Sara García: «Lo importante no es cuánto vendes, sino a quién vendes»


La galería Bacelos acude a ARCOmadrid con obras de Giraut, Abigail Lazkoz y Jiménez Landa
«Encounters with the Inorganic II: Golden Voices», de David Ferrando Giraut

«Encounters with the Inorganic II: Golden Voices», de David Ferrando Giraut. Foto: Bacelos

 

 

La calle Doctor Fourquet, en el castizo barrio de Lavapiés, se ha convertido en el centro neurálgico del arte en Madrid. La primera en llegar fue Helga de Alvear en 1995 y tras ella, Espacio Mínimo y MaisterraValbuena. Con el auge de la crisis, a partir del año 2011 se produjo el gran éxodo de las galerías de arte contemporáneo a este barrio. «Esto no ha sido una coincidencia», explica Sara García, directora de la sede de la galería Bacelos en Madrid. La proximidad al Reina Sofía y a la Casa Encendida, sumado al precio de los alquileres ha condicionado esta situación. «Queremos que se hable de esta calle como la calle del arte».

Con más de 20 años de trayectoria en Vigo, el proyecto creado por Pepa Gómez Montesinos se ha trasladado a Madrid. «Hace dos años llegamos a la calle Apodaca en Tribunal. Ahora estamos en Fourquet. Si no estás en Madrid o Barcelona, no eres nadie en el mundo del arte», afirma la directora de la delegación madrileña de Barcelos. «Las galerías disgregadas no podrían sobrevivir, de ahí este movimiento».

Desde el año 2007 Bacelos está presente en la feria de arte contemporáneo ARCOmadrid, que se celebrará en 2014 del 19 al 23 de febrero. «Nos preparamos física y mentalmente para la feria», dice García. Este mes será duro para esta galería. Del 5 al 8 de febrero estarán presentes en MACO 2014, epicentro del arte contemporáneo en México. «Por esta razón no tenemos todas las obras confirmadas para ARCO, pero sí los artistas», explica la galerista.

En el estand de Bacelos se podrá contemplar la obra del gallego David Ferrando Giraut (La Coruña, 1978). Para ARCOmadrid 2014 la galería ha escogido su obra Encounters with the Inorganic II: Golden Voices. Una consola tocadiscos con una colección de discos de cantantes icónicos del siglo XX.

Obra de André Sousa en la galería Bacelos. Foto: Bacelos

Obra de André Sousa en la galería Bacelos. Foto: Bacelos

El arte más conceptual que caracteriza a los artistas de Bacelos estará representada Fermín Jiménez Landa (Pamplona, 1979). Hará con su obra una lectura de cómo el tiempo se escapa entre los dedos. Representará la frontera entre lo existente y lo desaparecido en forma de jabones desgastados. Como explica Sara Garcia, su obra «es muy original. Va más allá del arte de estudio. Podríamos denominarlo arte de lo cotidiano».

Abigail Lazkoz (Bilbao, 1972), muestra en las obras que se expondrán en ARCOmadrid a personajes muy particulares, pero siempre con una visión lúdica. «Su técnica es excepcional. Utiliza pequeños trazos a rotulador que, visto desde lejos, no parece que haya trabajado de manera tan minuciosa», explica la directora de la galería. «Expondremos obra nueva de la autora, por lo que todavía no hemos decidido que llevaremos», añade.

«Estar en ARCO sí o sí»

«ARCO es una feria con mucho reconocimiento. Estar es muy importante», comenta Sara García. El objetivo para todas las galerías, aunque no todas lo reconozcan públicamente, es estar presentes en ARCO. «Para Bacelos ha sido muy importante. El mercado español está muy mal y el futuro pasa por expandirse», comenta García. Como reconoce la galerista, en estas ferias es donde hacen contactos con compradores extranjeros que no pueden realizar a otros niveles. Sobre los objetivos, la directora de Bacelos Madrid es clara: «vender mucho, pero teniendo en cuenta a quién vendemos». El objetivo de la galería es colocar la obras en «colecciones importantes».

Hablar de arte es hablar de crisis. Al difícil negocio del arte, en modo continuo de subsistencia, se le han sumado los problemas acarreados de la crisis económica. «El mercado español nunca ha sido boyante. No se han tomado medidas de mecenazgo y el IVA ha sido aterrador», confiesa la galerista. «Las galerías siempre han estado en crisis, pero estos dos últimos años han sido malos. Se ha traducido en un baile de galerías que han abierto de manera efímera o en cambios de sede», añade.

«Los coleccionistas no compran en galerías dentro del circuito como Bacelos, sino que acuden a otros lugares para comprar arte», explica Sara García. Bacelos se caracteriza por dar apoyo, visibilidad y promoción a la obra del artista. La galería Bacelos no tiene como misión una venta masiva de arte, sino porque cada venta vaya más allá de la inversión.

Tags: , , , , , , , , ,

Texto por: Daniel Nebreda

Ver los artículos de Daniel Nebreda

Una respuesta to “Sara García: «Lo importante no es cuánto vendes, sino a quién vendes»” Subscribe

  1. cesar 16 febrero, 2014 en 9:57 #

    hola

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época