Santiago Castelo: «Los principios que enumeró don Torcuato Luca de Tena siguen vigentes en 2014»


El exsubdirector de ABC ha trabajado para tres generaciones de la familia fundadora. Su memoria archiva detalles de la historia de las últimas cuatro décadas del periódico
José Miguel Santiago Castelo durante la charla con los alumnos del Máster ABC-UCM. Foto: Regina Rivera

José Miguel Santiago Castelo durante la charla con los alumnos del Máster ABC-UCM. Foto: Regina Rivera

José Miguel Santiago Castelo (Granja de Torrehermosa, 11 de septiembre de 1948) es la hemeroteca viva del diario ABC. El periodista y poeta extremeño ha trabajado para tres generaciones de los Luca de Tena y bajo las órdenes de diferentes directores como Luis María Ansón, Ángel Expósito o Bieito Rubido. Conversar con él es sumergirse en la intrahistoria del periódico decano desde junio de 1970 –cuando ingresó como redactor en prácticas– hasta 2010, año en que se jubiló y abandonó el puesto de subdirector tras 22 años en la primera línea, aunque sigue viniendo casi a diario al periódico de sus amores. Su relato está cargado de anécdotas, todas ellas narradas con la franqueza y la confianza que le otorga la experiencia. «Me he convertido en la memoria de este periódico. Incluso, a veces, la presidenta Catalina (la bisnieta del fundador) me pregunta si determinados Luca de Tena son familia suya o vienen por otra rama», comenta con humor.

Los reportajes de ABC han servido de inspiración para el cine y la novela de ficción

Durante más de cuatro décadas en el diario, excepto engrasar los linotipos, Castelo ha realizado casi cualquier labor. Este «dinosaurio del pleistoceno» –como él se autodenomina de forma jocosa– ha pasado por casi todos los puestos y secciones del rotativo. Comenzó haciendo sucesos, una de las informaciones que considera «más seria, detallada y rigurosa» en su escritura. Tanto es así que algunos de los reportajes de ABC han servido de inspiración para el cine y la novela de ficción. Este fue el caso de la crónica sobre el asesinato de Hildegart Rodríguez, muerta a tiros por su madre el 10 de junio de 1933. Un relato y una amplia cobertura posterior que ayudaron a confeccionar el guión de la película Mi hija Hildegart, de Fernando Fernán-Gómez; y para completar los diálogos de la novela Mi querida Hildegart, de Carmen Domingo.

Desde 1983 a 1988, cubrió las tradicionales estancias de la Familia Real en Palma de Mallorca. También fue jefe de Huecograbado, dirigió la sección de Colaboraciones y fue subdirector de Opinión. Incluso, cuando comenzaba, entrevistó al exmadridista y ex seleccionador nacional, Miguel Muñoz, «cuando no sabía ni quién era, ni sobre nada relacionado con los deportes». «Al principio, como no había mucha gente en la Redacción, te cogían a lazo y tenías que escribir de todo. No es como ahora que puedes consultar Google», comenta con la gracia y el marcado acento que caracteriza a sus paisanos extremeños.

«O escribías o te dedicabas a investigar en la hemeroteca de ABC, que era con lo que más aprendías entonces»

Con cierta melancolía y guasa al mismo tiempo rememora cómo, en sus comienzos, la única forma de corregir las erratas era remangándose la camisa para no mancharse. «Yo he visto hacer linotipos con plomo fundido. Llegabas al taller y veías a los linotipistas con el pecho descubierto y con los codos chorreando tinta. Y una botella de leche al lado, por la silicosis que causaba el plomo. Para corregir un texto no era tan fácil como ahora, que en un segundo puedes mandar una crónica de Madrid a la China de Mao Tse Tung», relata con énfasis.

Portada de ABC el día del hundimiento del Titanic

Por aquel entonces no existía internet, ni falta que le hacía, pues aprovechaba cualquier rato muerto que pasaba en la redacción para bucear en el archivo. Una herramienta que considera «imprescindible para periodistas curiosos» y una «de las mayores joyas que tiene ABC». «O escribías o te dedicabas a investigar en la hemeroteca de ABC, que era con lo que más aprendías entonces. Era fascinante leer el hundimiento del Titanic desde las páginas de ABC o ver la moda a principios del siglo XX con esas faldas con corsés de ballena que llevaban las mujeres».

Pese a los avances tecnológicos que han permitido agilizar las rutinas, Castelo se muestra crítico con el papel de periodista multitarea que ahora se exige en las redacciones. «El cronista necesita el tiempo suficiente para hacerse una composición de lugar y para escribir con cierta galanura literaria. Ahora las noticias son muy breves y se han perdido los reportajes de 5 o 6 páginas». A su modo de ver, el espacio que se dedica a la política es demasiado: «Yo reduciría las páginas de política del periódico porque hoy nadie mira en la hemeroteca para ver qué dijo Romanones o Silvela en su momento. Lo que pasa a la posteridad son los sucesos, la moda, las crónicas de sociedad o de viajes».

«ABC siempre ha sido una gran familia y los despidos trajeron muchos enfrentamientos, fue muy doloroso para todos»

Castelo ha sido testigo y cronista de los sucesos más importantes de la historia reciente de España. De todos ellos, destaca la noche del 20 de noviembre de 1975, cuando murió Franco, cuando «se cumplieron las previsiones sucesorias», expresión que se utilizaba entonces. También recuerda el 23-F como una jornada asombrosa. Aunque, sin duda, el momento «más amargo» de su vida profesional ocurrió en julio de 2009, cuando se ejecutó el ERE en la plantilla del periódico. «ABC fue siempre como una gran familia y los despidos trajeron muchos enfrentamientos, fue muy doloroso para todos».

Premio Luca de Tena 2007 por toda su trayectoria

El premio a una trayectoria admirable le llegó en 2007, cuando le concedieron por unanimidad el premio Luca de Tena. Emocionado por el reconocimiento que le otorgaron sus compañeros, recogió un galardón con el que ya cuentan una pléyade de periodistas e intelectuales desde 1929. «Don Torcuato siempre presumió de tener en nómina a gente como Azorín, pero también trajo a Blasco Ibáñez, uno de los escritores enemigos del régimen de Alfonso XIII. Además, ABC alberga los premios Mariano de Cavia y eso que él nunca llegó a escribir en el periódico, sino en los que eran radicalmente opuestos, pero él quería a los mejores».

No obstante, Castelo remarca que esa pluralidad no difuminó los principios bajo los que se concibió el periódico: «Desde el primer momento ABC delimitó mucho la separación entre opinión e información y por encima de todo ha estado siempre el respeto a la verdad. Todo esto son los valores que enumeró en su día don Torcuato Luca de Tena y que siguen vigentes en 2014».

Poesía para oxigenarse

Aunque las obligaciones y la vorágine de la actualidad consumían la mayor parte de sus horas, siempre ha guardado tiempo para la poesía. En 1976, escribió su primer poemario: Tierra de la carne. Monólogo de Lisboa, Esta luz sin retorno y la antología Como disponga el olvido han sido otras de sus obras en verso más destacadas. La fascinación y el cuidado por la literatura también le ha llevado a presidir la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes desde 1996.

En su primera crónica titulada Siete espigas bajo el sol, escrita en 1970, homenajeó a su pueblo natal, del que es hijo predilecto y que jamás abandonó en sus pensamientos pero que tuvo que amar desde la distancia. Varias fueron las tentaciones de regresar a su añorada tierra –a la que también ha dedicado numerosos libros-, pero su «cariño por ABC» le impidió abandonar la redacción. Pudo haber dirigido el diario Hoy de Badajoz y Radio Nacional en Extremadura e incluso le invitaron a participar en política. Sin embargo, se mantuvo fiel a lo que él denomina la «familia ABC». «Siempre me he sentido como en casa, le tengo devoción al ABC. De hecho, estoy jubilado y sigo viniendo», asegura con el mismo brío e ilusión con el que habla un becario el primer día que publican un reportaje con su firma. Un empuje que un periodista necesita mantener cada día porque, según sus palabras, «esta profesión quita muchas horas de tu vida y hay que tener mucha devoción por el periodismo para aguantar, pero merece la pena».

UN LIBRO «Platero y yo»
UNA PELÍCULA «Muerte en Venecia»
UN ESCRITOR Rafael de León
UN ACTOR/DIRECTOR  Fernando Fernán-Gómez
UN PAÍS  España
UNA CIUDAD La Habana
UN LUGAR VACACIONES Extremadura
UN PERSONAJE Don Juan de Borbón
UNA NOTICIA La erradicación del hambre
UNA VIRTUD NECESARIA  La lealtad

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Texto por: Marta R. Domingo

Ver los artículos de Marta R. Domingo

Sin comentarios.

Deja un comentario

Hablemos de derechos humanos

El Ayuntamiento de Móstoles celebra el 70 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos con una semana cargada de actividades culturales

Lavapiés despierta con protestas contra el desahucio de Pepi Santiago

Gracias al apoyo de los vecinos, fue paralizado por quinta vez el desalojo de la señora de 65 años y sus dos hijas

«Los ángeles de la guarda existen»

De lunes a viernes, los voluntarios del comedor social La Casita de Fuenlabrada trabajan sin descanso durante toda la mañana para ofrecer un plato caliente a personas sin recursos

Una historia de la posguerra en la cárcel de Torrijos

La residencia de ancianos situada actualmente en Conde de Peñalver se convirtió en prisión tras el estallido de la Guerra Civil. Uno de sus inquilinos más ilustres fue el poeta Miguel Hernández, quien compuso en los cuatro meses que pasó en su interior el poema de «Nanas de la cebolla»

La «nueva poesía» desborda las redes sociales

Los versos de autores jóvenes se abren camino en estas plataformas donde pueden alzar la voz y mostrar sus letras

Ciudad Lineal cierra el año como uno de los distritos con menos inversión

A finales de octubre, el sector lideraba la cola en cuanto a gasto ejecutado por las distintas áreas municipales