Los inversores no quieren al periodismo


Varios emprendedores analizan el atractivo de los medios para atraer dinero, los fallos que han cometido y parte de su futuro en el Congreso de Periodismo Digital
gumersindo-lafuente-huesca2

Jesús Encinar, Gumersindo Lafuente, María Fanjul y François Derbaix en su ponencia del Congreso de Periodismo Digital de Huesca. Foto: J. S. C.

Tuvieron que llegar tres empresarios alejados de la prensa para que el Congreso de Periodismo Digital revelase una conclusión dolorosa pero evidente: los inversores no quieren meter dinero en el periodismo. «Nadie quiere invertir en periodismo porque parece que es invertir en contenidos, y la realidad es que el valor del contenido tiende a cero», aseguró Jesús Encinar en la ponencia «Periodista busca millonario digital».

Encinar es el fundador de idealista.com, un portal de inmuebles que es además uno de los sitios web más visitados del país. Esto explica parcialmente que en España no haya editores, la figura de un empresario que no es periodista pero quiere influir en la sociedad, sean los motivos que sean. «Este papel en España casi no existe», explica Gumersindo Lafuente, periodista y moderador de la ponencia. «Aquí los periodistas hemos tenido que ocupar ese papel, pero ni hemos estudiado para ello ni nos queremos dedicar a eso».

El caso más espectacular al que acudir cuando se piensa en editores e inversores millonarios en periodismo es el de Jeff Bezos con The Washington Post. Pero ni siquiera en ese caso la inversión viene por la rentabilidad. «Bezos tuvo la oportunidad de comprar una cabecera muy influyente a un precio muy bajo», según François Derbaix, emprendedor en diversos proyectos digitales. «Bezos no compró The Washington Post por amor al periodismo: compró un ticket preventivo contra los políticos».

No hay buen periodismo sin independencia económica

El atractivo está lejos del negocio entonces y se va a la capacidad de influir a la sociedad. Pero la débil posición económica de los medios españoles también les merma en este aspecto. «No puedes hacer buen periodismo —reflexiona Encinar— si dependes de la financiación pública, de la caja de ahorros local o de otra empresa muy poderosa. Necesitas independencia económica para poder enfrentarte al poder».

María Fanjul, consejera delegada de Entradas.com, dice que «el papel de medios y audiencia ha cambiado» y que los medios tradicionales no han sabido adaptarse a esta evolución. «Los máximos responsables de las compañías no lo ‘pillan’. Es razonable esa falta de adaptación al cambio, por otra parte», replica, dada la procedencia de los directivos de los medios tradicionales. Derbaix es incluso más rotundo: «Si alguien quiere ser parte del cambio, tiene que salirse de un grupo antiguo e irse a una start-up».

Fanjul, Derbaix y Encinar coinciden también en que ha habido falta de visión sobre la tecnología. Pero hay otro defecto que Derbaix explica de manera muy gráfica con un ejemplo propio. Este emprendedor francés inició una vez un proyecto en el que los usuarios debían dar valoración sobre los políticos. Fracasó. «El fallo fue pensar demasiado en lo que nos apetecía hacer y demasiado poco en lo que querían los usuarios», relata Derbaix. Fanjul lo resume: «No hay que tratar de educar a la audiencia para que compre lo que quieres: hay que darle lo que ellos quieren».

Incluso sus empresas son el vivo reflejo del cambio en el mercado. «Si antes alguien quería buscar información sobre el mercado inmobiliario, se metía en un periódico; ahora lo hace en Idealista», según Gumersindo Lafuente. Aun así, son casos «complementarios» con el periodismo, aclara Fanjul: «Nunca vamos a tener la capacidad de llegar a la gente que tiene un medio». No solo es compatible, sino que Idealista además incluye en su web una sección llamada Idealista News en la que trabajan quince periodistas y producen contenidos informativos sobre España, Italia y Portugal. Es más: Idealista News es rentable por sí misma. ¿Cuál es su secreto? Encinar explica que cuidar los gastos, apoyarse en las herramientas actuales («hacemos muchos vídeos y reportajes fotográficos») y experimentar.

A la gran pregunta, si ellos, como inversores, se meterían en un proyecto periodístico, las respuestas fueron variadas. Derbaix dijo que sí, aunque con recelo y solo si no había dependencia de instituciones públicas. Fanjul, no, porque solo invierte en sistemas que conoce, como el caso del ‘ticketing’ con Entradas.com. Y Encinar, además de tener Idealista News, también estaba a favor, aunque con términos similares a Derbaix: «Jamás invertiría si depende de cajas de ahorros, bancos, grandes empresas o ayuntamientos. Así no puede haber buen periodismo».

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Texto por: David Vilares

Ver los artículos de David Vilares
«Fail better».

Deja un comentario

La Moraleja intentó antes lo que no ha conseguido Cataluña

La urbanización madrileña comenzó un movimiento segregacionista en busca de la independencia del Ayuntamiento de Alcobendas

Gitanas feministas: «Hay racismo dentro de la lucha de género»

La libertad sexual, nuevas masculinidades y el empoderamiento de la mujer son algunos de los mensajes lanzados durante el primer Congreso Feminista Romaní a nivel europeo

La nostalgia de los argentinos a través del fútbol en Madrid

Miembros fundadores de las Peñas de Boca y River en la capital española cuentan cómo viven la pasión lejos de su tierra y de sus afectos

De la Cañada Real a la ciudad: la «mudanza» de la heroína

La proliferación de los llamados «narcopisos» abre la posibilidad de que Madrid regrese a la situación que vivió en los años 80

Jero García: la cara y la cruz del boxeo

El bicampeón de España analiza la situación actual del «noble arte» en el país y los momentos posteriores a su retirada

Personas racializadas claman contra la España «colonizadora»

En el coloquio «No esperaban que sobreviviéramos» varias personas con distintas ascendencias hablaron de «el blanco» como «un privilegiado» dentro del sistema