Bar Vader, un edén para «frikis»


Además de cervezas y perritos a 1,5 euros, el local de Getafe ofrece juegos de mesa, cómics y torneos de X-Wing
Personajes del videojuego Súper Mario decoran las paredes rojas del Bar Vader

Personajes del videojuego Súper Mario decoran las paredes rojas del Bar Vader Foto: R.R.W.

En el Bar Vader las cervezas comparten mesa con ducados, ninjas y héroes de las galaxias. Por el precio de lo que cuesta una bebida los clientes pueden disfrutar de un gran repertorio de juegos de mesa y cómics. Con la intención de crear un espacio ideal para sus amigos -ellos se conocieron jugando al World of Warcraft-, Diego y otros dos socios abrieron el pasado puente de diciembre este bar-ludoteca.

Para los que no conocen el barrio del Sector 3 de Getafe, el bar no es fácil de localizar. Puertas negras con finas letras blancas son la única señal de que has llegado al Bar Vader. Pero los vecinos conocen bien el «bar de toda la vida», cuenta Diego. Él mismo acostumbraba a ir a este local de la Plaza de las Estalactitas con sus amigos. Cuando surgió la oportunidad de darle su propio estilo al negocio, él y otros dos amigos decidieron lanzarse y pasar de sentarse sobre los taburetes a marcar el ritmo detrás de la barra.

En cuanto al nombre del establecimiento, una clara referencia al mítico antagonista de la saga cinematográfica Star Wars, Diego reconoce que la inspiración no fue suya ni de sus socios. Hablaron del bar en un foro y un usuario les sugirió el juego de palabras. «Nos hizo gracia y al final se quedó con ese nombre».

Sobre una de las paredes cuelga un póster de los protagonistas de la trilogía original de George Lucas. Acompañando a Luke Skywalker están otras figuras reconocibles de la cultura «friki»: el reparto de la serie americana The Big Bang Theory, el protagonista del videojuego Mario, y el personaje de manga Naruto, entre otros. Una máquina de pinball y una diana electrónica completan el escenario.

«Por ocho de oro compro la última provincia»

«Por ocho de oro compro la última provincia», proclama con convicción Víctor López. El joven de 24 años juega con un amigo al Dominion, un juego de mesa que se basa en formar en cada partida un mazo de cartas que valen por dinero con el que comprar tierras -ducados, provincias y fincas- y acciones. De fondo: «No, yo al de apuntar a 15 no, que me rallo». Otro grupo de jóvenes se anima a echar una partida de dardos. «Siempre igual. Tiene una suerte…», se queja López. Esta vez cayó ante su adversario pero pronto la idea de revancha ocupa su mente y vuelven a repartir las cartas.

Pese a que la mayoría de los juegos que se prestan son de los propietarios, Diego no teme que se dañen o que los roben. «Cubrimos las cartas con fundas pero, mientras se desgasten por el uso, no nos importa», afirma. El juego más popular entre los clientes es el Dixit, que consiste en describir una escena en base a una de las siete cartas que se reparten a cada jugador, pero también tienen el Catán, el Carcassonne y organizan torneos de X-Wing.

No todos los antiguos clientes del bar están conformes con la nueva imagen del local pero a Diego no le avergüenza identificarse con el término «friki». Reconocen que, de momento, no les va mal. Parece que la fuerza les acompaña.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Texto por: Regina Rivera Webb

Ver los artículos de Regina Rivera Webb

Una respuesta to “Bar Vader, un edén para «frikis»” Subscribe

  1. wingsio 28 junio, 2016 en 23:44 #

    play the best free game here wingsio

Deja un comentario

Ruta literaria por el corazón de Madrid

Reuniones de escritores, librerías de mujeres o periódicos desaparecidos convierten a la capital en un centro cultural

Librería Mujeres, el eterno bastión del feminismo

El establecimiento acoge todas las voces del feminismo y sigue siendo un escenario para el debate, la lucha y la reivindicación

Las librerías que recogen los libros que tú ya no quieres

En la capital cada vez existen más librerías que buscan rescatar aquellos libros que llevan años sin ser leídos. Las donaciones de bibliotecas y particulares les permiten «revenderlos» a precios asequibles

BookCrossing: los libros sin techo

Abandonar ejemplares en lugares públicos para que los recojan personas desconocidas y regresarlos a otro sitio agotada la lectura es la esencia de esta práctica

«Eso de la nueva poesía es una estupidez»

El poeta y agitador cultural argentino Carlos Salem lleva doce años animando semanalmente recitales nocturnos en bares de la capital. El novedoso formato poético que introdujo en nuestro país lleva varios años de crecimiento imparable

El patio Aleatorio de los poetas

Todos los miércoles, en el bar situado en el número 7 de la calle Ruiz, el escritor Carlos Salem coordina una jam de poesía en la que voces jóvenes y adultas se unen a través del verso