Madrilánea

Fuerza y potencia, igual a «powerlifting»

//

David Herreros, excampeón de España junior y cuarto clasificado absoluto en 2000 y 2001, recuerda cómo fueron sus años de competición

David Herreros, subcampeón de España junior

Acaba de salir del Colegio Público Padre Poveda, donde imparte clases de apoyo escolar. Tiene la misma edad que tenía Jesucristo cuando fue crucificado. David Herreros es un joven robusto, con pelo rasurado y sonrisa en la boca. Llega a esta entrevista en el gimnasio Club Atlas, portando un sobre en su férrea mano. Dentro de él, no hay dinero negro, sino unas fotos de cartulina que pueden ver escaneadas a continuación. En ellas se demuestra que fue uno de los mejores de España en powerlifting, una modalidad deportiva de fuerza basada en la potencia. Consta de tres modalidades: sentadilla, press de banca y peso muerto. Reconocido por el COI (Comité Olímpico Internacional), el powerlifting está en trámite para convertirse en deporte de exhibición en los Juegos Olímpicos, al igual que otros muchos como el rugby, el surf, el fútbol sala, el kárate o el béisbol, entre otros. En la actualidad, el powerlifting es un deporte que participa en los Juegos Paralímpicos.

¿Qué es el powerlifting?

El powerlifting es un deporte basado en el levantamiento de peso. Los movimientos de los tres tipos de ejercicios son de un recorrido mucho más corto que los de halterofilia (arrancada y dos tiempos). Por ello, se pueden realizar levantamientos de mucho más peso. Es un deporte que no sólo trabaja la fuerza, sino también la potencia. De hecho, muchos halterófilos y participantes de otra modalidad como el strongest-man han practicado powerlifting en algún momento de su vida o han utilizado sistemas de entrenamiento muy similares a los que utilizábamos nosotros.

¿Qué tipo de categorías por peso hay?

En las competiciones femeninas, las categorías se distribuyen en: 47, 52, 57, 63, 72, 84 y +84 kilogramos. Las competiciones masculinas tienen diferentes cifras en los rangos de peso: 58, 66, 74, 83, 93, 105, 120 y +120 kilogramos. Aunque en la época en la que competía, las categorías eran muy diferentes. Es más, yo competí en 82,5 y en 90 kg, para que te hagas una idea.

Tras llevar varios años en trámite, ¿crees que el powerlifting se convertirá en deporte olímpico?

No lo creo, a pesar de que me duela decirlo. Ahora mismo lo que verdaderamente gusta no es el deporte, es el espectáculo. Sólo hay que fijarse en lo que rodea al deporte y realmente interesa: relaciones sentimentales de futbolistas, declaraciones periodísticas, morbo, vidas privadas… Hay deportes como el atletismo o la halterofilia en los que el esfuerzo, la voluntad y el sacrificio quedan reflejados y no son un reclamo para la gente. El público prefiere disfrutar de un espectáculo al más puro estilo «circo romano». Un claro ejemplo son los Juegos Olímpicos, que ciertamente gustan y son seguidos por un gran número de gente, pero los índices de audiencia de cualquier partido de Champions rebasan los de muchos eventos olímpicos.

¿Cómo se decide el ganador en cada campeonato?

Hay un campeón en cada categoría de peso corporal. Se decide sumando el total del peso máximo levantado en los tres movimientos. Se conoce como total olímpico. Después, mediante una fórmula con puntos Wilks, se determina el campeón absoluto tanto de la categoría masculina como femenina.

¿Qué tipo de lesiones son más frecuentes en el powerlifting?

En mi caso, las tendinitis o la inflamación del nervio ciático, aunque en esto cada persona es un mundo. Depende de malos hábitos, mala técnica, sistemas de entrenamiento o predisposición genética tendrás unas lesiones u otras.

¿Cuál es el campeonato más importante de powerlifting?

El campeonato del mundo, aunque a nivel nacional el campeonato absoluto de España es el más importante. De todas formas, me encanta el campeonato Ibérico, España contra Portugal, donde existe un gran nivel y me medía contra grandes campeones. Sólo participé dos veces y me encantó.

¿Cuándo lo practicaste?

Empecé en el año 1998 cuando ni siquiera la gente sabía que existían competiciones de levantamiento de peso. Me inicié en un campeonato junior en el que quedé subcampeón. No tenía muy claro si salir a competir o no tan joven. Tenía 19 años. Mi entrenador me planteó un sistema de entrenamiento bastante duro y me propuso presentarme. Todo salió perfecto. Este deporte requiere de grandes entrenadores que te guíen por el buen camino y yo tuve mucha suerte en eso. Tanto Ayman Kichi como Firas Kichi fueron mis grandes mentores. Con ellos me di cuenta de que el deporte requiere mucho esfuerzo y conocimiento. Todos los grandes deportistas que conozco están enterados de todo lo que rodea a su deporte: sistemas de entreno, nutrición, tácticas deportivas, etc.

¿Cómo era un día tuyo cuando competías y cómo lo es hoy?

Me levantaba a las 9 de la mañana para entrenar; después de 3 horas iba a la universidad, con horario de tarde, y a las 10 de la noche volvía al gimnasio otra vez. Los lunes, miércoles y viernes realizaba ejercicios de pliometría, para entrenar movimientos rápidos y potentes, y otros ejercicios complementarios. Los martes y jueves, antes de entrenar, trabajaba en Mercamadrid para costearme todo. Actualmente, trabajo en un gimnasio de instructor de sala, en dos colegios como profesor de apoyo escolar y psicomotriz y entreno a niños en fútbol.

¿Es posible vivir de las competiciones del powerlifting?

No he ganado ni un duro (ríe). Incluso he tenido que poner dinero para costearme los viajes y las fichas federativas. Cuando se empieza joven y eres estudiante todo se complica. No podía dejar los estudios pero tenía que trabajar a media jornada para poder pagarme el gimnasio, los viajes, el material… Ahora bien, reconozco que esa época en la que me exprimí al máximo es algo inolvidable no sólo por lo que experimenté de mí mismo, sino por todos los momentos vividos y toda la gente que conocí.

¿Qué tipo de suplementos deportivos llegaste a tomar para la competición de powerlifting?

Sólo seguía una dieta muy alta en carbohidratos. El suplemento más usado en mi época era el monohidrato de creatina, que tan de moda se puso después. No éramos muy seguidores de los suplementos proteicos o de termogénicos o quemadores de grasa, porque la construcción muscular o el lucimiento de un cuerpo 10 no eran nuestros objetivos. Eso se lo dejamos a los culturistas.

¿Has conseguido algún trofeo compitiendo?

Lo mejor fue cuando me proclamé campeón de España junior y logré un récord de press de banca, con tan solo 22 años y 80 kg de peso corporal. Me costó mucho por la gran competencia que había a nivel europeo. Todo era a un nivel mucho más profesional y tardé una barbaridad en ponerme a la misma altura.

2 comments Show discussion Hide discussion

Add a comment

More in Ventas

Most popular