«ARCO es como el Ave Fénix, renace de sus cenizas»


La galería Guillermo de Osma afronta la Feria de Arte Contemporáneo con una propuesta variada y dos apuestas: Paternosto y Dis Berlín
IMG_2694
Aún recuerda el primera obra que compró en un viaje de estudios a París cuando sólo tenía 16 años. Era una obra abstracta «malísima» de un artista «de nombre inventado» que encontró, probablemente, en Montmartre y que adquirió con sus pocos ahorros. Varias décadas después, conserva la pieza con más cariño que admiración y narra la anécdota entre risas. Guillermo de Osma es hoy un consolidado coleccionista con más de 35 años de experiencia tras trabajar en París, Londres o Nueva York y haber pasado más de 20 años en su galería de Claudio Coello, 4, en Madrid. Por sus salas han desfilado algunos de los nombres más importantes del arte moderno y contemporáneo, desde Joseph Albers hasta Richard Serra. Su galería se centra, sobre todo, en la vanguardia histórica europea y latinoamericana, comenzando con el futurismo y cubismo de los años 10 hasta el arte conceptual, minimalista y la nueva figuración de los 70.

UN VETERANO EN ARCO

Ya han pasado veinte ediciones  desde que Rosina Gómez-Baeza, directora de ARCOMadrid  entre 1986 y 2006, le pidiera a un escéptico Guillermo de Osma que expusiera allí. Ahora, el coleccionista es un fiel defensor de la Feria y prepara una variada propuesta para la cita del 19 al 23 de febrero: «ARCO es como el fénix, renace de sus cenizas. Tiene la capacidad de volver a generar entusiasmo  por el  arte».
Su estand se dividirá este año en varias secciones: una latinoamericana, otra dedicada al pop español y otra a la vanguardia histórica. Equipo Crónica, Equipo Realidad, Braque, Albers o Tapiès serán algunos de los embajadores más solemnes de su colección. La horquilla de precios será tan variada como su plantel de artistas. Podremos encontrar obras por 2.500 o 3.000 euros, como alguna de Francisco Bores, hasta un Braque por 240.000 o 250.000 euros. De Osma también llevará dos apuestas contemporáneas: César Paternosto y Dis Berlin.

UNA OPORTUNIDAD

deosma1De Osma insiste en que ARCO es una luz en el reticente panorama español y un escaparate al mundo: «Ha sido un  vehículo para España  y el modesto coleccionismo nacional». En cinco días las ventas se multiplican y los clientes potenciales crecen. Es una carta de presentación: «El año pasado fue bien para una mayoría importante de galerías nacionales y extranjeras», afirma. De Osma es habitual de otras ferias internacionales como FIAC o  Art Basel Miami.
«El mercado se ha visto muy tocado por la crisis»,  explica en referencia a la fuga de galerías internacionales de la Feria: «Han entendido que en momento de crisis no puede tener supernombres porque no tienen posibilidad de vender, pero han sabido sustituirlos por galerías interesantes, jóvenes y frescas», explica. A los problemas económicos y a una débil demanda interna, se le suma un nulo apoyo institucional que se materializó el año pasado con la subida del 21% del IVA cultural y a las importaciones (para comprar cuadros fuera de la UE): «Subir este impuesto al 21% cuando tus vecinos franceses lo tienen al 5,5%, te deja fuera de juego. A nadie se le ocurre importar un cuadro en España», comenta De Osma. El aumento de esta tasa significa, por ejemplo, que le cueste mucho más barato a un coleccionista francés que a un español comprar un cuadro de un artista estadounidense.
«La política cultural en nuestro país es bastante errónea. Cada vez que hay un cambio de Gobierno y ministro, cambian al director del Reina Sofía, la Biblioteca Nacional o el Prado. Es un disparate», afirma al ser preguntado por la escasa proyección internacional de artistas españoles.
De Osma reconoce las dificultades que tiene una feria como ARCO en un entorno difícil: «Para que un artista tenga valor de cotización es importante que su mercado natural, en este caso el español, esté activo», afirma el galerista antes de lanzar una pregunta al aire: «¿Por qué Tapiès es más barato que Soulages  cuando históricamente el primero es más importante?».
Pese a las adversidades, De Osma se confiesa aún «un romántico del galerismo». Durante estos años, ha hecho una importante labor en la puesta en valor del arte español de las vanguardias como demuestra su última exposición Escuela de Altamira, que finalizó en noviembre. Es uno de los pocos coleccionistas que aún realiza catálogos de cada exposición y exige como requisito «que la obra te hable, te haga pensar y te provoque»  antes de comprarla.

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Texto por: Sara Montero Minguez

Ver los artículos de Sara Montero Minguez

Sin comentarios.

Deja un comentario

Hablemos de derechos humanos

El Ayuntamiento de Móstoles celebra el 70 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos con una semana cargada de actividades culturales

Lavapiés despierta con protestas contra el desahucio de Pepi Santiago

Gracias al apoyo de los vecinos, fue paralizado por quinta vez el desalojo de la señora de 65 años y sus dos hijas

«Los ángeles de la guarda existen»

De lunes a viernes, los voluntarios del comedor social La Casita de Fuenlabrada trabajan sin descanso durante toda la mañana para ofrecer un plato caliente a personas sin recursos

Una historia de la posguerra en la cárcel de Torrijos

La residencia de ancianos situada actualmente en Conde de Peñalver se convirtió en prisión tras el estallido de la Guerra Civil. Uno de sus inquilinos más ilustres fue el poeta Miguel Hernández, quien compuso en los cuatro meses que pasó en su interior el poema de «Nanas de la cebolla»

La «nueva poesía» desborda las redes sociales

Los versos de autores jóvenes se abren camino en estas plataformas donde pueden alzar la voz y mostrar sus letras

Ciudad Lineal cierra el año como uno de los distritos con menos inversión

A finales de octubre, el sector lideraba la cola en cuanto a gasto ejecutado por las distintas áreas municipales