¿Puede un periodista tuitear lo que quiera?


¿Debe un informador seguir la línea editorial del medio para el que trabaja en su cuenta personal? ¿Existe la misma ética en papel que en la red?
SÍ - G. LÓPEZ

SÍ – G. LÓPEZ

El periodista tiene derecho a escribir a título personal en las redes sociales y alejarse de la línea editorial de su medio si lo cree conveniente. La ligereza con la que algunos deciden censurar las opiones y las palabras de estos profesionales resulta preocupante. Se ha llegado al punto, razonable, de exigirles que sean tan cuidadosos en las redes como en los periódicos convencionales, al menos según las últimas sentencias judiciales que tratan este tema. Pero esto solo tiene sentido cuando están ejerciendo su profesión, si están trabajando para su medio. De lo contrario, el periodista no es más que un ciudadano que ejerce su derecho a la libertad de expresión. Censurarle en su ámbito personal sería como exigirle a todos los ciudadanos que contrastaran la información antes de hablar de cualquier tema. Al final, nadie diría nada, o desde luego nada en contra de quien detentase el poder de censurar. Es cierto que la ética periodística debe estar presente en las redes. Allí la propagación de la información es casi inmediata, lo que se dice en internet queda registrado y puede difundirse globalmente. Pero el periodista nunca deja de ser un ciudadano.

 

NO - M. R. DOMINGO

NO – M. R. DOMINGO

Roza el cinismo defender que la ética profesional del periodista distingue de horarios, de empresas o de soportes. No confundamos la libertad de expresión con la profesionalidad. Los rumores encuentran su nicho en las redes sociales, donde se extienden como la pólvora gracias a su eco multiplicador. Por eso, la prudencia y el sentido común, que nos guían a la hora de redactar los textos que publicamos en el medio para el que trabajamos, también resultan imprescindibles a la hora de escribir un tuit o de exponer una opinión en un post de Facebook. Obviar algo así no es más que tirar piedras contra nuestro propio tejado. Nos guste o no, nuestro nombre encabeza aquello que publicamos, por lo que, ya sea en una redacción o desde la playa con el móvil, mantener los estándares de rigor y calidad debe ser nuestra prioridad. Porque en 140 caracteres se puede aportar mucha información y también muchas estupideces. Y Twitter también es nuestra carta de presentación, es un currículum vivo que alimenta el periodista con cada tuit. Por lo que abandonar el terreno de las certezas en las redes sociales es cavar la tumba a nuestra propia reputación como profesionales de la información.

¿Puede un periodista tuitear lo que quiera?

  • No (63%, 12 Votes)
  • (37%, 7 Votes)

Total Voters: 19

Loading ... Loading ...

Tags: , , , , , , , ,

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época