La humanidad de los números


Nos hemos acostumbrado a los nombres sin nombrar, al papel sin sentimientos, a las líneas de espacio en blanco
Personas a la cola en la oficina nacional de empleo (INEM)

Personas a la cola en la oficina nacional de empleo (INEM). Foto: ABC

Hace un año tuve que apuntar mi nombre en una lista. Era una feria en el Palacio de Congresos organizada por una empresa de cursos de idiomas. No me quedó más remedio que acudir. Mi madre lo había oído en la radio y lo habían vendido como una feria de empleo. Mi situación no me permitía decirle que era una acción de marketing y que no iba. Había colas interminables ante los expositores. Cientos de personas con panfletos en las manos y bolsas de tela saturadas de opciones de futuro. Duré cinco minutos y me fui. Cogí el metro para volver a casa y, de pronto, me fijé en una chica. Estaba sentada. Todos los sitios a su alrededor estaban vacíos. La gente miraba de reojo pero nadie de frente. Y ella lloraba sin ocultarse. Tenía 30 años, de su nombre ya no me acuerdo. Había estudiado Derecho, estaba en paro, y ella también había estado en la feria. Vivía con sus padres y, al igual que yo, había acudido presionada por su madre. Pensaba que le serviría de algo. Pero no había tardado demasiado tiempo en ver que no había nada que pudiese hacer allí.

Hace un par de semanas, por casualidades de la vida, conocí a una de las responsables de esa campaña. Hablaba de los despidos de su empresa y de que a veces para presentar informes positivos, hay que saber vender las cosas. Aunque sean cogidas por los pelos. Su campaña del año anterior había sido un éxito y sus jefes estaban contentos. Mientras, yo sólo podía pensar en aquella chica que lloraba, en sus padres, en los míos, en las colas de gente con panfletos en la mano y en la lista interminable de nombres entre los que también figuraba el mío. Nos hemos acostumbrado a los nombres sin nombrar, al papel sin sentimientos, a las líneas de espacio en blanco. Más de cinco millones de parados frente a un último número: 4.979. Los que han salido en marzo. Hay que saber vender.

 

Tags: , ,

Texto por: Isabel Miranda Pinillos

Ver los artículos de Isabel Miranda Pinillos
-¿Y tú por qué estás aquí? -le preguntaba Barlés, guasón, aquella noche en el vestíbulo del hotel Dunav de Vukovar. -Porque me gusta -respondía Gervasio humilde, en voz baja. (Territorio Comanche)

Sin comentarios.

Deja un comentario

Bob Pop: «Si escribo algún otro libro lo haré con alguien más, ya solo me aburro»

El bloguero, columnista y presentador de televisión Bob Pop —Roberto Enríquez— recibe el Premio Blasillo. Habla con Madrilánea sobre su carrera, lo políticamente incorrecto y el galardón

Las historias que deberíamos estar contando sobre los inmigrantes, según Eileen Truax

La periodista recuerda que la migración es un fenómeno inherente al ser humano y dice que lo que le falta a la prensa es ir más allá de los números, hablando de personas y generando empatía

Entre el inglés y el español: la simbiosis del Periodismo latinoamericano «made in USA»

Nancy San Martín, del periódico Nuevo Herald, y Selymar Colón, del canal de televisión Univisión, reivindican los beneficios de la diversidad hispana en las redacciones estadounidenses

Periodismo contra el reloj

Antonio Rull, Dori Muñoz y Juan Rodríguez Talavera han dado las claves para aprender a interpretar los datos de audiencia en la segunda jornada del Congreso de Huesca

Los cibercafés como lugar de trabajo: viajar y emprender para difundir

Juan Pablo Meneses aporta desde su experiencia como emprendedor qué le ha llevado a desarrollar plataformas orientadas al beneficio de los periodistas

Selymar Colón: «Si un poderoso habla bien de un periodista, el periodista debe preocuparse»

Periodista experta en medios sociales, Colón participa en el Congreso de Periodismo de Huesca para hablar del periodismo latino en los Estados Unidos