Una «picapleitos» por vocación


Los pequeños abogados van haciéndose un hueco en el mundo jurídico con dedicación, vocación y exquisita entrega. El abogado de toda la vida vuelve a ponerse de moda

 

Imagen del despacho de Julia. Foto: Laura C.

Imagen del despacho de Julia. Foto: Laura C.

En un barrio madrileño con mucha solera, una genial iniciativa abre sus puertas. A los pies de la calle Blasco de Garay, una abogada de a pie, Julia, ha abierto un pequeño despacho con mucho encanto, que más que un bufete parece una tienda de ultramarinos de toda la vida, pues su negocio va en armonía con el resto de la calle. Sus «productos jurídicos» son baratos y con la máxima calidad. Y el servicio al cliente es de tú a tú.

Julia ha decidido ejercer por su cuenta tras más de 20 años en grandes despachos. Ahora valora la calidad de vida y por encima de todo, la posibilidad de tratar al cliente con tanta cercanía. Colabora activamente con varias ONGs, de hecho en una de ellas consiguió su primer cliente.

A continuación un relato de ficción en ese escenario:

Primera escena

Suena el timbre, se abre la puerta y entra un señor mayor, cartera en mano, bastón y sombrero a un portal de Blasco de Garay.

DON PANCRACIO. ¡Buenos días!

JULIA. Hola señor, ¡buenos días! ¿En qué puedo ayudarle? Dice la «tendera» sonriente.

DON PANCRACIO. Póngame una sociedad, por favor. Dice con cara de seguridad y señalando a las ofertas de la puerta.

JULIA. ¿Una sociedad? Pero mire a ver cuál quiere.

DON PANCRACIO. Esa, esa… La que hay ahí por 69 euros en amarillo. Con gesto de paciencia.

JULIA. Estupendo, ¿se la lleva? ¿Qué más?

DON PANCRACIO. Sí, sí, ¡qué me la llevo, oiga! Con estos precios… Pues… Estoy pensando que llega junio y… ¡No tengo hecha la declaración de la renta!

JULIA. ¡Marchando un IRPF! ¿Cuándo viene y nos sentamos a ponerlas en marcha? ¿El viernes a la mañana?

DON PANCRACIO. Muy bien oiga. ¡Joven, otra cosa! Necesito gestionar el nuevo impreso que ha salido de la Ley X/1234.

JULIA. Lo tendría que estudiar… Si me da su teléfono le llamo en un par de días.

 

Segunda escena

Escenario: Julia sentada con el boli en la boca y llamando por teléfono. Suena el teléfono varias veces antes de coger.

JULIA. Sí… ¡Oiga! ¿Es la casa de don Pancracio?

DON PANCRACIO. ¡Sí! Soy yo, ¿quién me llama? Dice chillando porque está sordo.

JULIA. ¡Soy Julia! ¡Quedé con usted en llamarle para el asunto de la Ley X/1234! Ya se lo he mirado.

DON PANCRACIO. ¡Ay hija mía!… Si es que ya me lo hicieron en el bufete «Pitimini y Miñón» y ¡mejor que no me lo hubieran hecho! 300 euros hija…

JULIA. Pero don Pancracio, ¡si le dije que le iba a llamar!

DON PANCRACIO. Ya hija ya… Pero como vi que no estaba usted muy puesta llamé a éstos. Ya sabe… Un despacho grande y ¡el nombre muy conocido…! Y ni les he visto la cara, guapa… ¡Vamos, ni una llamadita! Ahora que de cobrar la minuta no se han olvidado.

JULIA. Ay, don Pancracio…

DON PANCRACIO. Silencio. Y por curiosidad joven¿Cuánto me hubiera costado? Dice en el fondo no queriendo saberlo.

JULIA. Pues mejor no se lo digo oiga… Pero vamos hubieran sido cinco minutitos. Y 50 euros, piensa.

 Y así los pequeños abogados van haciéndose un hueco en el mundo jurídico. Con dedicación, vocación y exquisita entrega.

El abogado de toda la vida vuelve a ponerse de moda.

 

 

Tags: , ,

Texto por: Laura Casado Domech

Ver los artículos de Laura Casado Domech

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época