«La afición del Getafe tiene la sangre en otra cosa»


El espectáculo es la esencia del fútbol, una fuerza invisible por la que muchos aficionados están dispuestos a pagar. Pero ¿cuánto?
Coliseum Alfonso Pérez

El Coliseum Alfonso Pérez tiene capacidad para 17.000 espectadores, pero solo convoca a 9.000 en cada partido, casi la mitad. Foto: Getafecf.com

Vicente es socio del Getafe desde hace 36 años. A diferencia de sus amigos, no abandona a su equipo cuando juega a la misma hora que el Real Madrid. «El Madrid da más espectáculo, y los horarios son un despropósito», explica este miembro de la Peña El Madero —la más grande de Getafe, con 180 socios— sobre un equipo de Primera División con media hinchada que ve los partidos desde casa.

Para este seguidor, la limitada base social del Getafe C.F. se debe a que el equipo todavía no ha cumplido diez años en Primera División. Esa juventud es la responsable de que los getafenses tengan «la sangre en otra cosa», o más bien: «en el Madrid y el Atleti». La victoria de los recién ascendidos contra los blancos en casa fue una buena forma de reivindicarse. Logró que mucha gente compartiera su pasión merengue o colchonera con los azulones, comprometiéndose con ambos clubes. «Empezó a venir gente de toda la Comunidad», dice Vicente, pero «el júbilo duró dos años».

Los tiempos en que el Getafe plantaba cara al Bayer de Múnich en la UEFA y eliminaba al Barcelona de la Copa del Rey parecen olvidados en las mentes de quienes, desde los nueve años, debe pagar 40 euros para disfrutar de un partido. «El ambiente es desolador en el campo, siempre estamos pensando: “Qué pocos somos”», lamenta.

Tienda oficial del Getafe F.C.

Tienda oficial del Getafe F.C. Foto: E.J.

La palabra que mejor describe el aspecto de las gradas es «frío». «El campo es el peor de España, una friolera». La directiva del club anunció en 2010 que construiría un nuevo estadio para estrenar esta temporada, pero según el periodista deportivo Javier Hernández «el proyecto está olvidado. Un estadio de 17.000 espectadores que solo se llenó tres veces, como para hacerlo con 25.000».

Por otro lado, los escasos asistentes al Álfonso Pérez apenas gritan. «Hay que nacer para ser ruidoso», bromea Vicente al recordar la etapa de Segunda Regional, a comienzos de los ochenta. El equipo acababa de sufrir un revés económico que casi le cuesta la desaparición, pero «el ambiente era fenomenal. Almorzábamos juntos, íbamos en autobús a pueblos como Griñón, Humanes…Vivíamos el día a día». En aquel tiempo el Club Getafe Deportivo jugaba en el campo de Las Margaritas, «mucho más cálido que el de ahora». Ese fue el germen de la afición.

A los 12.000 socios actuales del Getafe les habría salido más económico el abono del Atlético de Madrid o del Real Madrid que el más barato del Getafe (350 € en los fondos del estadio). Por eso se sienten maltratados por el presidente Ángel Torres (socio del Real Madrid), que en 2010 respondió así a las críticas contra sus precios —los segundos más altos tras los del Atthletic Club de Bilbao—: «El fútbol cuesta lo que cuesta». La tensión se incrementó en marzo de este año, cuando 500 aficionados se concentraron frente al Coliseum bajo el lema «Getafe somos todos».

Aunque el club ha puesto en marcha promociones en momentos puntuales, como las entradas a 10 euros que se ofertaron durante la Copa del Rey, Vicente lo considera insuficiente. «El presidente debe de ser listísimo para mantener un equipo con cuatro gatos que somos», ironiza, aunque también reconoce que «está muy complicado» captar nuevos socios.

El futuro

La solución pasa por los niños, que son «la base» y «no ven el fútbol». Por otra parte, el peñista considera que habría que reducir el precio de los abonos y no el de las entradas, ya que eso atraería a los visitantes. En el mismo sentido, Víctor Jiménez, abonado desde hace seis años, recomienda «regalar entradas en los colegios o a socios que lleven muchos años. Sería distinto e incluso la gente podría sentir el club».

Pero, ¿cómo se ve la grada desde el césped? El delantero Adrián Colunga se confiesa «poco puesto en el tema» de las entradas. Aunque la afición no es tan numerosa como la del Zaragoza o el Rácing de Santander, donde recibió los ánimos de 30.000 voces, «al final tienes a 6.000 o 7.000 personas que apoyan, y eso es lo que quiere cualquier equipo».

Vicente García y Miguel Sánchez (titular y presidente de la Peña El Madero). Foto: E.J.

Vicente García y Miguel Sánchez (titular y presidente de la Peña El Madero). Foto: E.J.

 

Texto editado por Juan Manuel Fernández y Víctor Ruiz de Almirón

Tags: , , , , , ,

Texto por: Elena Jorreto

Ver los artículos de Elena Jorreto
A punto de lanzarme a la incertidumbre laboral, disfruto escribiendo sobre la cultura y averiguando las causas de los problemas que nos rodean.

Sin comentarios.

Deja un comentario

Ruta literaria por el corazón de Madrid

Reuniones de escritores, librerías de mujeres o periódicos desaparecidos convierten a la capital en un centro cultural

Librería Mujeres, el eterno bastión del feminismo

El establecimiento acoge todas las voces del feminismo y sigue siendo un escenario para el debate, la lucha y la reivindicación

Las librerías que recogen los libros que tú ya no quieres

En la capital cada vez existen más librerías que buscan rescatar aquellos libros que llevan años sin ser leídos. Las donaciones de bibliotecas y particulares les permiten «revenderlos» a precios asequibles

BookCrossing: los libros sin techo

Abandonar ejemplares en lugares públicos para que los recojan personas desconocidas y regresarlos a otro sitio agotada la lectura es la esencia de esta práctica

«Eso de la nueva poesía es una estupidez»

El poeta y agitador cultural argentino Carlos Salem lleva doce años animando semanalmente recitales nocturnos en bares de la capital. El novedoso formato poético que introdujo en nuestro país lleva varios años de crecimiento imparable

El patio Aleatorio de los poetas

Todos los miércoles, en el bar situado en el número 7 de la calle Ruiz, el escritor Carlos Salem coordina una jam de poesía en la que voces jóvenes y adultas se unen a través del verso