Dos generaciones, un punto de vista


Ignacio Escolar e Iñaki Gabilondo conversan y reflexionan juntos en la clausura del congreso de Periodismo Digital de Huesca
Ignacio Escolar invita a Iñaki Gabilondo a comenzar la charla. Foto: Falúa Comunicación

Ignacio Escolar invita a Iñaki Gabilondo a comenzar la charla. Foto: Falúa Comunicación

En el escenario, Ignacio Escolar frente a Iñaki Gabilondo. Entrevistador y entrevistado. Sin embargo, la última sesión del XIV Congreso de Periodismo Digital de Huesca no fue una entrevista periodística al uso, sino un coloquio entre amigos. Los temas fueron variados. Las preguntas fluyeron en ambos sentidos. Tampoco faltaron los halagos: «Es el periodista con más credibilidad de España», presentaba Escolar a Gabilondo.

Los representantes de dos generaciones de periodistas coincidieron en muchos temas. La preocupación del veterano para los nuevos tiempos: el trasfondo del oficio. «El periodismo es un compromiso intelectual» porque «el motor del periodismo es la gente y sus derechos».

«Saquemos de la pista a escobazos todo lo que corresponde a lo antiguo. Pero no nos quedemos sin lo esencial en el camino. Formalmente lo inventaréis todo, pero el fondo de todo pensamiento es un compromiso con la gente». La clave, «gestionar la solvencia» para alcanzar la «decencia más tiempo». Esa será la clave del éxito en la época que se avecina.

Escolar, muy presente en las redes sociales, no pudo evitar preguntar por la ausencia de la estrella de Cadenar Ser en Twitter. «Estoy en la despedida de un mundo que se está despidiendo. No es el mundo donde me he formado», respondió Gabilondo. La conciencia del tiempo, dijo, es fundamental para él: sabe que tiene un número limitado de vinos que va a beber, de sinfonías de Beethoven que va a escuchar. Por eso, «me da miedo embarcarme en algo que reclama tiempo».

Peligros

«La crítica al periodismo no recoge la verdadera opinión que la gente tiene», aseguró Gabilondo. Sin embargo, en su opinión, los grandes medios han caído en el mismo pecado que los políticos, y ahora comparten la misma (baja) valoración. «Nos hemos alejado de la gente».

Ambos coincidieron en que la información es fundamental en estos momentos. Pero los periodistas «estamos más débiles que nunca». Para Gabilondo, «el paro es el gran problema». La degradación de la exigencia, dijo, ha hecho que las ruedas de prensa parezcan reuniones de becarios, «con todo el respeto» hacia ellos. «Mantengamos la dignidad», pidió. «No dejemos que se degrade por cuestiones financieras».

Gabilondo criticó la repetición de noticias en los medios y le devolvió la pregunta a Escolar. «La esclavitud de las audiencias», respondió él. El veterano locutor retomó entonces la palabra: «Es un tema interesante porque responde a mi experiencia vital». ¿Cómo se cuenta la complejidad? Las dudas afloraban. «Cuanto más necesario me parece el matiz, más incapaz me siento para esto».

– Pero, ¿es una cuestión mía, o es muy difícil?

– Es muy difícil.

 Turno de preguntas

«¿No sería mejor no identificar a los periodistas por ideología?», se escuchó desde la grada. Había llegado el turno de los asistentes. Según Gabilondo, periodismo y política no han vivido a la distancia correcta, se han dado «besos y puñetazos», aunque tiene una explicación histórica que comienza con la Transición. «Siempre he creído que lo de las distancias es capital. También en la vida». Ahora es el momento de la recolocación, de la búsqueda de una nueva distancia, dijo.

Los asistentes también quisieron averiguar la opinión del periodista sobre el papel de Twitter en el oficio. Escolar lo definió como una navaja suiza: se puede usar para muchas cosas, entre ellas, para dar un titular, preguntar a los políticos, colarte en una conversación o montar un diario. Pero para Gabilondo Twitter no es un universo periodístico, aunque juega la batalla del último instante.

– Ignacio, si tuvieras que publicar esta entrevista en Eldiario.es, ¿cuál sería tu titular?

– Es muy difícil decirlo así, sin mirar las notas. Quizá «hay un pacto social que está por construir»

Tras algunas preguntas más del público, Escolar encontró la respuesta: «El mayor enemigo de la libertad es el paro».

 

Tags: , , ,

Texto por: Isabel Miranda Pinillos

Ver los artículos de Isabel Miranda Pinillos
-¿Y tú por qué estás aquí? -le preguntaba Barlés, guasón, aquella noche en el vestíbulo del hotel Dunav de Vukovar. -Porque me gusta -respondía Gervasio humilde, en voz baja. (Territorio Comanche)

2 Respuestas to “Dos generaciones, un punto de vista” Subscribe

  1. amen 22 marzo, 2013 en 16:41 #

    Iñaki y Nacho, la madre priora y el monaguillo del progresismo!!!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Un matrimonio mal avenido: la politización de los medios at EScomunicación - 21 marzo, 2013

    […] poder, perdiendo el contacto con la sociedad real. Iñaki Gabilondo lo ha dicho también hace poco: Periodismo y politica no han vivido a la distancia correcta, se han dado “besos y puñetazos”, convirtiéndose en un matrimonio de esos que no dejan de discutir pero que no pueden vivir el uno […]

Deja un comentario

Locales emblemáticos de Madrid: «Cabezonería por resistir»

Madrid está plagada de rincones centenarios que son la historia viva de la ciudad y que hoy sobreviven a duras penas a los ritmos de los nuevos tiempos

Los prostitutos, de la calle a la red

Los pasos de chaperos y gigolós por las saunas, los pisos de alterne y los céntricos rincones de Madrid redirigen ahora al entorno digital

El excampeón de muay thai amateur: «La técnica vence a la fuerza y la estrategia vence a quien sea»

El pinteño Dennis Lara, campeón de España de la anterior edición de IFMA, competirá este fin de semana en el Muay Thai Revolution 6

Álex de la Iglesia: «Hago cócteles con el material que me encuentro»

«El Bar» es la nueva apuesta del bilbaíno que se ha inspirado en sus experiencias vividas y hasta hay un guiño a los Rolling Stones

Mendigos rumanos: marionetas de la mafia

Grupos criminales obligan a ciudadanos de etnia gitana procedentes de Europa del Este a practicar la mendicidad en las calles de Madrid

Escape room, o la puerta a la felicidad

Las salas de escape han inundado Madrid a velocidad de vértigo. Si en 2015 había dos, hoy son alrededor de 60 las que se reparten por la capital