Good morning! Mr. Campos


Raúl Campos, un cosladeño que se marchó a Escocia con la maleta llena de chorizo e ilusión, ha logrado conquistar el prestigioso UK Bus Awards
Conductor del año en Reino Unido

Raúl Campos dando su discurso en la ceremonia de entrega de premios. Foto: UK Bus Awards

Lleva seis años conduciendo por la izquierda, pero sigue manteniendo su acento cosladeño cuando habla el idioma de su país de adopción: Escocia. Raúl Campos Folgado, de 33 años de edad, acaba de recibir el galardón más prestigioso para el gremio de conductores de autobuses en el Reino Unido, el UK Bus Awards.

«No soy el mejor conductor de Reino Unido», reconoce Raúl con la simpatía y la modestia que le caracteriza. «Tampoco soy el mejor conductor de Edimburgo, ni siquiera de mi línea de autobús», añade. El cosladeño comparte línea con otros 40 compañeros: «Son buenísimos y no cometen nunca errores».

Si viajas a Edimburgo y el conductor de autobús que te lleva desde el aeropuerto al centro de la ciudad te saluda con un Good morning con marcado acento madrileño, estás en buenas manos. «El UK Bus Award es un premio muy importante en el Reino Unido», explica Sarah Boyd, jefa de operaciones de Lothian Buses, empresa donde trabaja Raúl. «Que él haya ganado el premio a mejor conductor entre más de 200.000 conductores de autobús es un reconocimiento increíble».

Raúl Campos, vencedor

Raúl, posando su con premio. Foto: UK Bus Awards

La ceremonia de entrega tuvo lugar el pasado 27 de noviembre en el Hotel Hilton en la vía de Park Lane de Londres, donde se dieron a conocer los ganadores de las 21 categorías distintas. El protagonista resta importancia al galardón, pero el proceso de selección que tuvo que pasar no es nada sencillo. De entre más de 2.000 empleados que tiene Lothian Buses, la empresa seleccionó a Raúl para la categoría de mejor conductor. Un jurado valoró todas las candidaturas presentadas por las distintas compañías de autobuses del Reino Unido.

Los siete nominados tuvieron que conducir por Londres en un autobús equipado tecnológicamente para medir la suavidad en la conducción y la eficiencia en el consumo. Además, pasaron la prueba del mistery traveller, un miembro del jurado que se hace pasar por cliente, pero que observa y evalúa al conductor. «Nunca sabes cuando se monta, además lo hace en distintas ocasiones para comprobar tus habilidades y el servicio que das al cliente», comenta Raúl.

Esta última cualidad es una de las razones por las que Raúl ha ganado el UK Bus Awards. «Los clientes están encantados. Recibimos cartas muy a menudo con elogios para él», cuenta Boyd. El premiado comenta que tiene guardadas 30 cartas que su jefa le ha hecho llegar. «Intento realizar mi labor con una sonrisa en la cara. Siempre doy los buenos días o las buenas tardes, es una cuestión de educación».

Al igual que las grandes estrellas, el cosladeño no para de recibir galardones. En 2012 ganó el premio a mejor conductor de la ciudad de Edimburgo. «Durante la gala de este último premio estaba nerviosísimo y cuando escuché mi nombre me puse a dar saltos de alegría y a llorar», asegura el premiado que confiesa que en ese momento echó de menos a su familia. Le hubiera gustado «dar un beso» a su novia y «abrazar» a su madre.

«Edimburgo ha cambiado mi visión de las cosas»

Raúl emigró a Escocia hace seis años, cuando España todavía no había tocado fondo. Salió de Coslada porque no le gustaba la vida que llevaba y Madrid le agobiaba. A parte de ello, la experiencia que iba a adquirir viajando al extranjero influyó en su decisión: «Consideraba que saber inglés era algo imprescindible para explorar otros países».

Asentado completamente en Escocia, es uno de los 46.000 españoles que trabajan en las islas británicas, según el Ministerio de Trabajo y Pensiones del Reino Unido. Después de un tiempo en Edimburgo, se enamoró del estilo de vida que le ofrece esta ciudad, asegurando que le ha cambiado su forma de ver las cosas, por lo que no se plantea volver. Pasados unos meses y con el idioma un poco mejor aprendido, encontró trabajo en Lothian Buses.

Un conductor al que no le gusta conducir

Raúl es un rara avis. Aunque se gana la vida como autobusero y le encanta su trabajo, confiesa que no le gusta conducir: «Intento evitarlo siempre que puedo». Acostumbrado a los 50 kilómetros por hora del autobús dice que cuando viaja en un vehículo que va rápido se pone nervioso.

La vocación le viene de su padre, Juan Antonio Campos, conductor de autobuses en la Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT). «El hecho de tener a mi padre en casa trabajando en ello hizo que me llamara la atención la profesión», alega Campos. Su padre es todo un ejemplo para él: «Lo que más destaco de su trabajo es que cumple con el código de circulación y lo hace sin correr riesgos».

Lo que más echa de menos este cosladeño, además de la familia y los amigos, es el clima de España. Una opinión que comparte con la mayoría de emigrantes españoles en tierras escocesas. «Aquí esta época es muy dura no por el frío, sino por la oscuridad». El futuro del joven conductor pasa por seguir con su trabajo y no cometer ningún error, porque ahora que tiene el premio «sería muy embarazoso».

Raúl Campos sigue siendo la misma persona que llegó a Edimburgo con la maleta «llena de chorizo e ilusión». El mejor conductor del Reino Unido seguirá regalando sonrisas y recibiendo educadamente a todos sus viajeros. De momento, los cosladeños tendrán que esperar para tenerle conduciendo los autobuses de Coslada.

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Texto por: Daniel Nebreda

Ver los artículos de Daniel Nebreda

Sin comentarios.

Deja un comentario

La Moraleja intentó antes lo que no ha conseguido Cataluña

La urbanización madrileña comenzó un movimiento segregacionista en busca de la independencia del Ayuntamiento de Alcobendas

Gitanas feministas: «Hay racismo dentro de la lucha de género»

La libertad sexual, nuevas masculinidades y el empoderamiento de la mujer son algunos de los mensajes lanzados durante el primer Congreso Feminista Romaní a nivel europeo

La nostalgia de los argentinos a través del fútbol en Madrid

Miembros fundadores de las Peñas de Boca y River en la capital española cuentan cómo viven la pasión lejos de su tierra y de sus afectos

De la Cañada Real a la ciudad: la «mudanza» de la heroína

La proliferación de los llamados «narcopisos» abre la posibilidad de que Madrid regrese a la situación que vivió en los años 80

Jero García: la cara y la cruz del boxeo

El bicampeón de España analiza la situación actual del «noble arte» en el país y los momentos posteriores a su retirada

Personas racializadas claman contra la España «colonizadora»

En el coloquio «No esperaban que sobreviviéramos» varias personas con distintas ascendencias hablaron de «el blanco» como «un privilegiado» dentro del sistema