Etiopía, un edén sin gluten


El tercer país más poblado de África fundamenta su rica gastronomía en un cereal inocuo para los celíacos. Una experta nos ayuda a desmenuzar sus sabores
Sambussa

Sambussa rellena de carne y vegetales. Fotos: Nuria Blanco

Seis sambussas aguardan pacientes en el plato, pero su momento se hace de rogar. Aunque el brillo de estas empanadillas triangulares invita a atajar la espera, la conversación no lo permite. Nuria Blanco diserta sobre la riqueza de la comida africana mientras fotografía la carta y revela los secretos del primer tentempié: «Masa rellena de vegetales o carne. Lleva guindilla, tomate, ajos, cebolla, jengibre y aceite».

Nuria se dispone a catar «el producto» de un restaurante que, curiosamente, se llama como ella. El nombre significa «luz» en árabe, comenta mientras el dueño del local nos apremia a empezar. La acredita el título de Periodismo Gastronómico y Nutricional de la Universidad Complutense.

«En Etiopía comen muchos vegetales», dice Nuria con la avidez de quien no puede detenerse en preliminares. Al fin saborea un tibio sambussa y, aunque poco convencida de que la masa esté hecha de hojaldre, su primer bocado anima a seguir: «Pica pero se pasa, lo que significa que lleva buenos ingredientes».

Incapaz de desaprovechar un segundo, Nuria avanza sus impresiones del plato nacional etíope mientras llega. «La tortilla se parece al pan ácimo de nuestra Guerra Civil. Deja un regusto un poco agrio». La predicción no falla. Tras levantar la tapa multicolor del mesob (una pequeña mesa coronada por una cesta) descubrimos cómo la tortilla de teff —el cereal más consumido en Etiopía desde hace cinco mil años— vence el sabor del pollo, los huevos duros e incluso la salsa de mantequilla del Doro Wot.

Doro Not

Doro Not, el plato nacional etíope

El teff no se vende en ninguna tienda de Madrid, pero es imprescindible para la elaboración del pan de injera, un alimento muy recomendable para la salud que, además, es recipiente y cubierto. Su concentración de fibra y ausencia de gluten lo convierten en el plato ideal de los celíacos, principales clientes del restaurante.

«El hecho de que se coma con la mano convierte la comida en algo más cercano, que se comparte en tribu», una función que en España desempeñan de forma similar «las papas». Lo dice Yanet Acosta, presidenta de la Asociación de Prensa Gastronómica y Nutricional.

Las fotos que Nuria toma de cada plato no han pasado inadvertidas para Ali Habib, el dueño del restaurante que arrastra su cuerpo desgarbado hasta nosotras. El inesperado comensal se convierte en la voz más autorizada de la mesa. Y es entonces cuando descubrimos que el pollo no es pollo, sino «un pollo estofado durante tres horas»; y que su sabor picante es fruto del berie-berie, uno de los 16 ingredientes de la especia berbere.

Mientras luchamos con el apetito para vaciar la enorme bandeja del Doro Wot, Nuria reflexiona acerca del desperdicio de comida. «Me gustaría ir más allá, profundizar en los motivos por los que se tiran tantos alimentos… Pero no es fácil».

Una impotencia similar deben sentir quienes, castigados por la crisis, no pueden permitirse experiencias exóticas. Sin embargo, Alí asegura que el 90% de sus clientes son españoles, y el balance de Nuria refleja la humildad del menú: «La materia prima no es muy elevada. Lo más caro que hemos comido es el cordero, y está muy bien».

Sólo falta el postre. La gula nos gana la partida, y las ganas de probar los famosos dulces árabes del país africano nos llevan a pedir el más famoso: la baklava. Compartimos el pequeño pastel de nueces, pero la solidez del hojaldre nos decepciona. «Sale mejor de lo que sabe», sentencia ella mientras lo inmortaliza.

Baklava

Baklava, pastel de nueces con miel

Tags: , , , , , , , ,

Texto por: Elena Jorreto

Ver los artículos de Elena Jorreto
A punto de lanzarme a la incertidumbre laboral, disfruto escribiendo sobre la cultura y averiguando las causas de los problemas que nos rodean.

Sin comentarios.

Deja un comentario

La biblioteca de Juan Manuel de Prada

Juan Manuel de Prada es un escritor que mantiene vivo un espíritu que se desvanece. Madrilánea visita su biblioteca

Un cementerio de estrellas

Tras una puerta verde y dentro del Cementerio Civil de La Almudena se oculta el primer Cementerio Judío de España

Hagan sus apuestas

Desde su irrupción en 2008, el fenómeno de las casas de apuestas no ha dejado de crecer en Madrid

Gripe y urgencias en Madrid: saturados y sin prisa

Médicos, pacientes y enfermeros afrontan la epidemia con las salas de espera de hospitales y centros de salud repletas

Libros sin fronteras

Dar acceso a la cultura y colaborar con un proyecto solidario en las Américas son los propósitos que persigue una librería de referencia ubicada en el corazón de Madrid

Ana Pastor: «Todos tenemos una ideología, pero yo soy periodista»

La presentadora madrileña ha reconocido que nunca ha dejado de hacer preguntas por lo que venga detrás y que le encantaría entrevistar a Merkel

Las marquesinas de Madrid (III): el «rodillo» político

Remodelación de las marquesinas, quiebra económica, enchufes… En la EMT, la postura de los directivos del PP choca con la de los consejeros de otras fuerzas políticas. Mientras se suceden los reproches, la empresa municipal continúa en crisis

Volando sobre patines

Se abren camino mientras dejan atrás el hielo rasgado sobre la pista

Mi primera vez en Tinder

Dos desconocidos: un chico, una chica, un domingo cualquiera. Las maneras han cambiado; las intenciones no

Y en Pela… ¡Que viva San Antón!

La noche del 16 de enero, Navalvillar de Pela, un pequeño municipio al noreste de Badajoz, celebra «La encamisá»

El bar «viejuno» más famoso de Madrid

Existe en Malasaña un lugar donde gente de toda clase se junta. Un sitio donde puedes ver a Esperanza Aguirre tomando algo un día y al músico Andrés Calamaro el siguiente. Se trata de El Palentino

Ser tuno en el siglo XXI

Los hombres de negro de la universidad no buscan extraterrestres sino pasárselo bien, animar las fiestas y rondar a las mujeres. Esto último, afirman, con éxito