La nueva moda: alquilar vestidos en Navidad


«Hay un mercado enorme y sitio para todos», asegura el modisto Lorenzo Caprile

Con la llegada de la Navidad son muchas las personas que se enfrentan a cenas de empresa y eventos familiares. Ir perfecto para la ocasión no es una tarea fácil, sobre todo por lo que supone el gasto en vestidos y trajes de fiesta. En el barrio de Salamanca han emergido en los últimos años boutiques que alquilan vestidos de firmas como Benedetta, Elie Saab, Emanuel Ungaro, Calvin Klein o Juanjo Oliva. Este tipo de negocios ofrecen la posibilidad de acudir a una fiesta con un modelo de temporada y vivir la experiencia del lujo por un coste más que razonable.  ¿Quién dijo que para ir a la última había que invertir cantidades desorbitadas de dinero? 

Precisamente esa es la mentalidad de las clientas de 24fab, que acuden a su local de Claudio Coello con el objetivo de ir perfectas en estas fechas señaladas. «En Navidad se alquila el brillo y el negro. Sobre todo, son vestidos de fiesta mucho más atrevidos y cortos. No son vestidos de boda», comenta Anabel Zamora, propietaria de la boutique. Hace cuatro años, Zamora se encontraba en Nueva York por trabajo y vio una chaqueta de Stella McCartney que costaba 6.000 euros. En ese momento, pensó que era una pena tener que ahorrar para comprar una pieza tan cara y tenerla en el armario. «En lugar de preocuparte por ahorrar, te metes en la web y puedes vivir la experiencia del lujo sin tener que hipotecarte», asegura Zamora. Esta joven emprendedora apuesta por el shopping inteligente: «Con el dinero que te gastas en un vestido, alquilas diez». «Es una forma más de un modelo de vida que está cambiando el mundo», declara. Además, en la tienda también disponen de «estolas de zorro y nutria y de joyas, que se alquilan para realzar vestidos sencillos», revela la propietaria de 24fab que destaca que durante el mes de diciembre todos los vestidos «se alquilan por 69 euros y bajan los precios de los accesorios».

En la misma calle, Claudio Coello, se encuentra ubicado el taller de uno de los modistos de cabecera de la alta sociedad y parte de la aristocracia española, Lorenzo Caprile. El diseñador comenta que «como siempre en España, llegamos a todo con retraso, esta iniciativa se lleva a cabo en EEUU desde hace mucho tiempo», admite que de la misma forma que «se alquilan coches, también vestidos». Además, asegura que hay mujeres que tienen eventos de manera esporádica y que se conforman con alquilar un traje. «Hay un mercado enorme y sitio para todos», sentencia el afamado diseñador.

Imagen de la tienda 24fab en Claudio Coello

Imagen de la tienda 24fab en Claudio Coello

Patricia Moreno, periodista de moda y colaboradora en la revista TELVA, asegura que el alquiler de vestidos «no sólo es una tendencia, sino que, como tal, está acorde a los tiempos». La joven periodista comenta que una persona que siempre ha podido comprarse un vestido para cada acto social, pese al recorte en su día a día por la crisis, «ve que no tiene que renunciar a su vida social y que, de cierta manera, todo sigue igual en ese campo, aunque sea en aras de la imagen». Por otro lado, argumenta que el alquiler de vestidos en el ámbito femenino «es una novedad, los chaqués se alquilan desde hace tiempo». «Esto abre un nuevo segmento de mercado, que cubre una necesidad y reinventa el consumo de moda en clave sostenible», sentencia Moreno.

Una buena opción

De la misma opinión es la asesora de moda de Paula Echevarría o Sara Carbonero, Ana Antic, una de las mejores estilistas de España, que avala que es una buena opción «para las que saben que no se lo van a poner otra vez, o para las que no quieren gastarse mucho y quieren ir de firma». Por otro lado, asegura que ella prefiere «ir a las tiendas, para probar y tocar el tejido». Pero reconoce que este tipo de negocios «tiene su público» y es muy cómodo para todas aquellas mujeres «que conocen su talla y tienen las ideas claras ».

Como en cualquier moda instaurada recientemente también hay detractores. Una fiel consumidora de primeras firmas, la joven abogada Patricia Navarro, explica que le parece «una buena opción». Sobre todo para aquellas personas que buscan «un vestido de esas características y se sale de su presupuesto». Sin embargo, comenta que no sabe si estaría dispuesta a gastar «ese dinero pudiendo invertirlo en un vestido para tenerlo siempre». «Es una inversión a un saco vacío», sentencia Navarro.

Pero el alquiler de trajes no es apto unicamente para mujeres. Javier Huerta, licenciado en Publicidad, alega que las tiendas de alquiler «son una de las mejores soluciones para estas fechas tan señaladas, una forma económica de afrontar la etiqueta para una noche». Asís Yarto es el propietario de la famosa tienda Chaqué Madrid de la calle Ayala. «En diciembre disminuyen las bodas pero alquilamos principalmente smokins y algún frac», argumenta Yarto. Esta tienda situada en pleno barrio de Salamanca nació hace 15 años «porque existían los sitios típicos de Madrid» y querían ofrecer «un servicio exclusivo y más nuevo». En Chaqué Madrid, el trato con el cliente «es muy personal» y tiene «flexibilidad» a la hora de devolver la prenda. Además, Yarto añade que otra pieza que se alquila mucho es el smokin blanco. «Es muy elegante y en principio choca pero cada vez se demanda más», declara el propietario de Chaqué Madrid. Este empresario garantiza que lo que antes «era extravagancia, ahora es moda». En la tienda se encuentra Paloma Cardenal, ella hace que la experiencia de alquilar una prenda sea exclusiva y completamente personalizada. En Chaqué Madrid también venden zapatos y la clásica camisa blanca para cualquier tipo de traje. El alquiler del smokin y del chaqué, incluyendo sus complementos, cuesta 65 euros, si se trata de un grupo 59 euros.

Interior de la tienda de la calle Ayala, Chaqué Madrid

Interior de la tienda de la calle Ayala, Chaqué Madrid

Antes de crear La más mona, Polo Villaamil trabajó en Londres en el mundo de la banca financiera. Cuando llegó la crisis, le despidieron y decidió airearse por las calles de la ciudad sobre un deportivo que alquiló para darse un pequeño homenaje. En ese momento se planteó que era mejor alquilar un coche cuando quisiera y disfrutar de la experiencia antes que comprarlo por una suma muy elevada de dinero. Al llegar a casa, su hermana tenía una fiesta, su armario estaba lleno de ropa, pero ella «no tenía nada que ponerse». Así nació La más mona hace un año, su showroom se encuentra en Alcobendas. María Macías, la directora de comunicación de la firma, asegura que es difícil «dar a conocer el alquiler en España». «Nuestro target es una mujer de entre 30 y 42 años, práctica pero adicta a la moda y que no tiene tiempo para ir de compras», comenta Macías. En su página web «la clienta puede filtrar por color, largo y tipo de fiesta» comenta Macías mientras asegura que además tienen «un chat abierto para que la clienta pregunte cualquier duda en la tienda». Además, La más mona tiene un servicio para rentabilizar armarios que consiste en alquilar vestidos a sus clientas por seis meses.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Texto por: Angie Calero Belenguer

Ver los artículos de Angie Calero Belenguer

Una respuesta to “La nueva moda: alquilar vestidos en Navidad” Subscribe

  1. Olivia 18 agosto, 2014 en 15:49 #

    Otra web de alquiler de vestidos y accesorios de diseñador es http://www.dresseos.com.

    Puedes alquilar on-line o puedes pedir cita previa y acercarte a su showroom en Alcobendas- Madrid ( 916 229 275)
    Ofrecen un seguro de 9,90€ por si lo dañas o manchas.
    ¡100% recomendable!

Deja un comentario

Platos gourmet a partir de una lata de conservas

Frinsa, una de las marcas de referencia del sector, apuesta por elevar el prestigio de los productos del mar enlatados

El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros

Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido

Un asentamiento de mendigos, calvario de los vecinos del Puente de Ventas

Un grupo compuesto por unos 30 gitanos de origen rumano y presuntamente víctimas de una red de trata lleva años siendo foco de problemas en la zona

Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles

La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe

Porteros: un oficio en peligro de extinción

El clásico oficio de portero que custodia y habita en la comunidad de vecinos parece dejar paso a las empresas de conserjería con trabajadores multidisciplinar

«¡A todo el mundo le ha dado por el punto y el ganchillo!»

Cada martes por la tarde un grupo de mujeres se reúne en un restaurante de Collado Villalba para tejer con fines solidarios