Bru Rovira: «El buen periodista es un gran escritor»


El reportero catalán disecciona y critica con dureza los defectos del periodismo actual y propugna que el oficio recupere su sentido de la aventura
El reportero Bru Rovira en la cafetería del Congreso. Fotos: F. D-I.

El reportero Bru Rovira, en la cafetería del Congreso. Fotos: F. D-I.

«El periodismo de color es una mierda». Con este primer golpe en la frente aborda Bru Rovira (Barcelona, 1955) el periodismo actual. Quien trabajó durante un cuarto de siglo en La Vanguardia es uno de los invitados a debatir sobre «periodismo comprometido». Con marcado acento catalán, advierte que «sin periodismo de calidad no hay compromiso posible». Calidad que echa de menos en unos periódicos «diseñados para que los lectores sepan lo que tienen que pensar, no para que los lectores piensen». Esto, remacha Rovira, es un «desastre» que nos aboca a un «totalitarismo del sistema».

El veterano reportero no se deja fascinar por el «mito» tecnológico. Twitter, sin periodismo de contenidos, «da la sensación de vertedero». Rovira no tiene cuenta en ninguna red social. «Si Twitter es sustitutorio del contenido, mal vamos. Es corto, no es reflexivo, es puntual». Aunque admite que en 140 caracteres es posible resumir ideas interesantes, la red se le antoja insuficiente para que una sociedad afronte sus problemas, verbigracia, crisis económica o nacionalismo catalán. Si, como dijo Arthur Miller, un periódico es una nación hablando consigo misma, el periodista catalán afirma que en España «hay demasiadas naciones hablando consigo mismas». Y a los diarios acuden los lectores «para confirmar su dolor de cabeza, sus fantasmas, sus fantasías, y que no son idiotas, cuando en realidad siguen a la manada de burros».

Él considera que el periodista es, también, escritor. Por eso el periodismo tiene que volver a la belleza, aspirar a las virtudes literarias: emoción, estilo, ritmo, silencio. «El buen periodista es un gran escritor». Pero es difícil escribir bien sin leer, y en el Congreso de Periodismo Digital de Huesca no se ven periódicos generalistas «porque nadie los lee», medio bromea. Y los estudiantes, menos. Escribir bien requiere «construir en tu cabeza» previamente el texto. Práctica en desuso en una época en la que «casi todo se fabrica al instante».

El periodista en un momento de su ponencia sobre periodismo comprometido

El periodista, en un momento de su ponencia sobre periodismo comprometido

Para acabar con el ruido y la furia que envuelve al periodismo de hoy Rovira prescribe «volver a la vida interior, a la introspección». Un filósofo expresó que el conocimiento de uno mismo es la única asignatura pendiente. Silencio. Rovira recomienda dejar de estar «histérico por hacer mil cosas y pensar por qué se hace cada cosa». Cuál es el sentido. Recuerda un poco al silencio imposible que pide Moya en una placa situada en la recepción de ABC. Misión complicada en «una sociedad compulsivamente enferma, con una incapacidad tremenda para el silencio y la reflexión».

Tal y como están las cosas él «cerraría las facultades de Periodismo para volver a la humildad del oficio». A los estudiantes les incita a «decapitar a los profesores». Metafóricamente hablando, claro. «La facultad es un bodrio y la periodística como ciencia no es nada». Lo que importa es «la vida, el terreno, divertirse, gozar del periodismo». Porque «el periodista es el bohemio de la clase». Y esta actitud básica debe complementarse con una formación básica: «literaria, humanística, histórica, etcétera».

Este aventurero cree que el periodismo «no puede sobrevivir sin la aventura. Sin el gusto de la aventura». Pero opina que el ocaso de los periódicos no es el fin de los reporteros viajeros, al contrario, «el viajero por cuenta propia» siempre tiene futuro. La aventura es externa e interna, puesto que «la aventura humana del conocimiento no tiene límites». Rovira lamenta que la gente pierda demasiado tiempo en los aparatos electrónicos: «¿Se puede saber a qué estás conectado?»

Bru Rovira atiende a dos jóvenes estudiantes de periodismo

Bru Rovira atiende a dos jóvenes estudiantes de periodismo

Tags: , , ,

Texto por: Francisco Delgado-Iribarren Cruz

Ver los artículos de Francisco Delgado-Iribarren Cruz
Liberal-conservador, monárquico y católico. Interesado por la política y el pensamiento como formas de mejorar la sociedad, me gusta conocer y debatir ideas desde el respeto.

Trackbacks/Pingbacks

  1. “Los periodistas están en la redacción, ya no están donde tienen que estar” | Clases de Periodismo - 15 marzo, 2013

    […] por Madrilanea.com, dijo que el ocaso de los periódicos no es el fin de los reporteros viajeros, al contrario, «el […]

  2. El periodismo narrativo de Leila Guerriero en 10 ideas - 12 diciembre, 2013

    […] de Comunicación de la UAB pudimos escuchar a grandes periodistas narrativos de la talla de Bru Rovira, Témoris Grecko o Leila Guerriero. Fue un auténtico lujo. Nos contaron -a eso se dedican, a […]

  3. Reivindicando el espacio del Periodismo literario | Mitjans, Comunicació i Cultura - 26 diciembre, 2013

    […] mesa redonda, que ocupó la mañana, se convirtió en un espacio de reflexión en el que Bru Rovira consideró que el periodismo debe de recuperar el espacio perdido en la sociedad. “Tiene que […]

  4. ‘Mujeres trinchera’ en Colombia: cuando tu cuerpo es un arma de guerra | Con reservas - 1 abril, 2014

    […] no sin cierta envidia y con enorme admiración, a periodistas como Ramón Lobo, Jon Lee Anderson, Bru Rovira, Jordi Pérez Colomé, Leila Guerriero, Olga Rodríguez y alguno más. Por eso les recomiendo que […]

Deja un comentario

Hasta que se acabe la gasolina

Colectivos organizan raves sin ningún tipo de permiso ni seguridad que duran hasta el día siguiente

Farmacias de guardia: noches eternas para vender preservativos

Los empresarios farmacéuticos solicitan que se revise la regulación de estos servicios que desde hace unos años están dejando de ser rentables

Las horas muertas de La Princesa: una noche en Urgencias

El Hospital La Princesa es uno de los centros de salud más grandes de la Comunidad de Madrid. El tiempo medio de atención en Urgencias es de tres horas y media. Al año atienden más de 100.000 personas

McDonalds 24h: cuando la comida rápida se vuelve peligrosa

Los restaurantes de la cadena que abren 24h en Madrid encuentran durante toda la madrugada peleas y situaciones conflictivas

Los antisistema, germen del infierno de Lavapiés tras la muerte Mame Mbaye

Asociaciones, compañeros del mantero y Policía Municipal culpan a los ultras de izquierda de los disturbios en el céntrico barrio madrileño

Lavapiés llora la muerte de Mame Mbaye

Miles de manifestantes toman las calles de este barrio madrileño en recuerdo del difunto mantero