Iñaki Gabilondo: «Hay que apostar. El mundo que hemos conocido se cae»


Con medio siglo de experiencia en el oficio, Iñaki Gabilondo se muestra optimista respecto al futuro del periodismo
Iñaki Gabilondo charla con Ignacio Escolar. Foto: C.S.

Iñaki Gabilondo charla con Ignacio Escolar. Foto: C.S.

Recién llegado de un viaje, Iñaki Gabilondo nos atendió brevemente por teléfono el jueves. Al día siguiente completamos la entrevista en el hall del Palacio de Congresos, donde un grupo de compañeros le informaba de un nuevo proyecto digital. Se despidió para clausurar el Congreso de Periodismo Digital de Huesca junto a Ignacio Escolar.

¿Cuál es el mayor mal del periodismo?

¿El mayor mal o el mayor problema? El mayor problema es que está en riesgo su supervivencia y debe encontrar su camino. Pero el mayor mal es que los periodistas se han alejado mucho de la gente, como los políticos.

Publica desde hace más de dos años un videoblog en El País. ¿Echa en falta nuevos líderes de opinión?

A la sociedad le hacen falta referentes de cualquier tipo, sociales, morales… Ahora mismo hay una crisis de referencias, por eso cuando se elige un Papa el mundo se vuelve a mirar. Es una época de formidable confusión.

Qué aporta Internet a la sociedad?

Lo que está ocurriendo es que estamos inaugurando un tiempo que no ha hecho más que empezar. Estamos en el primer minuto del partido. Es la inmensa riqueza de posibilidades que la red brinda, mezclada con el caos generalizado. Internet es el mundo entero a nuestra disposición.

¿Estamos más cerca del conocimiento gracias a la red?

Creo que la gente más joven está haciendo unas valoraciones cerradas. Están pasando todas las cosas a la vez y no tenemos los elementos de juicio para hacer razonamientos muy cerrados. Vamos a ver. Internet es un mundo nuevo.

¿Están sustituyendo los periodistas a la noticia en Twitter?

Ese es un detalle de todo lo que está pasando, pero no me parece un rasgo muy relevante.

¿Cómo será el periodismo dentro de veinte años?

No tengo la menor idea. El mundo que hemos conocido se cae, pero mientras unas puertas se cierran otras se abren simultáneamente. Vemos con claridad cómo se cierran, pero solo intuimos cómo se abren las demás. El futuro no está escrito.

¿Cómo deben afrontarlo los jóvenes?

Es importante entender que lo que está pasando está pasando. La gente joven cree que el mundo es como es y será así para siempre. El futuro será mejor o peor, pero diferente. La duda tiene muchas más posibilidades que la coyuntura. Hay que apostar.

Tags: , , , , ,

Texto por: Elena Jorreto

Ver los artículos de Elena Jorreto
A punto de lanzarme a la incertidumbre laboral, disfruto escribiendo sobre la cultura y averiguando las causas de los problemas que nos rodean.

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época