Derbis


Estos partidos son el reflejo de una rivalidad acentuada por la proximidad del vecino, una concreción geográfica que hace más dulce la victoria y más dolorosa la derrota
Una imagen del Real Madrid - Atlético de Madrid de 1948. Foto: ABC

Una imagen del Real Madrid – Atlético de Madrid de 1948. Foto: ABC

Hubo a comienzos del siglo XIX un militar prusiano que dijo que la guerra era «la continuación de la política por otros medios». Era Carl von Clausewitz, un experto en ciencia militar cuyas obras sirven todavía de referencia en academias militares de todo el mundo y cursos avanzados de gestión empresarial y márketing. Entonces no podía sospechar la aplicación que esa frase tendría a un juego que estaba todavía por inventar: el balompié.

A nuestros días ha llegado que «el fútbol es la continuación de la guerra por otros medios», aunque desconozco quién fue el primero en enunciar esa frase. Dicen los entendidos que el fútbol es el deporte de masas por excelencia porque puede recrear todas y cada una de las facetas del ser humano. Que su parecido con la vida misma lo hace irresistible e inmortal. En noventa minutos hay éxito y fracaso, amabilidad y discordia, logros individuales y también colectivos. Puede haber dos rivales dándose la mano tras un encontronazo y, a treinta metros, otros dos amenazándose verbalmente y citándose para el túnel de vestuarios. Ese cara a cara sobre el césped es una forma adaptada a nuestro tiempo de dirimir las diferencias entre los hombres.

Los derbis llevan todo esto al extremo, porque son el reflejo de una rivalidad acentuada por la proximidad del vecino. Un derbi se diferencia del resto de partidos por esa concreción geográfica que hace más dulce la victoria y más dolorosa la derrota. De la convivencia futbolística surgen de forma inevitable disensiones irreconciliables, cuentas pendientes, heridas que la memoria enciende para alimentar el rechazo al equipo rival.

Afortunadamente, no deja de ser un juego que se inventó para satisfacer las necesidades de ocio de la sociedad rural inglesa. Un juego que en sus comienzos se cobró alguna víctima pero del que hemos heredado el mayor y más completo espectáculo del mundo. Seguramente hoy somos un poco más civilizados gracias a este deporte, que permite canalizar las frustraciones hacia una esfera de cuero y regresar a la infancia solo con atarnos los cordones.

Mientras todas las guerras duren noventa minutos, ocupen menos de una hectárea y estén perfectamente televisadas para poder señalar a los tramposos, bienvenidas sean.

Tags: , , , , , ,

Texto por: Jorge Sanz Casillas

Ver los artículos de Jorge Sanz Casillas

Sin comentarios.

Deja un comentario

Los tres kilómetros de calle más mortíferos para los peatones de Madrid

De los 16 atropellos mortales registrados en 2018, en Retiro fue donde más hubo con un total de tres, dos de ellos en la calle del Doctor Esquerdo

Jornadas de cocina que alimentan el intercambio generacional

Padres e hijos participan en unos talleres gastronómicos que impulsan el trabajo en equipo

Fuenlabrada apuesta por los productos frescos y de proximidad

Los ciudadanos pueden adquirir las hortalizas procedentes de las huertas locales en una red de puntos de venta directa distribuidos por la ciudad y algunos barrios de Madrid

Un paseo por el Madrid de la Guerra Civil

Aún se pueden apreciar algunas edificaciones que han resistido a la Guerra Civil como en el Parque del Oeste, el Cerro de Garabitas, el Parque El Capricho o la historia que envuelve a Ciudad Universitaria

Cerdos, pandas y cante flamenco: así celebra Madrid el Año Nuevo Chino

El distrito de Usera se convierte en el epicentro de la Fiesta de la Primavera de la capital. Un mercadillo típico y diferentes actuaciones sobre el escenario protagonizan los actos, acompañados de la tradicional Ceremonia de la Luz

The Doger Café, la primera cafetería en la que podrás adoptar un cachorro

Desde que abrieron las puertas del local, situado en el distrito Puente de Vallecas, han sido acogidos doce perros