su modo de entender (?) la vida sigue arraigado en la sociedad española. Aún hay demasiada gente que piensa que todo da igual, empantanada en el relativismo, que cree que la economía va sola y que la vida de un concebido no es lo suficientemente importante como para defenderla con valentía. Es la gran masa de españoles que sigue pensando que todo vale, que hombre con hombre es lo mismo que hombre con mujer, que todo es opinable, que no hay verdades y que todo es según el color del cristal con que se mira. Y, por supuesto, como su referente Zapatero, creen que la Iglesia es un problema en vez de una solución.

El zapaterismo sociológico es inculto, frívolo y superficial. Desconoce la Historia, ataca las religiones, desprecia las tradiciones y lo analiza todo, toscamente, de tejas para abajo. El zapaterismo sociológico, aunque no lo reconozca, piensa que la Tierra solo es del viento y que la única patria es la libertad. Que Dios nos salve del zapaterismo sociológico.

Tags: , , ,

Texto por: Francisco Delgado-Iribarren Cruz

Ver los artículos de Francisco Delgado-Iribarren Cruz
Liberal-conservador, monárquico y católico. Interesado por la política y el pensamiento como formas de mejorar la sociedad, me gusta conocer y debatir ideas desde el respeto.

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época