El Banco de alimentos: la gestión de lo que nos sobra


¿Sabía que cada año se desperdician 1.300 toneladas de alimentos?¿y que más de mil millones de personas sufren hambre cada día?El Banco de Alimentos sí lo sabe. Por eso nos abre sus puertas y cuenta como hace posible su labor

U n día John Van Hengel, un jubilado de Arizona, tuvo una gran idea. Participando en una recogida benéfica de alimentos se fijó en una historia. Una madre contaba como conseguía alimentar a sus nueve hijos con su marido en la cárcel. Por ellos recogía toda la comida que caía en las descargas nocturnas de los supermercados.

Esta historia merece ser contada, puesto que meses después gracias a esta idea, en 1967, nació el primer Banco de Alimentos. En Arizona, un puñado de voluntarios y los 250 m2 de una vieja tahona lo hicieron posible.

Hoy, esta institución permite que lleguen a muchas personas los alimentos más básicos. La gestión de los excedentes alimenticios equilibra en la medida de lo posible las carencias de unos y los excesos de otros.

El Banco de Alimentos demanda de la sociedad una verdadera implicación, un concepto diferente de ciudadano, volcado en una mejor gestión de los recursos y en devolver a la sociedad lo que unos tienen y otros no.

Poco a poco la voz se corre y miles de voluntarios obran el milagro. La mayoría son personas jubiladas que han decidido aplicar los conocimientos de toda una vida en esta labor altruista. Ellos aportan su experiencia vital y la vuelcan en los demás.

Otros como Carlota, simplemente dedican su tiempo a ir llamando a las puertas y demostrando que con un pequeño esfuerzo se pueden hacer grandes cosas. Ella tiene claro que el movimiento se demuestra andando y por ello ha conseguido hacer saltar la chispa solidaria entre tantas personas.

Carlota, cuenta como un día se le ocurrió  proponer esta iniciativa mediante un evento de Facebook. Pronto se convirtió en un auténtico fenómeno social, recogiendo hasta 11 toneladas de alimentos en un mes y medio. Esta es una muestra del enorme potencial de las redes sociales para este tipo de causas. Pero lo más importante es que siguen existiendo personas con un gran corazón y con este tremendo espíritu solidario. Todo un ejemplo a seguir, sin duda.

 

 

Tags: , ,

Texto por: Laura Casado Domech

Ver los artículos de Laura Casado Domech

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época