El Palanquilla


Nuestros abuelos no podían ni besarse en la calle y yo me despierto la semana pasada con un tipo que sale en un vídeo retirándole el pelo a una menor que le está practicando una felación a su novio
Cartel de peligro niños

La pornografía infantil es uno de los grandes problemas que afectan a internet (Foto: Yuichirock)

De jóvenes, nuestros abuelos no podían ni besarse en la calle y yo me despierto la semana pasada con una polémica en Twitter sobre un tipo que sale en un vídeo retirándole el pelo a una menor que le está practicando una felación a su novio. Una felación utópica en estos días: pública y sin recortes. En un parque y a plena luz del día. Pública y con público, porque había tanta gente viéndolo en directo, que daba la impresión de que tenían un anfiteatro delante y el cartel de entradas agotadas. Tan numerosos eran los asistentes, que uno lo grabó, se lo pasó al novio y este, cuando la dejó, lo difundió. Son cosas del ser humano, que de venganzas y exhibicionismos sabe un rato.

La opinión pública centró el asunto en lo terrible (lo es) de que un vídeo de menores practicando sexo pueda tener una difusión inmensa y descontrolada en apenas unas horas. Sin embargo, no hubo tanto debate sobre el verdadero protagonista de la performance, el sujeto que recogía y retiraba con delicadeza los cabellos de la dama: el Palanquilla.

Gordote, rubio y con gafas, el chaval logró en unas horas 18.000 seguidores en Twitter. No es para menos. En un internet infestado de porno, una felación tiene más bien poco de interesante; se trata ya de algo mundano, coloquial, incluso didáctico. Pero encontrar al Palanquilla y su acción sí es novedoso. Por supuesto, carece de todo interés erótico, pornográfico o sexual. El hecho es tan bizarro y surrealista, que su valor debe tocar a filósofos, teólogos, historiadores, biólogos y, si queda tiempo, algún psicólogo. Sin quererlo, el Palanquilla puede habernos enseñado una evolución de las relaciones entre los seres humanos, quizá influidas por una secularización imparable que relativiza el sexo y su difusión entre personas que se tienen confianza. No lo sé. Entrar en la mente de una generación ajena es una tarea casi imposible, y puede que el Palanquilla nos quede lejos a los que nacimos en los ochenta. Aunque probablemente también se les escape a muchos de los noventa.

Al final, uno acaba buscando la explicación en lo más bello porque todos somos de carne y hueso, y pertenecemos a la misma raza (siempre gusta dejar el patio lo más limpio posible). Por eso quiero pensar que el Palanquilla hizo eso por amor, porque esa chica era su reto imposible, mariposas en el estómago y noches tragando techo sin dormir. En el fondo, no todos los hombres tenemos el mismo aguante para intentar conquistar a una mujer. Yo me compré una moto porque teóricamente se ligaba, luego me enteré que para eso además era necesario cambiar el tubo de escape para que hiciera ruido y preferí no pillar cacho a tomarme la molestia de ir a un taller. Por eso hay que creer en un amor ciego y en el mérito del colega para pelear por un deseo incontrolable. El «pagafantas» ha evolucionado a «sujetapelos» pero todo cambia para que todo siga igual. Por eso, mientras el Palanquilla aguantaba el tipo y el pelo, mientras se tragaba el orgullo y el peso de la ambición, pensaba: «Este gilipollas no te merece».

Tags: , , , , ,

Texto por: Juanma Fernández

Ver los artículos de Juanma Fernández
Historiador reciclado en periodista. Escribo columnas en Heraldo de Aragón y mantengo un blog de opinión en La Vanguardia. Estuve dos años en ABC Punto Radio Aragón, donde hice casi de todo. Llevo gafas y mido 1,72.

Sin comentarios.

Deja un comentario

Las marquesinas de Madrid (III): el «rodillo» político

Remodelación de las marquesinas, quiebra económica, enchufes… En la EMT, la postura de los directivos del PP choca con la de los consejeros de otras fuerzas políticas. Mientras se suceden los reproches, la empresa municipal continúa en crisis

Volando sobre patines

Se abren camino mientras dejan atrás el hielo rasgado sobre la pista

Mi primera vez en Tinder

Dos desconocidos: un chico, una chica, un domingo cualquiera. Las maneras han cambiado; las intenciones no

Y en Pela… ¡Que viva San Antón!

La noche del 16 de enero, Navalvillar de Pela, un pequeño municipio al noreste de Badajoz, celebra «La encamisá»

El bar «viejuno» más famoso de Madrid

Existe en Malasaña un lugar donde gente de toda clase se junta. Un sitio donde puedes ver a Esperanza Aguirre tomando algo un día y al músico Andrés Calamaro el siguiente. Se trata de El Palentino

Ser tuno en el siglo XXI

Los hombres de negro de la universidad no buscan extraterrestres sino pasárselo bien, animar las fiestas y rondar a las mujeres. Esto último, afirman, con éxito

El «comecocos» se gradúa en la Universidad Rey Juan Carlos

La primera estatua de un personaje de videojuegos en España se encuentra en la URJC. Es un centro pionero en formación del sector entre las universidades públicas madrileñas

Juan Valbuena: «Me obsesiona hacer fotografías que no caduquen»

El fotoperiodista reflexiona sobre el arte de capturar y retratar la realidad desde otro punto de vista, a través de una cámara

Las marquesinas de Madrid: en números rojos (II)

¿Qué empresas están detrás de la reconversión de las marquesinas? En esta segunda entrega investigamos la situación económica de cada una de ellas y analizamos el pliego de condiciones del concurso público

Las marquesinas de Madrid: una renovación eterna (I)

Luces y sombras sobre la reconversión del mobiliario urbano. Madrilánea dedicará tres artículos a las empresas contratadas, a las deudas e irregularidades de las mismas y del contrato firmado, a las posiciones de los partidos políticos

Las jugadas del asesino de la baraja

El asesino de la baraja. Huérfano de madre desde los ocho años. Viajes de misión humanitaria a Bosnia. Un Renault Megane. Una pistola Tokarev 7,6 milímetros comprada por 400 euros en un pub. Una baraja española. Tres meses. Seis asesinatos

La conjura del callejón

Rodeado de un extraño halo de traiciones, procesos heréticos y un anhelo de las ambiciones más abyectas, la muerte de don Juan de Escobedo conmocionó a la corte de Felipe II