Pérez Colomé: «La solución es dar algo diferente»


El periodista barcelonés creó el blog obamaworld.com. Gracias al «crowdfunding», dinero aportado por los lectores, ha logrado conseguir financiación para cubrir sus viajes periodísticos por todo el mundo
Pérez Colomé durante la entrevista

Pérez Colomé (i) durante la entrevista. Foto: Víctor Ruiz de Almirón

No fue el primero, aunque en España es de los más conocidos. Hace un año, el periodista y filólogo Jordi Pérez Colomé empezó a utilizar el «crowdfunding» como método de financiación de su blog www.obamaworld.com. «Un blog sobre política internacional necesita dinero porque tienes que viajar», dice el autor.

El «crowdfunding» es una especie de mecenazgo por el que los lectores de Obamaworld realizan una aportación económica, en la mayoría de casos modesta (cinco, diez o veinte euros), que permite a Pérez Colomé desplazarse para poder contar historias sobre el terreno.

Por ejemplo, en septiembre viajó a Estados Unidos con motivo de las elecciones norteamericanas. En las próximas semanas, también gracias al crowdfunding, estará un mes en Israel para después ir a Egipto. «El espíritu no es pagar por un servicio, sino pagar para que el blog exista», resume su autor.

Hasta el momento, en España la información en Internet siempre ha sido gratis. Hace más o menos una década, algunos periódicos intentaron que sus lectores pagaran por sus contenidos en la web, al igual que ocurre con el papel. La fórmula no funcionó. Entonces, ¿por qué la gente subvenciona Obamaworld? «La solución es ofrecer cosas distintas, algo que la gente no encuentre en otro lado», responde Pérez Colomé.

Lo argumenta bajo el hecho de que la gente «quiere seguir sabiendo lo que pasa. Ahora bien, no va a pagar por lo que se hace ahora en los periódicos». Al respecto, desde la mesa en la que participa en el Congreso, «El papel del periodista en un negocio de medios», cuenta una anécdota: «En el último viaje a El Cairo una chica de un periódico nacional nos dijo que solo podía publicar 600 palabras. Está claro que con ese espacio su información se parecería muchísimo a la de sus competidores».

Por eso, para que el público pague en Internet se necesita algo más. Mucho más. Ofrecer contexto, ser honesto y riguroso con la información que se publica, y tener tiempo para hacer 12, 15 ó 20 páginas, «hoy en día ningún periódico te permite que viajes durante un mes para hacer un reportaje». Esas son las claves.

Pérez Colomé tiene claro que no puede competir con los corresponsales enviados.  Tampoco le interesa. Pone un ejemplo. Mientras él esté en Israel, también visitará el país el Presidente Obama. Y con él, 5.000 periodistas. «Si yo cuento el viaje de Obama no aportaré nada», dice. Para eso ya están los periodistas que seguirán al Presidente. En cambio, pregunta: «¿Alguien sabe cómo vive la gente en los asentamientos o cómo creen que se resolverá el conflicto entre Israel y Palestina?».

Rigor y análisis

Ese es su terreno, su espacio. El del análisis en profundidad. El contar a la gente lo que pasa en EEUU, Israel, Egipto o Irán, por poner algunos ejemplos, después de hablar y consultar multitud de fuentes. Y que la gente lo entienda. Para ello es también necesario el rigor, «como no hagas un buen texto el lector se enfada muchísimo», y la continuidad. Pérez Colomé hace autocrítica al no haber «colgado ningún post» en los últimos cuatro días.

Cuando no se tiene la posibilidad de viajar, el creador de Obamaworld cree que también se puede hacer buena información internacional desde España. Como profesor universitario que es, lo explica de manera didáctica: «Si por ejemplo hay una matanza en Damasco, puede que el corresponsal no se encuentre allí y haga la información desde Alepo u otra ciudad».

Pese a que el blog recibe 2.000 ó 3.000 visitas en cada post, y aunque en las dos veces en las que ha pedido financiación a través de crowdfunding los lectores han respondido ampliamente (en el viaje a EEUU pedía 2.000 euros y recibió 3.200, y en el que va a hacer a Israel y Egipto 2.500 y la suma recibida asciende a más de 4.000), Pérez Colomé aún no vive profesionalmente de Obamaworld.

«Supone una pequeña parte de mis ingresos», dice. El resto procede de las clases en las universidad, de su contribución como director de la revista El Ciervo, de los ingresos de tres libros que aún siguen vendiendo o de conferencias espontáneas que surgen después de que alguien descubra Obamaworld. Y es que todo suma, comenta, antes de añadir que el blog lo que sí crea es «círculos concéntricos».

– ¿En un futuro podría vivir solo del blog?

– «Ni me lo he planteado».

– ¿Y si le propusieron trabajar de forma permanente en un medio?

– «Dependería de muchas cosas, aunque el deseo de mantener la independencia me parece algo obvio».

Tags: , , ,

Texto por: Juan Antonio Pérez

Ver los artículos de Juan Antonio Pérez

Comentarios cerrados.

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época