«No somos una guardería de viejecitos»


El saber no tiene lugar... ni edad. Superado el medio siglo, los alumnos de la Universidad Carlos III para Mayores no se cansan de aprender
universidad para mayores

Los alumnos de la Universidad para Mayores estudian Humanidades. Foto: E. J.

Martín López Cuadra está en su último año de carrera, y no quiere que le tuteen. A punto de graduarse en Humanidades, este getafense de 57 años es Amigo de los Museos de Madrid, canta en la Coral de Getafe y es un asiduo de las conferencias en el Prado. Al día siguiente de recibir su prejubilación, en 2007, Martín se presentó en el mostrador de la Universidad Carlos III. Su objetivo era claro, y así se lo manifestó a la secretaria: «Quiero estudiar». Pero se encontró con dos problemas. «Era demasiado joven», confiesa risueño, y «el curso ya había comenzado».

Se refiere a la Diplomatura de Humanidades que desde hace 18 años ofrece la Universidad en su campus de Getafe. Los destinatarios son personas mayores de 55 años que necesitan reencontrarse con la cultura. Martín lo hizo a los 53 gracias a Luz Neira (Directora de los Cursos de Mayores), que lo matriculó en un curso monográfico de literatura. Desde entonces no ha faltado ni un solo día a clase de arte o literatura, sus dos pasiones, con permiso de la música.

Ese primer contacto con la facultad avivó las inquietudes de Martín, que pronto sintió la necesidad de leer obras como el Edipo, de Sófocles. Cuando por fin alcanzó la edad de rigor para estudiar Humanidades descubrió que, a través del conocimiento de la literatura, la filosofía, el arte, la historia y la geografía, se puede comprender mejor la realidad. Desde sus concepciones más amplias —como la europea (el primer curso) o española (el segundo)—, a las más cercanas (el Madrid del tercer curso).

En ese acercamiento al mundo los profesores juegan un papel esencial. Tanto que Martín ordena su aprendizaje con los nombres de sus maestros: «David me ha reencontrado con la literatura clásica, Luz con la mitología griega…». El rechazo que la mayoría de los adolescentes mantiene con sus tutores se transforma en admiración en estas aulas. «No creas que a los mayores nos dan a los profesorcillos…», se defiende Martín. «Son excelentes, saben adaptar sus explicaciones a grupos en los que hay desde licenciados a amas de casa». A cambio, los aludidos se sienten escuchados y entendidos.

En clase

El resultado son clases repletas y bulliciosas como la de Cine. Cuando Pilar Amador termina de explicar el trabajo del curso —un análisis sobre la película Las bicicletas son para el veranono duda en su diagnóstico sobre los alumnos: «Aportan mucho entusiasmo y su formación de vida, algo de lo que los jóvenes carecen». Impulsora del Programa para Mayores en 1994, la exvicedecana de Humanidades también se atreve a pronosticar el futuro del plan: «No creo que desaparezca porque los mayores de hoy en día sustentan las familias, y a los políticos no les interesa perjudicarles».

Sin embargo, la supervivencia de la Universidad para Mayores no está clara. La Comunidad de Madrid inauguró el curso con menos presupuesto y más tasas para los alumnos, convirtiéndolo en el último de la Carlos III, una de las primeras universidades en incorporar el programa. Ante esta perspectiva, Martín saborea con incertidumbre su último año de carrera. «Hemos pasado de Europa a España y de ahí a Madrid. Pero ¿ahora qué?», se pregunta contrariado.

La angustia de estos estudiantes llega al extremo de que, según cuenta, algunos se han planteado no presentar sus trabajos para repetir un año, conscientes de que eso no ocurrirá porque en sus notas no existe el suspenso. Pero lo que realmente preocupa a Martín es verse en la calle sin nada que hacer, «visitando edificios como el típico jubilado».

Universidad para Mayores

La profesora Pilar Amador impulsó la Universidad para Mayores. Foto: E. J.

«Yo he pasado de tener cuatro reuniones diarias en Telefónica a estar en casa sin hacer nada», resume Martín. Para él, el verdadero problema es que las empresas «se quitan de encima» el valor añadido de la experiencia al echar a los mayores, que están «en la flor de la vida laboral». Por eso elogia la labor de la universidad como lugar de reencuentro con la cultura y de formación de grupos para un colectivo lastrado por la soledad.

El presidente de la Asociación de Alumnos Mayores de la Unviersidad Carlos III (Almucat), que organiza certámenes literarios, actuaciones teatrales y excursiones, añade un matiz importante: «Aquí se respira juventud». Para Fabián Álvarez, la gran ventaja de estudiar en la universidad es precisamente esa sensación de libertad. En la práctica, la experiencia de estos mayores se traduce en conocimiento útil para la universidad. Prueba de ello es que han colaborado con el Departamento de Estadística en un experimento sobre el choque cultural entre su generación y la actual. La conclusión de Fabián es clara: «No somos una guardería de viejecitos».

Consciente del daño que causaría la desaparición del Programa para Mayores, la Universidad ha diseñado un plan alternativo. Se trata del Programa de Cultura Universal, muy similar a la diplomatura pero con una diferencia: cuesta casi el doble. Más allá del precio, que probablemente repercutirá en las matrículas del próximo año, el representante de los alumnos destaca la «necesidad» de que el suspenso se incluya en el sistema de evaluación. «Se nos tiene que dar la oportunidad de sentir el fracaso, porque eso nos hace jóvenes».

Tags: , , , , ,

Texto por: Elena Jorreto

Ver los artículos de Elena Jorreto
A punto de lanzarme a la incertidumbre laboral, disfruto escribiendo sobre la cultura y averiguando las causas de los problemas que nos rodean.

Sin comentarios.

Deja un comentario

Platos gourmet a partir de una lata de conservas

Frinsa, una de las marcas de referencia del sector, apuesta por elevar el prestigio de los productos del mar enlatados

El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros

Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido

Un asentamiento de mendigos, calvario de los vecinos del Puente de Ventas

Un grupo compuesto por unos 30 gitanos de origen rumano y presuntamente víctimas de una red de trata lleva años siendo foco de problemas en la zona

Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles

La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe

Porteros: un oficio en peligro de extinción

El clásico oficio de portero que custodia y habita en la comunidad de vecinos parece dejar paso a las empresas de conserjería con trabajadores multidisciplinar

«¡A todo el mundo le ha dado por el punto y el ganchillo!»

Cada martes por la tarde un grupo de mujeres se reúne en un restaurante de Collado Villalba para tejer con fines solidarios