«Perdí la noción del tiempo y pensaron en sacarme del agua»


Héctor R. Ballesteros ha sido el único hombre capaz de cruzar el Estrecho de Gibraltar nadando a mariposa. Paró el crono tras más de siete horas de cuerpo a cuerpo contra el mar

«Lucho por mis sueños, obligado estoy» es el eslogan que preside su página web y la máxima que ha convertido a Héctor Ramírez Ballesteros (Madrid, 1991) en el primer hombre capaz de cruzar el Estrecho de Gibraltar nadando a mariposa. Aquella odisea le dejó más de una semana sin poder levantar los brazos, prácticamente inmóvil por las molestias. Dos meses después, asegura que lo volvería hacer «solo por la sensación del final».

La idea de unir Europa y África nadando a mariposa, el estilo más duro físicamente, surgió hace ahora dos años. Su ambición le movió a valorar con su entrenador la posibilidad de convertirse en el primero en conseguirlo y, de paso, apuntarse el récord del mundo. «Nos habíamos planteado cruzar el Estrecho a crol, pero le dije que por qué no a mariposa. Él me contestó que, si yo estaba dispuesto a hacerlo, él estaba dispuesto a entrenarme», recuerda. Buena parte de esa preparación la realizó en la piscina de Pinto, donde nadaba entre 40 y 48 kilómetros semanales. En total, más de 2.000 kilómetros en 2013, el equivalente a recorrer la Península ibérica de norte a sur dos veces.

hector-ramirez-estrecho

Héctor Ramírez, en un momento de su travesía por el Estrecho. Fotos: Manuel Pérez

«Tardé hora y media en hacer los últimos 500 metros cuando en condiciones normales tardaría diez minutos»

Con ese bagaje se presentó en Tarifa el 1 de septiembre, aunque hasta el 8 no pudo saltar al agua por el estado del mar. En ese tiempo de espera e incertidumbre tampoco dejó de prepararse: «Entrenábamos en una playa donde decían que había unas condiciones parecidas a las que iba a tener en el Estrecho». Sin embargo, solo nadaba durante una hora al día para no desgastarse. En cualquier momento –de un día para otro, como así sucedió– le podían avisar de que tenía que entrar en el agua.

Al octavo día, pudo probar suerte. «Me dijeron solo cosas malas: que a los que lo habían hecho el día anterior, que era un grupo de cuatro, no les favoreció nada la corriente, que la temperatura del agua estaba más fría que antes… A mí la corriente me perjudicó al principio y sobre todo en los últimos 500 metros: tardé una hora y media cuando en condiciones normales tardaría diez minutos», recuerda todavía con gesto de incredulidad.

hector-ramirez-gibraltar

Héctor tocó tierra después de 7 horas y 5 minutos nadando

«Fue más duro de lo que esperaba, sobre todo al principio porque el agua chocaba contra la costa. Había veces que no veía la barca guía por culpa del oleaje, el gorro se me cayó y lo tiré a la barca. En ese momento pensé ‘como sea todo así va a ser un poco duro’», explica el pinteño. El resto de la travesía tampoco fue sencilla, hasta el punto de que tuvo que dejar de alimentarse durante parte del trayecto. «Cada hora tomaba bebida energética y geles, pero a las tres horas me empezaron a sentar mal y tuve que dejar de tomar cosas hasta la quinta hora. Ni beber me apetecía».

«Me acuerdo solo de la primera hora, del final, pero del tramo de la mitad… como si hubiera sido un sueño»

«Fue un momento en el que empecé a perder la noción del tiempo. Sabía más o menos la hora que llevaba pero nunca me había pasado eso. Dicen que es algo que le ocurre también a los fondistas, que pierden la noción», explica. «Me acuerdo conscientemente de la primera hora, del final, pero del tramo de la mitad… como si hubiera sido un sueño. Hubo ratos que era nadar por nadar», cuenta Héctor R. Ballesteros, que asegura no terminar de creerse lo que consiguió.

El nadador pinteño, a su llegada a África

El nadador pinteño, a su llegada a África

La aventura, el récord y el reconocimiento corrieron peligro de la forma más tonta. En esos fatídicos 500 metros finales, cuando parecía que estaba todo hecho, la organización se planteó obligar a Héctor a abandonar. «Es una zona en la que han sacado a muchísima gente y, como veían que no avanzaba, estuvieron pensando sacarme. Me veían cansado, pero si me llegan a decir que me tengo que salir hubiera apretado mucho más», relata sonriente y orgulloso por ese último esfuerzo.

«Las diez últimas brazadas fueron lo que más disfruté de la prueba. Me dijeron que cuando llegase no me sentara en la costa porque había ostras o algo así y que me podía cortar. Me dio igual, me senté y lo disfruté», recuerda el nadador. Héctor tocó tierra y levantó sus manos al cielo de Marruecos. El récord del mundo ya llevaba su nombre, puesto que nunca nadie había cruzado el Estrecho nadando a mariposa. Sin embargo, después de 7 horas y 5 minutos de travesía no hubo apenas tiempo para la celebración: «En casi dos minutos subí a la barca y me pusieron una manta térmica. Pensé que estaba bien pero temblaba bastante. Me tomé un caldo y me quedé dormido. A veces abría los ojos e iba viendo los delfines, fue como un sueño». Un sueño realizado.

Tags: , , , , , , , ,

Texto por: Jorge Sanz Casillas

Ver los artículos de Jorge Sanz Casillas

Sin comentarios.

Deja un comentario

Los tres kilómetros de calle más mortíferos para los peatones de Madrid

De los 16 atropellos mortales registrados en 2018, en Retiro fue donde más hubo con un total de tres, dos de ellos en la calle del Doctor Esquerdo

Jornadas de cocina que alimentan el intercambio generacional

Padres e hijos participan en unos talleres gastronómicos que impulsan el trabajo en equipo

Fuenlabrada apuesta por los productos frescos y de proximidad

Los ciudadanos pueden adquirir las hortalizas procedentes de las huertas locales en una red de puntos de venta directa distribuidos por la ciudad y algunos barrios de Madrid

Un paseo por el Madrid de la Guerra Civil

Aún se pueden apreciar algunas edificaciones que han resistido a la Guerra Civil como en el Parque del Oeste, el Cerro de Garabitas, el Parque El Capricho o la historia que envuelve a Ciudad Universitaria

Cerdos, pandas y cante flamenco: así celebra Madrid el Año Nuevo Chino

El distrito de Usera se convierte en el epicentro de la Fiesta de la Primavera de la capital. Un mercadillo típico y diferentes actuaciones sobre el escenario protagonizan los actos, acompañados de la tradicional Ceremonia de la Luz

The Doger Café, la primera cafetería en la que podrás adoptar un cachorro

Desde que abrieron las puertas del local, situado en el distrito Puente de Vallecas, han sido acogidos doce perros