«Libertad, independencia y calidad. Lo demás son vainas»


Una mirada española para explicar la actualidad desde Roma o París. Miguel Mora habla sin pelos en la lengua sobre la clase política, el periodismo y la música flamenca
MIguel Mora en el coloquio con otros corresponsales

MIguel Mora en el coloquio con otros corresponsales (Foto: I. M. Búa)

Corresponsal en Lisboa, Roma o París, se queja de la falta de tiempo para poder salir a la calle, pues de otro modo, si sólo con teletipos se puede informar de la realidad de otro país, los corresponsales se encuentran a riesgo de desaparecer. Redactor del diario El País, el medio de PRISA piensa «cerrar parte de la web este año, siguiendo con el procedimiento de ensayo y error». Como si hubieran entrado en el Palacio para quedarse, «no es lógico que los periodistas estén peor valorados que los políticos», han olvidado que los tres pilares del buen periodismo son: libertad, independencia y calidad, «y lo demás son vainas». En cuanto a la situación angustiosa que vive la profesión, evita el dramatismo porque «más pueden llorar los albañiles».

Destinado en Italia durante tres años y medio, «país tóxico por los escándalos y fascinante por la indignación de los italianos contra la casta política», no le ha dado tiempo a «apalancarse» allí. Testigo de las tendencias del laboratorio social italiano, sus crónicas irónicas, le sirven para tomar distancia con el espectáculo, rayano en lo vergonzoso y «difícil de entender sin un poco de cinismo». Periodista incómodo, se siente identificado con el voto de castigo a la casta política y su sistema corrupto encabezado por Berlusconi. Rechazo que se está haciendo extensivo a los periodistas debido a su complacencia con aquél. «La cantidad de ruedas de molino con que han comulgado los italianos» por arte de la élite política, que ha mantenido su estatus «a costa de la pérdida de derechos civiles de los ciudadanos». Un país situado en primera fila del reciente «espectáculo» de la elección de nuevo Papa. «Posee menos poder del que parece», pues quien realmente gobierna en el Vaticano «es la Curia».

Actualmente en París, «más dura» y fría que Roma, sin embargo «a los franceses les gusta hablar con los periodistas» y debatir su situación social. El protagonista de muchas de esas conversaciones, sin duda es el presidente François Hollande, quien «ha prometido una política y ha hecho la contraria». Enfrentado actualmente a recortar el sistema de pensiones, ante el descontento de dos terceras partes de los franceses, Mora atribuye en parte estas medidas a la «política ilegítima» de Ángela Merkel. La consecuencia será la desafección de los europeos. Francia, que juega un papel importante en la grave crisis europea, sin duda «sobrevivirá».

Para terminar, habla de los cantes de Jerez y de la admiración que nuestros artistas flamencos despiertan en París desde los tiempos de Camarón.

 

Tags: , , , , , , ,

Texto por: J. López García

Ver los artículos de J. López García
(Asturias, 1969) Tras pasar los últimos 20 años como físico en la Universidad de Oviedo, ahora me encuentro de corresponsal en la calle Montera.

Sin comentarios.

Deja un comentario

El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros

Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido

Un asentamiento de mendigos, calvario de los vecinos del Puente de Ventas

Un grupo compuesto por unos 30 gitanos de origen rumano y presuntamente víctimas de una red de trata lleva años siendo foco de problemas en la zona

Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles

La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe

Platos gourmet a partir de una lata de conservas

Frinsa, una de las marcas de referencia del sector, apuesta por elevar el prestigio de los productos del mar enlatados

Porteros: un oficio en peligro de extinción

El clásico oficio de portero que custodia y habita en la comunidad de vecinos parece dejar paso a las empresas de conserjería con trabajadores multidisciplinares

«¡A todo el mundo le ha dado por el punto y el ganchillo!»

Cada martes por la tarde un grupo de mujeres se reúne en un restaurante de Collado Villalba para tejer con fines solidarios