¿Es ético hacer programas como «Operación Palace»?


Coincidiendo con el aniversario del 23-F, La Sexta estrenó un falso documental sobre el golpe de Estado realizado por Jordi Évole. ¿Se deben realizar este tipo de programas?
D. NEBREDA - SÍ

SÍ – D. NEBREDA

Estamos hablando de un «show» televisivo y, como tal, se trata de un espectáculo y no de periodismo. Obviamente, don Eduardo, si estuviéramos hablando de periodismo le tendría que dar la razón, pero Operación Palace era un falso documental. El género de ficción no está obligado a cumplir con la norma número uno del periodismo, con nuestra razón de ser: el principio de veracidad. El programa de Jordi Évole se emitió como una crítica ante la imposibilidad de relatar lo que verdaderamente ocurrió el 23-F y que lamentablemente ningún medio puede contar. El Tribunal Supremo no autoriza la consulta del sumario del juicio hasta que hayan transcurrido 25 años desde la muerte de los procesados o 50 años desde el golpe. Jordi Évole explicó que se trataba de una ficción, por lo que tildarle de farsante es una falacia. El pacto de Salvados con el público sigue intacto. Otros medios de comunicación han publicado cosas falsas. Afamado es el caso de la devolución del Pulitzer que hizo el rotativo estadounidense The Wasghinton Post. Tras la publicación del reportaje de la periodista Janet Cooke basado en la falsa historia de un niño de ocho años adicto a la heroína a nadie se le ocurrió cuestionar la reputación de este histórico periódico. Por favor, no confundamos periodismo con ficción. Son géneros opuestos. Y que así siga siendo.

NO - E. DE RIVAS

NO – E. DE RIVAS

Que se dedique al cine. Desde que dejó Buenafuente, Jordi Évole no ha hecho más que dar bandazos, buscando su propio periodismo –el que le viene bien, no el otro– y autoproclamándose defensor de los derechos –de unos, pero no de otros–. Era algo permisible, pero con Operación Palace se ha pasado de rosca. No solo faltó al respeto a la sociedad española de entonces, que vivió y sufrió aquel día, sino que se burló de la sociedad actual. Y encima de mala manera, con un espectáculo cutre, mal hecho y sin coherencia. Dudo que alguien creyera al verlo que el 23-F fue realmente un montaje, porque el documental no fue más que un intento de disfraz de Orson Wells a la española. Y Évole lo ha pagado, perdiendo la credibilidad que tenía. Vaciló durante 50 minutos a una audiencia de cinco millones de personas, una cifra que ni él soñaba antes de emitirse el programa. Cifras pasajeras que no estarán pendientes el domingo de ver a un oportunista que pretendía «descubrir» que el sumario del 23-F no se hará público hasta el 23 de febrero de 2031 –gracias, señor Évole. Eso ya se sabía-.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios.

Deja un comentario

La distribución de contenedores de orgánica en Madrid: A mayor densidad de población y más residuos, menos cubos

Latina y Hortaleza son los distritos con más contenedores de tapa marrón pero, mientras que sus 282 cubos recogieron el 11% de los residuos orgánicos totales en 2018, en los 18 de Chamberí y Villa de Vallecas se recicló un 35%

Los bomberos, «superhéroes» de la vida real

Detrás del uniforme se esconde el sacrificio, la superación y el sentido del deber que adquieren después de años de amplia formación

«Decide Madrid»: Expectativas y realidades

El portal ciudadano promovido por el Ayuntamiento dirigido por Manuela Carmena no ha logrado los resultados esperados entre la ciudadanía madrileña. Sin embargo, el socialista Carmona defiende su continuidad a pesar de reconocer los defectos en su ejecución.

Los portales online de segunda mano, bazar de artículos robados

Los diferentes sitios web de productos seminuevos esconden fraudes y estafas de material afanado

Aprender idiomas entre cañas y libros

El sótano del J&J Books and Coffee acoge tres días por semana intercambios de inglés-español

Luis Montes, polémico anestesista, homenajeado dando nombre a una glorieta de Madrid

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha rememorado la trayectoria de Luis Montes después de que en 2005 fuese una de las firmantes que ratificó el Caso Leganés