¿A qué saben las canciones?


Bajo el nombre de Rock&Cook, el chef Jorge Martí realizó un concierto-degustación con siete platos inspirados en canciones del músico Alfa
12235169475_e47418bffe_z

El concierto de Alfa en La Cuchara. Foto: Paula Celis

La nostalgia tiene sabor a pollo recién horneado. El camino de regreso a casa en el Madrid oscuro y silencioso de las cinco de la mañana sabe a patata guisada. Al menos, en el restaurante La Cuchara de Rivas cuando suena El camino de regreso a casa en la voz del cantante Alfa. Mientras rasguea la guitarra, el público saborea un plato inspirado en la canción. El local celebró el pasado 30 de enero su primer Rock&Cook, una noche en la que gastronomía y música se funden en el paladar de cada comensal.

El pollo de corral que ahora reposa en el plato viene de Asturias, al igual que Alfa. Al cruzar la Cordillera Cantábrica, el «pollo criado en libertad» se transforma en el Pitu de Caleya cuando se traduce al bable. Lo mismo le ocurre a Alfa. Al volver a la intimidad de su hogar recupera el nombre de Alfredo Fernández y los discos de Led Zeppelin, Hendrix o los Stones que inspiraron muchas de sus letras. Las coincidencias entre la comida y la biografía del músico no son fruto del azar, sino de un complejo y minucioso estudio del cocinero Jorge Martí. El director de La Cuchara ha repasado las letras, notas y melodías junto a Alfa, entre cervezas y largas conversaciones. El chef escogió y analizó siete canciones y creó siete platos a medida. «Es un proceso largo, tardé unas seis semanas en adaptar los platos a cada canción», comenta el minucioso cocinero.

rivas-rock-cook

Los platos de degustación que acompañaron cada canción. Foto: La Cuchara

No es la primera vez que el destino cruza los caminos de estos dos artistas. Jorge Martí, antes que cocinero fue guitarrista de rock. Hace más de 20 años, Alfa incendiaba los escenarios de media España con su banda Buenas Noches Rose, que ha dado grandes rockeros a la música española como Rubén Pozo (de Pereza) o Jordi Piñol (Skywalker). Jorge Martí estaba a medio camino entre el principiante y el admirador y tenía su propia banda amateur con la que coincidió con Alfa en alguna actuación. Dos décadas después, se reencontraron como espectadores en un concierto de rock.

Siete notas, siete sabores

La primera sesión de Rock&Cook fue un éxito. «La gastronomía y la música crean un ambiente único. Esa noche La Cuchara se convirtió en una auténtica sala de rock», comenta Alfa, que no está acostumbrado a tocar ante público sentado. La carta toma forma de libreto en el que se mezclan títulos de canciones e ingredientes. De forma ordenada, fueron saliendo uno a uno los platos a ritmo de su canción correspondiente. La primera melodía presentaba al veterano artista y llevaba su nombre. «Alfa» se lee entre líneas culinarias como una maridada con costilla asada con calabaza. Nueva Orleans suena a blues en «1432» y sabe a foie mi cuit empapado con Bloody Mary. «Cuando escuchas una canción, visualizas un color. A las melodías más álgidas les pongo elementos crujientes o picantes que disparen el sabor», comenta Martí.

12233689576_5a11b05a38_z

Portada de la original carta con las canciones y los platos. Foto: Paula Celis

Como homenaje último a la diosa del deseo, Afrodita se dibuja en la partitura con notas cálidas y sensuales, emplatadas en Erizo de mar. El marisco se rellenó con Vichysoisse, Wakame y espuma yodada de Berberechos con Lima. «La idea de Afrodita nos llevaba irremediablemente al mar», explica Martí mientras repasa la composición de marisco. Tan sexual como la divinidad romana fue el postre, con las notas lujuriosas del chocolate especiado y la suavidad del mango. Para terminar la velada, que incluía seis platos degustación, vino y música por 35 euros, Alfa tocó 45 minutos más en concierto acústico.

No es la primer ciclo de este estilo que organiza la Cuchara de Rivas. El pasado septiembre crearon unas jornadas sobre cine, donde los comensales pudieron probar las codornices con pétalos de rosa de la película Como agua para chocolate, reproduciendo la famosa receta de la pasión. El espectador pudo saborear en su propio paladar el ardor del pecho de Gestrudis, tal y como describe Laura Esquivel en el libro que inspiró el filme.

Al finalizar la particular noche de rock, Martín volvió a sus fogones y Alfa a sus conciertos. El músico sigue presentando su último trabajo El ocaso de los Cines Luna allá donde se lo piden, con la tranquilidad que da la veteranía. Martí anuncia con ilusión nuevos Rock&Cook y advierte de que nuevos músicos están llamados a ser retratados a través de su cocina, aunque habrá que esperar a primavera.

 

Tags: , , , , , , , ,

Texto por: Sara Montero Minguez

Ver los artículos de Sara Montero Minguez

Trackbacks/Pingbacks

  1. En Madridlánea | Alfa - 19 febrero, 2014

    […] sobre la sesión de Rook&Cook protagonizada por Alfa en el Restaurante La Cuchara de Rivas. Pincha aquí para acceder al contenido del artículo realizado por Sara Montero y con fotografías de Paula […]

Deja un comentario

La Moraleja intentó antes lo que no ha conseguido Cataluña

La urbanización madrileña comenzó un movimiento segregacionista en busca de la independencia del Ayuntamiento de Alcobendas

Gitanas feministas: «Hay racismo dentro de la lucha de género»

La libertad sexual, nuevas masculinidades y el empoderamiento de la mujer son algunos de los mensajes lanzados durante el primer Congreso Feminista Romaní a nivel europeo

La nostalgia de los argentinos a través del fútbol en Madrid

Miembros fundadores de las Peñas de Boca y River en la capital española cuentan cómo viven la pasión lejos de su tierra y de sus afectos

De la Cañada Real a la ciudad: la «mudanza» de la heroína

La proliferación de los llamados «narcopisos» abre la posibilidad de que Madrid regrese a la situación que vivió en los años 80

Jero García: la cara y la cruz del boxeo

El bicampeón de España analiza la situación actual del «noble arte» en el país y los momentos posteriores a su retirada

Personas racializadas claman contra la España «colonizadora»

En el coloquio «No esperaban que sobreviviéramos» varias personas con distintas ascendencias hablaron de «el blanco» como «un privilegiado» dentro del sistema