Adicto al móvil


Hace una semana que no utilizo el móvil. He descubierto un mundo que ya no recordaba, repleto de sensaciones completamente nuevas
Una chica visita la aplicación de ABC. Foto: Isabel Permuy

Una chica visita la aplicación de ABC. Foto: Isabel Permuy

Existió un día en el que el hombre vivía sin móvil. Se comunicaba con sus amigos, con sus familias, a través de algo ya casi desconocido: la palabra. Se llamaba al teléfono fijo de una casa, esperando que esa persona estuviese. O quizás esa noche tocaba pasarla en vela después de una discusión. Ella había colgado y no había manera de volver a llamar a unas horas intempestivas. Eran épocas en las que no existía WhatsApp. Ni Twitter. Ni Facebook. Un pasado no tan lejano, pero que solo queda en la mente de los más tradicionales.

Llevo una semana sin utilizar el móvil. Cada mañana, cuando salgo de la habitación, me dice adiós desde la mesita de noche, deseándome un buen día lejos de sus garras. Ya no soy dependiente… he vuelto a vivir. Mi sonrisa ha vuelto a ser una sonrisa y no un emoticono, mi estado de ánimo no responde a una simple pregunta de Facebook y si debato con alguien no lo hago midiendo mis frases para que tengan menos de 140 caracteres. Ya no vivo en constante tensión esperando que suene mi teléfono.

Cuando empieza el día, no siento la necesidad de mandar un mensaje de buenos días, ni de enviar a nadie una foto de unos gatitos sonriendo. No es que me haya quedado sin novia, sino que he dejado de medir el amor en bits y descargas. El amor no tiene letras ni número de kilobytes, sino que es algo más que una sonrisa por una foto enviada.

Me he olvidado del móvil y he vuelto a sentir esa sensación. La de pasar la tarde comiendo pipas en un banco, viendo pasear a la gente; la de una espera interminable con una flor y la de un beso que no interrumpe el sonido de un teléfono.

¿Qué fue de esa película de cine sin que el de al lado te deslumbre mirando su correo? ¿O sin que el de la fila de delante se pase 20 minutos escribiendo por WhatsApp? Y, aunque suene antiperiodístico, ¿qué fue de aquellos días en los que llegabas a casa y tu madre te contaba la gran noticia del día? Todo el mundo sabe dónde estaba cuando murió Franco, cuando estalló el 23-F o cuando cayó el Muro de Berlín, pero en el futuro nadie podrá contar qué hacía cuando se enteró de las grandes noticias de la historia. Solo podrá decir «lo vi en Twitter».

Tags: , , , , , , , , ,

Texto por: Eduardo de Rivas

Ver los artículos de Eduardo de Rivas

Sin comentarios.

Deja un comentario

El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros

Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido

Un asentamiento de mendigos, calvario de los vecinos del Puente de Ventas

Un grupo compuesto por unos 30 gitanos de origen rumano y presuntamente víctimas de una red de trata lleva años siendo foco de problemas en la zona

Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles

La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe

Platos gourmet a partir de una lata de conservas

Frinsa, una de las marcas de referencia del sector, apuesta por elevar el prestigio de los productos del mar enlatados

Porteros: un oficio en peligro de extinción

El clásico oficio de portero que custodia y habita en la comunidad de vecinos parece dejar paso a las empresas de conserjería con trabajadores multidisciplinares

«¡A todo el mundo le ha dado por el punto y el ganchillo!»

Cada martes por la tarde un grupo de mujeres se reúne en un restaurante de Collado Villalba para tejer con fines solidarios