«Una galería es un espacio de conversación entre arte y visitante»


Nogueras Blanchard prepara ARCOMadrid con una selección de arte conceptual. Rebeca Blanchard abre las puertas de la galería situada a pocos pasos del Museo Reina Sofía
Los galeristas Álex Nogueras y Rebeca Blanchard en ARCOMadrid (2013)

Los galeristas Álex Nogueras y Rebeca Blanchard en ARCOMadrid (2013)

La calle Doctor Fourquet asciende suavemente entre el tránsito de peatones y coches apiñados. A pocos pasos del Museo Reina Sofía, el viandante podría pensar que se encuentra en una callejuela más, pero en ambas aceras se reúne la mayor concentración de galerías de arte de Madrid.

Detrás de una de las puertas, una de cristal con unas pequeñas letras negras impresas, se esconde la galería Nogueras Blanchard. Tiago recibe al visitante con su acento brasileño y una nota informativa, dispuesto a enseñarle la exposición.

«Una galería es un espacio donde ocurre una conversación, un lugar de encuentro entre visitante y obra de arte», afirma la galerista Rebeca Blanchard. «Mucha gente no lo sabe, pero las galerías están abiertas al público y, desde luego, la entrada es gratuita».

Nogueras Blanchard se prepara para su cita con ARCOMadrid «la feria de arte más importante de España». La mitad de la galería está en Madrid y la otra en Barcelona, donde el segundo socio de la firma, Álex Nogueras, también la gestiona. Rebeca Blanchard asegura que el volumen de ventas aumenta «exponencialmente» y «el flujo de personas entre la galería y la feria es constante» a lo largo de esos días.

Este año, dos artistas nuevos, Michiel Ceulers (de 26 años) y Christopher Knowles (de 59), se incorporan al elenco de creadores que exponen sus obras en Nogueras Blanchard. Entre los demás destacan dos figuras que venden sus obras en la galería desde que se inauguró hace 10 años: Ignacio Uriarte y Wilfredo Prieto.

All possible combinations, de Ignacio Uriarte FOTO: NoguerasBlanchard

«All possible combinations», de Ignacio Uriarte. Foto: Nogueras Blanchard

Precisamente las obras de Ignacio Uriarte esperan entre las paredes de ladrillo y los pilares de hormigón. «Muchas veces el arte contemporáneo funciona bien con espacios que muestran sus estructuras vistas», explica Rebeca Blanchard. Utilizando material de oficina, el artista propone una visión minimalista y conceptual de una fracción del mundo. Desde una muchedumbre de gotas de tinta negra a la agobiante geometría de los cuadrados.

«Nos interesa trabajar con artistas poco establecidos que compartan inquietudes conceptuales, que hablen de cosas que nos afectan a todos». Blanchard muestra uno de los catálogos de los 13 artistas que expone su galería. Frente al blanco y al negro y las líneas marcadas de Ignacio Uriarte, sorprende el expresionismo de colores vivos y  trazo grueso del air-brush de Anne-Lise Coste. «Para nosotros lo importante es la relación entre el artista y la realidad, la idea que quiere transmitir más allá de la voluntad estética».

Philosopher de Anne-Lise Coste

«Philosopher», de Anne-Lise Coste. Foto: Nogueras Blanchard

El sentido de ARCO

Desde que Nogueras Blanchard llegase a ARCOMadrid hace 10 años, «la feria ha mejorado mucho, se presta más atención a las demandas de los expositores», asegura Rebeca Blanchard. «Ahora los espacios son más uniformes, el reparto del espacio es más democrático y se ha eliminado un pabellón y muchos estands institucionales para permitir  que ARCOMadrid funcione mejor como feria comercial».

A pesar de todo, la galerista destaca que no solo se trata de un intercambio comercial, sino también cultural. «ARCOMadrid es una oportunidad para llegar al público», dice desde su oficina de paredes de cristal con vistas a la calle. «La feria es una ocasión de intercambio entre artistas, galeristas, comisarios y visitantes». En este sentido resalta una de las señas de identidad de ARCOMadrid: el país invitado. En esta ocasión, la feria le brindará al público la ocasión de conocer a los artistas y galerías finlandeses.

Pero no todo son buenas noticias. La subida del IVA cultural es un escollo más en un mercado afectado por la crisis económica. «¿A quién le comprarías una obra de Ignacio Uriarte? ¿A mí con un 21 % de IVA o a una galería de Berlín con un 7%?». Las ventas han caído drásticamente desde que comenzase la crisis, así que ahora se dedican a «sobrevivir».

Para compensar los efectos de la crisis, varias galerías se han establecido en la calle Doctor Fourquet. Allí han «creado un espíritu de colaboración y de trabajo en sinergia. Compartimos información y clientes, nos ayudamos unos a otros».

Además, organizan late-night-openings, inauguraciones de las galerías hasta las 10 de la noche, en las que «la calle se llena de gente dispuesta a entrar en exposiciones chulísimas». Parece evidente que la calle Doctor Fourquet, muy cerca del Museo Reina Sofía y La Casa Encendida, puede convertirse en una nueva seña de identidad, para una «marca DF», con la que se identifiquen los ciudadanos de Madrid.

Según la galerista, su objetivo es revitalizar un sector que atraviesa dificultades. Pero el arte siempre las ha afrontado con creatividad y tesón. De hecho, antes de que ARCOMadrid llegase a la capital en 1981, «el público apenas tenía plataformas para acceder al Arte Contemporáneo». Eso ha cambiado. Este año, ARCO vuelve a Madrid.

Wilfredo Prieto_3

«Look at the size of this mango», de Wilfredo Prieto. Foto: Nogueras Blanchard

 

Tags: , , , , , , ,

Texto por: Gonzalo López Sánchez

Ver los artículos de Gonzalo López Sánchez

Sin comentarios.

Deja un comentario

Ruta literaria por el corazón de Madrid

Reuniones de escritores, librerías de mujeres o periódicos desaparecidos convierten a la capital en un centro cultural

Librería Mujeres, el eterno bastión del feminismo

El establecimiento acoge todas las voces del feminismo y sigue siendo un escenario para el debate, la lucha y la reivindicación

Las librerías que recogen los libros que tú ya no quieres

En la capital cada vez existen más librerías que buscan rescatar aquellos libros que llevan años sin ser leídos. Las donaciones de bibliotecas y particulares les permiten «revenderlos» a precios asequibles

BookCrossing: los libros sin techo

Abandonar ejemplares en lugares públicos para que los recojan personas desconocidas y regresarlos a otro sitio agotada la lectura es la esencia de esta práctica

«Eso de la nueva poesía es una estupidez»

El poeta y agitador cultural argentino Carlos Salem lleva doce años animando semanalmente recitales nocturnos en bares de la capital. El novedoso formato poético que introdujo en nuestro país lleva varios años de crecimiento imparable

El patio Aleatorio de los poetas

Todos los miércoles, en el bar situado en el número 7 de la calle Ruiz, el escritor Carlos Salem coordina una jam de poesía en la que voces jóvenes y adultas se unen a través del verso