El poder del «bunga bunga»


El caos político en Italia vuelve a dejar a Silvio Berlusconi en el epicentro del poder. Quien quiera gobernar el país transalpino deberá contar con «Il Cavaliere»
El resultado electoral otorga a Berlusconi poder de decisión. FOTO: REUTERS

El resultado electoral otorga a Berlusconi poder de decisión. FOTO: REUTERS

La crisis política italiana, persistente y recurrente, se ha convertido en gasolina que amenaza con resucitar las llamas de una Europa inflamable. La incapacidad del arco parlamentario para alcanzar un pacto de gobierno, personificado en un nuevo primer ministro que sustituya al tecnócrata Mario Monti ha perpetuado a éste en el poder. Y ya saben, a río revuelto ganancia de pescadores. Y no hay nadie que pesque mejor en Italia que Silvio Berlusconi. Empresario, multimillonario, acorralado por la Justicia, organizador de eventos erótico-festivos y auténtico rey del mambo de la política italiana. El delicado equilibrio de fuerzas políticas en el país transalpino ha devuelto a «Il Cavaliere» a su lugar natural: el centro del poder, con influencia para hacer y deshacer.

La gravedad de la situación es a menudo suavizada por quienes repiten que «Italia siempre ha estado así», refiriéndose a su histórica capacidad para el desgobierno. Tal vez los italianos estén acostumbrados, lo que no convierte la situación en menos grave, pero los europeos no. La Unión Europea no puede permitirse que el tercer país más potente del euro ponga rumbo hacia un ingobernabilidad prolongada que acreciente su ya de por sí maltrecha situación financiera. Pero acostumbrados a moverse en aguas pantanosas, los partidos políticos italianos se han dado por vencidos. Ante la imposibilidad de un acuerdo para elegir al primer ministro, se ha dado carpetazo a la cuestión para centrarse en la búsqueda de un sustituto para Giorgio Napolitano en la presidencia de la República, cuyo mandato expira el 15 de mayo. Y en esta cuestión el acuerdo tampoco parece sencillo. Los culpables son varios, son todos: en primer lugar un Partido Democrático en permanente esquizofrenia y en el que el liderazgo de Bersani vuelve a ser cuestionado. Intentar primero contentar a Beppe Grillo para luego sentarse a la mesa de Berlusconi debe producir una difícil digestión. Pero no hay excusas para una formación que, como su país, lleva tiempo conviviendo con la zozobra. Otro responsable es el Movimiento 5 Estrellas, una formación que, abanderada por Grillo, ha acaparado el descontento ciudadano. Pero como movimiento espontáneo, comienza a instalarse la divergencia entre quienes creen que habría que haber facilitado un gobierno de Bersani y las posturas enrocadas en el no a todo de su líder. Bien podría decirse que otro responsable es el pueblo italiano, que ha vuelto a depositar su confianza en un Berlusconi que vivía desde hace meses desahuciado para la vida política y cuyo destino más lógico parecía la cárcel. Su ascenso, ha laminado de las urnas el «tecnocentrismo» de Mario Monti, con quien el pacto con el Partido Democrático habría terminado por llegar.

En esta situación de incertidumbre vive Italia unos días clave para el conjunto de Europa. La democracia puesta a prueba una vez más. La grandeza de la Roma Imperial se presenta como ejemplo descorazonador para quienes comprueban ahora que, en mitad del fango y la confusión, vuelve a emerger una suerte de emperador discotequero para decidir el futuro de todos. La personificación del «bunga bunga» vuelve a estar en la cresta de la ola. Dispuesto a tejer una red que le confiera la inmunidad judicial que tanto necesita. Los italianos deben pensar qué han hecho. Pero sobre todo deben pensar qué harán. Pronto se repetirán las elecciones, y en sus manos volverá a estar la capacidad de desalojar de la política a aquellos que la convirtieron en su cortijo.

 

Tags: , , , , ,

Texto por: Victor Ruiz de Almirón

Ver los artículos de Victor Ruiz de Almirón
«Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo escribe libros».Marco Tulio Cicerón

Sin comentarios.

Deja un comentario

Bob Pop: «Si escribo algún otro libro lo haré con alguien más, ya solo me aburro»

El bloguero, columnista y presentador de televisión Bob Pop —Roberto Enríquez— recibe el Premio Blasillo. Habla con Madrilánea sobre su carrera, lo políticamente incorrecto y el galardón

Las historias que deberíamos estar contando sobre los inmigrantes, según Eileen Truax

La periodista recuerda que la migración es un fenómeno inherente al ser humano y dice que lo que le falta a la prensa es ir más allá de los números, hablando de personas y generando empatía

Entre el inglés y el español: la simbiosis del Periodismo latinoamericano «made in USA»

Nancy San Martín, del periódico Nuevo Herald, y Selymar Colón, del canal de televisión Univisión, reivindican los beneficios de la diversidad hispana en las redacciones estadounidenses

Periodismo contra el reloj

Antonio Rull, Dori Muñoz y Juan Rodríguez Talavera han dado las claves para aprender a interpretar los datos de audiencia en la segunda jornada del Congreso de Huesca

Los cibercafés como lugar de trabajo: viajar y emprender para difundir

Juan Pablo Meneses aporta desde su experiencia como emprendedor qué le ha llevado a desarrollar plataformas orientadas al beneficio de los periodistas

Selymar Colón: «Si un poderoso habla bien de un periodista, el periodista debe preocuparse»

Periodista experta en medios sociales, Colón participa en el Congreso de Periodismo de Huesca para hablar del periodismo latino en los Estados Unidos