El Banco de alimentos: la gestión de lo que nos sobra


¿Sabía que cada año se desperdician 1.300 toneladas de alimentos?¿y que más de mil millones de personas sufren hambre cada día?El Banco de Alimentos sí lo sabe. Por eso nos abre sus puertas y cuenta como hace posible su labor

U n día John Van Hengel, un jubilado de Arizona, tuvo una gran idea. Participando en una recogida benéfica de alimentos se fijó en una historia. Una madre contaba como conseguía alimentar a sus nueve hijos con su marido en la cárcel. Por ellos recogía toda la comida que caía en las descargas nocturnas de los supermercados.

Esta historia merece ser contada, puesto que meses después gracias a esta idea, en 1967, nació el primer Banco de Alimentos. En Arizona, un puñado de voluntarios y los 250 m2 de una vieja tahona lo hicieron posible.

Hoy, esta institución permite que lleguen a muchas personas los alimentos más básicos. La gestión de los excedentes alimenticios equilibra en la medida de lo posible las carencias de unos y los excesos de otros.

El Banco de Alimentos demanda de la sociedad una verdadera implicación, un concepto diferente de ciudadano, volcado en una mejor gestión de los recursos y en devolver a la sociedad lo que unos tienen y otros no.

Poco a poco la voz se corre y miles de voluntarios obran el milagro. La mayoría son personas jubiladas que han decidido aplicar los conocimientos de toda una vida en esta labor altruista. Ellos aportan su experiencia vital y la vuelcan en los demás.

Otros como Carlota, simplemente dedican su tiempo a ir llamando a las puertas y demostrando que con un pequeño esfuerzo se pueden hacer grandes cosas. Ella tiene claro que el movimiento se demuestra andando y por ello ha conseguido hacer saltar la chispa solidaria entre tantas personas.

Carlota, cuenta como un día se le ocurrió  proponer esta iniciativa mediante un evento de Facebook. Pronto se convirtió en un auténtico fenómeno social, recogiendo hasta 11 toneladas de alimentos en un mes y medio. Esta es una muestra del enorme potencial de las redes sociales para este tipo de causas. Pero lo más importante es que siguen existiendo personas con un gran corazón y con este tremendo espíritu solidario. Todo un ejemplo a seguir, sin duda.

 

 

Tags: , ,

Texto por: Laura Casado Domech

Ver los artículos de Laura Casado Domech

Sin comentarios.

Deja un comentario

Bob Pop: «Si escribo algún otro libro lo haré con alguien más, ya solo me aburro»

El bloguero, columnista y presentador de televisión Bob Pop —Roberto Enríquez— recibe el Premio Blasillo. Habla con Madrilánea sobre su carrera, lo políticamente incorrecto y el galardón

Las historias que deberíamos estar contando sobre los inmigrantes, según Eileen Truax

La periodista recuerda que la migración es un fenómeno inherente al ser humano y dice que lo que le falta a la prensa es ir más allá de los números, hablando de personas y generando empatía

Entre el inglés y el español: la simbiosis del Periodismo latinoamericano «made in USA»

Nancy San Martín, del periódico Nuevo Herald, y Selymar Colón, del canal de televisión Univisión, reivindican los beneficios de la diversidad hispana en las redacciones estadounidenses

Periodismo contra el reloj

Antonio Rull, Dori Muñoz y Juan Rodríguez Talavera han dado las claves para aprender a interpretar los datos de audiencia en la segunda jornada del Congreso de Huesca

Los cibercafés como lugar de trabajo: viajar y emprender para difundir

Juan Pablo Meneses aporta desde su experiencia como emprendedor qué le ha llevado a desarrollar plataformas orientadas al beneficio de los periodistas

Selymar Colón: «Si un poderoso habla bien de un periodista, el periodista debe preocuparse»

Periodista experta en medios sociales, Colón participa en el Congreso de Periodismo de Huesca para hablar del periodismo latino en los Estados Unidos